Ultraortodoxos jaredim
Ultraortodoxos jaredim
Moti Kimhi
Rabino Jaim Kanievsky.

Jaim Kanievsky, rabino y líder ultraortodoxo, llamó a prohibir las oraciones en público

Kanievsky instó a suspender las oraciones públicas aun en espacios abiertos, una medida incluso más estricta que la establecida por el Ministerio de Salud.

Kobi Nahshon, Itay Blumenthal y Gilad Cohen - Adaptado por Adrián Olstein |
Published: 29.03.20 , 14:14
El rabino Jaim Kanievsky, líder del movimiento ultraortodoxo, ordenó a los rabinos de su ciudad, Bnei Brak, instruir a los residentes a conformarse con las oraciones individuales. Afirmó que las oraciones en minyan constituyen un peligro mortal. Declaró que denunciar ante las autoridades a quien viole las pautas del Ministerio de Salud es “Pikuaj Nefesh”, un acto que tiene por objetivo salvar a la humanidad.
El rabino Kanievsky ratificó en su escrito el fallo halájico del gran rabino Yitzchak Yosef, al afirmar que una persona que se encuentra a la espera de una respuesta sobre el test de coronavirus puede mantener su teléfono encendido en shabat.
Rabino Jaim Kanievsky. Rabino Jaim Kanievsky.
Rabino Jaim Kanievsky.
(Ynet)
Se trata de medidas completamente revolucionarias, provenientes de aquellos mismos que en los primeros días de expansión del coronavirus promovían la continuidad de las clases en todos los institutos ultraortodoxos bajo sus órdenes, desde los jardines de infantes hasta las inclusivas para adultos, a pesar de las directivas de cerrar las instituciones educativas.
A pesar de la jerarquía del rabino, no se espera que sus declaraciones influyan sobre las corrientes extremistas del sector, responsables de la mayoría de los incumplimientos de los últimos días. Se cree que incluso es posible que su enseñanza tenga efectos adversos en algunos de estos grupos, y se promuevan ceremonias religiosas públicas.
El jueves la policía parecía ser capaz de mantener un cierto orden en los barrios ultraortodoxos de Jerusalém, pero hoy uno de sus grupos extremistas ha demostrado nuevamente que no tiene intención de obedecer las instrucciones de la policía. Una gran cantidad de residentes salieron de sus hogares violando las órdenes de restricción y gritando a la policía con apelativos despectivos, incluido el de “nazis”.

Comentarios 0