Victor y Ella Urahi en su apartamento con las paredes cubiertas de moho.
Victor y Ella Urahi.
Alex Kolomoisky
Victor y Ella Urahi en su apartamento con las paredes cubiertas de moho.

Sobrevivientes de la Shoá: "No hay dinero para medicamentos"

Cuando era niño, Victor Urahi huyó de los nazis en Bielorrusia con su madre y su hermana. 30 años después de llegar a Israel, él y su esposa Ella están luchando para pagar sus cuentas y comprar alimentos, mientras que los medicamentos para el tratamiento quimioterápico de su mujer están lejos de su alcance.

Hadar Gil-Ad - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 10.01.21 , 07:16
Las paredes del apartamento de Víctor y Ella Urahi están cubiertas de moho, que se ha ido acumulando durante años. La pintura de las paredes de su dormitorio se desprendió hace mucho tiempo y sus escasas pertenencias se pueden colocar en un pequeño armario.
"No podemos permitirnos el lujo de arreglarlo nosotros mismos", dice Ella con una mirada angustiada. "Esta es una casa vieja y estamos respirando moho", agrega.
Victor, de 81 años, es un sobreviviente del Holocausto nacido en Bielorrusia que escapó de los nazis con su madre y su hermana hasta que llegaron al norte de Rusia.
Victor y Ella Urahi en su apartamento con las paredes cubiertas de moho.Victor y Ella Urahi en su apartamento con las paredes cubiertas de moho.
Victor y Ella Urahi en su apartamento con las paredes cubiertas de moho.
(Alex Kolomoisky)
"Huimos a pie durante meses y mi madre hizo todo lo posible para mantenernos con vida", recuerda.
Han pasado unos 30 años desde que Víctor emigró a Israel con su esposa Ella, de 74 años, y sus dos hijas. Se establecieron en Beit Shemesh con el corazón lleno de esperanza y sueños de una vida mejor. Pero pronto aprendieron que vivir en Israel significaba dejar de lado algunas de esas aspiraciones.
"Los dos somos músicos", dice Ella con una sonrisa. "Pero cuando llegamos a Israel, comencé a trabajar en un salón de belleza y Víctor empezó a afinar pianos", añade.
Durante décadas, la pareja trabajó duro para mantener a su familia y nunca imaginó que se encontrarían en una lucha interminable por la supervivencia al entrar en sus años dorados.
Hace unos dos años, los médicos encontraron un tumor canceroso en el páncreas de Ella con el que ha estado luchando desde entonces, sometiéndose a arduos tratamientos de quimioterapia con la esperanza de que curen la enfermedad.
Sin embargo, la pareja no puede pagar por algunos de los medicamentos que pueden ayudar a Ella a sentirse mejor mientras se somete al tratamiento.
Sobrevivientes del Holocausto protestan contra la falta de asistencia gubernamental.Sobrevivientes del Holocausto protestan contra la falta de asistencia gubernamental.
Sobrevivientes del Holocausto protestan contra la falta de asistencia gubernamental.
(Imagen de archivo/Moti Kimchi)
"Hay medicamentos que me ayudan mucho con las náuseas, pero no soy elegible para ellos [a través del sistema de salud]. Un paquete de píldoras cuesta 250 shekels (75 dólares), y necesito alrededor de dos al mes. En total son 500 shekels todos los meses y no tenemos esa cantidad de dinero", explica.
"Existe otro tratamiento de quimioterapia más fuerte para el tumor en sí que cuesta 5.000 shekels (1.500 dólares) y no podemos pagarlo. Ese es todo el dinero que tenemos para todo el mes. Vivimos de nuestras pensiones y este dinero también se destina a comida, cuentas y taxis. A fin de mes no queda suficiente para los medicamentos", agrega.
Las dos hijas de la pareja intentan apoyar a sus padres tanto como sea posible. Una vive en Canadá y la otra pasa todo el tiempo que puede con su madre y su padre.
"No nos gusta quejarnos, pero nos gustaría estar en una mejor posición", señala Ella.
"Este es un país pequeño, es difícil ayudar a todos. Pero desafortunadamente, mucho dinero se destina a personas que no hacen nada por el país. No quedan recursos para salud, educación y servicios sociales", añade.
Muchos otros sobrevivientes del Holocausto se encuentran en una situación similar a Ella y Victor, viviendo en la pobreza y el abandono.
Un anciana israelí busca comida en los contenedores de basura.Un anciana israelí busca comida en los contenedores de basura.
Un anciana israelí busca comida en los contenedores de basura.
(Ynet)
Algunos viven en sitios que no están aptos para ser habitados, luchando por cubrir necesidades básicas como alimentos y medicinas, y otros se ven obligados a pasar sus últimos años en soledad.
Muchos de ellos ni siquiera conocen sus derechos y, por lo tanto, no realizan los reclamos correspondientes.
El mes pasado, Ynet informó que Israel no había entregado a los sobrevivientes del Holocausto millones de shekels en pagos de restitución recibidos por parte del gobierno alemán.
Según funcionarios del gobierno, no se ha avanzado en este aspecto con el Ministerio de Finanzas, por lo que los fondos aún no se han transferido a los sobrevivientes.
Comentarios 0