Libros religiosos impresos en China según las normas iraníes
Libros religiosos impresos en China según las normas iraníes
Ynet
Rezo en una sinagoga iraní

Una mirada a la vida judía en Irán

Si bien los judíos de la República Islámica afirman que su situación en el país "ha mejorado", aún persisten todo tipo de restricciones y controles impuestos por las autoridades locales. La comunidad desea que mejoren los vínculos con Occidente.

Ynet - Adaptado por Leandro Fleischer |
Updated: 04.11.19 , 10:32
Sin cuidar el Shabat y sin comer comida kosher, los judíos sirven en el ejército iraní bajo las leyes del país que todos deben cumplir.
En Irán existe una ley de enrolamiento obligatorio por tres años en las fuerzas armadas y los judíos pueden postergar su ingreso al ejército para estudiar, pero no se les permite salir del país hasta finalizar el servicio militar. Recién entre los 40 y 45 años están autorizados a viajar al exterior. Israel Rozner, periodista del periódico ortodoxo Yated Neeman, nos trae una mirada a la vida de la comunidad judía bajo el régimen de la fundamentalista Guardia Revolucionaria iraní.
Rezo en una sinagoga iraníRezo en una sinagoga iraní
Rezo en una sinagoga iraní
(Ynet)
Los judíos de Irán mantienen un perfil bajo debido al odio a Israel que existe en el país. Los miembros de la comunidad esperan que el acuerdo nuclear retome su curso para que mejore el vínculo de la República Islámica con Occidente, y así puedan renovar los lazos con sus familiares que viven en el exterior, e incluso visitarlos alguna vez.
Si bien la comunidad judía en Irán puede comunicarse con sus seres queridos que se encuentran en otros países, saben que cada movimiento de ellos es controlado por los miembros de la Guardia Revolucionaria.
Instrucciones en persa para la colocación de tefilínInstrucciones en persa para la colocación de tefilín
Instrucciones en persa para la colocación de tefilín
(Ynet)
Con el fin de poder finalizar sus estudios judaicos, algunos jóvenes iraníes pueden viajar a Rusia para visitar a la comunidad de ese país. Cada uno de ellos recibe una visa y las autoridades de la República Islámica saben el motivo del viaje, pero no pueden ejercer un estricto control sobre ellos.
Los judíos viajan para aprender a llevar una vida judía y el gran rabino de Rusia, Berel Lazar, les brinda un importante apoyo espiritual.
Los miembros de la comunidad en Irán gozan de protección y cuentan con una banca en el parlamento. Sin embargo, tienen prohibido ejercer un cargo dirigencial.
Una de las más de 50 sinagogas iraníesUna de las más de 50 sinagogas iraníes
Una de las más de 50 sinagogas iraníes
(Ynet)
Durante la Revolución Islámica fueron asesinados varios miembros de la comunidad. Y a lo largo de los años, la colectividad pasó de contar con alrededor de 100 mil miembros a solamente 9 mil.
La comunidad más numerosa reside en Teherán, la capital iraní. Y a lo largo del país hay no menos de 50 sinagogas; algunas de ellas están activas sólo durante el Shabat y las otras toda la semana.
Los judíos de Irán vivieron durante muchos años sin conexión con el resto de los judíos del mundo debido a las limitaciones impuestas por las autoridades.
No es fácil importar libros religiosos a IránNo es fácil importar libros religiosos a Irán
No es fácil importar libros religiosos en Irán
(Ynet)
Sin embargo, Humian Samia Nagbadi, líder de la comunidad judía de Teherán, declaró a la prensa estadounidense que en los últimos tiempos ha mejorado la situación de los judíos en el país. “Podemos expresar nuestra fe públicamente”, afirmó.
En Irán existe una restricción para la importación de libros religiosos impresos en Israel o Estados Unidos. Por lo tanto, se les suministró a la comunidad libros impresos en Rusia y China que cumplen el reglamento impuesto por las autoridades iraníes. De hecho, en las dos primeras páginas del Sidur, por ejemplo, aparecen las imágenes del líder supremo iraní, Alí Jamenei, y del presidente, Hassan Rouhani, con una bendición de paz.
La vida judía en IránLa vida judía en Irán
La vida judía en Irán
(Ynet)
Si bien la ley iraní prohíbe comer carne de un animal que no haya sido sacrificado según el método musulmán (jalal), la ley también reconoce la prohibición judía de no comer carne de un animal que no haya sido sacrificado según la halajá (ley judía). No obstante, también existen restricciones en este asunto. Si durante el sacrificio, se descubre que, por algún motivo, la carne no es kósher, no se puede vender a los gentiles como se hace en todos los mataderos del mundo, sino que se debe prender fuego al animal y no dejar ningún rastro del mismo.
La venta y el consumo de vino están prohibidos en Irán. No obstante, los miembros de la comunidad judía pueden adquirirlo de vendedores judíos que posean un permiso de las autoridades. Sin embargo, el vino sólo puede beberse para realizar la bendición del mismo.
Escuela judía en IránEscuela judía en Irán
Escuela judía en Irán
(Ynet)
Antes de las fiestas y conmemoraciones judías, los jóvenes de la comunidad de Irán importaron shofares , libros de oraciones para los ‘Iamim Noraim’ y sets de las cuatro especies para Sukot, que se vendían en las sinagogas de las grandes ciudades del país.
“Nosotros esperamos que a pesar de las crecientes tensiones en los últimos tiempos, logremos mejorar los vínculos con Occidente para poder visitar a las comunidades judías en el exterior y encontrarnos con nuestras familias”, expresaron los judíos de Teherán al periodista de Yated Neeman.
First published: 10:22 , 04.11.19
Comentarios 0