Marina Rosenberg.
Marina Rosenberg.
Gentileza ADL
Marina Rosenberg y el gran desafío de ayudar a combatir el antisemitismo global.

Marina Rosenberg, la nueva cara de ADL en la lucha contra el antisemitismo global

La diplomática israelí, de origen argentino, fue embajadora en Chile hasta fines del año 2022. Desde enero se desempeña como vicepresidenta senior para Asuntos Internacionales de la Liga Antidifamacion. En esta entrevista exclusiva con Ynet Español habla sobre los desafíos que deberá enfrentar en su nuevo cargo.

Rubén Pereyra |
Published: 09.02.23, 13:12
Marina Rosenberg es consciente de los desafíos a los que se enfrenta. En su paso reciente por Chile, como embajadora, pudo percibir en carne propia las consecuencias del antisemitismo global. En esta entrevista exclusiva con Ynet Español, cuenta cuáles son sus prioridades a la hora de combatir este flagelo global.
En momentos en que en Estados Unidos, país en el que residirá temporalmente para desempeñar su nuevo cargo, los niveles de antisemitismo en los campus universitarios están en sus niveles más altos, esta diplomática feminista apuesta a la educación y la información para combatirlo.
5 צפייה בגלריה
Marina Rosenberg.
Marina Rosenberg.
Marina Rosenberg y el gran desafío de ayudar a combatir el antisemitismo global.
(Gentileza ADL)
–¿Cómo encara esta nueva etapa como vicepresidenta senior de Asuntos Internacionales de la Liga Antidifamación?
–Bueno, me imagino que quienes nos lean conocerán ADL, la Liga Antidifamación, que es la organización principal contra el odio en el mundo. Se fundó en 1913 y hoy en día sigue siendo líder mundial en la lucha contra el antisemitismo, el extremismo y la intolerancia. Para mí, la decisión de hacer un cambio bien importante en mi carrera después de casi 17 años en la diplomacia israelí y pasar a trabajar en ADL fue una decisión que la tomé pensando que me gustaría influir a nivel más global, luchando contra el antisemitismo y el odio en el mundo.
–¿Qué influyó en su decisión?
–A pesar de de ser judía y de vivir en varios países en el mundo, en realidad la primera vez que enfrenté el antisemitismo de cara a cara y de una manera más violenta o agresiva fue en mi misión en Chile como como embajadora de Israel, que causó un impacto bien importante en mí y en mi percepción acerca de la importancia de las comunidades judías en el mundo, como también la percepción de la importancia de tomar acciones concretas en la lucha contra el antisemitismo. Por eso veo esta oportunidad que se me abrió de hacerlo a través de la Liga con un equipo internacional muy profesional que trabaja en Latinoamérica, en Europa, en Israel, en países árabes del Medio Oriente a través de de diferentes formas: educativas, legislativas, de investigación.
"La primera vez que enfrenté el antisemitismo de cara a cara y de una manera más violenta o agresiva fue en mi misión en Chile como como embajadora de Israel"
–¿Qué piensa que se puede hacer para que este problema, que ya lleva tantos años, deje de ocurrir o al menos disminuya?
–Bueno, hace pocas semanas que comencé, y ya pude ver el trabajo impresionante que la Liga Antidifamación está haciendo en Estados Unidos y a nivel global, con un enfoque bien integral; pero todos los días me pregunto qué falta, qué estamos haciendo mal, no como organización, sino como sociedad, como comunidad judía global. Hay tantas instituciones, tantas organizaciones y gobiernos que están tomando acciones concretas contra el antisemitismo; pero a la vez vemos cómo el antisemitismo sigue subiendo en todo el mundo. Veo muy preocupada la normalización del antisemitismo a nivel mundial; estamos viviendo en una época que todavía hablamos del COVID, pero en realidad el virus más amenazante hoy en día yo creo que es el virus del odio. No solamente odio hacia los judíos, sino hacia varios grupos minoritarios, de marginados. Por eso me parece que necesitamos un trabajo más coordinado, de colaboración entre las diferentes iniciativas a nivel mundial en las distintas organizaciones y comunidades judías. Tenemos mucho para aprender unos de otros y creo que si integramos ese esfuerzo vamos a poder hacer una diferencia más importante.
5 צפייה בגלריה
Marina Rosenberg
Marina Rosenberg
Marina Rosenberg en sus tiempos embajadora israelí en Chile.
(Gentileza)
–¿Qué papel le asigna a la educación en esta lucha?
–Tienen un rol muy importante. Empecemos con el tema de los gobiernos primero; los gobiernos y los primeros ministros, primeras ministras o presidentes y presidentas, tienen que ser un modelo para sus pueblos de cómo comportarse. Eso, primero. Segundo, el tema legislativo, tener leyes concretas contras delitos de odio, de discriminación y específicamente de antisemitismo. Es importante tener un plan nacional, como han publicado en estas últimas semanas en España y en Francia. Por otro lado, el tema educativo, lo estamos trabajando desde arriba hacia abajo y también de abajo para arriba, porque la educación es también cambiar la percepción uno a uno, especialmente de los jóvenes en los colegios secundarios de los estudiantes en las universidades, entonces es un trabajo integral de mirar las cosas y ver cómo podemos cubrirlas para avanzar en esta lucha contra la discriminación y el odio en temas de educación. Por ejemplo, ayer sacamos en nuestro sitio web en español la traducción de un programa educativo no para colegios y universidades, sino para lugares de trabajo que se llama Piensa, Planea, Actúa. Es para empresas grandes o pequeñas, para educar también a los dirigentes y a los trabajadores en temas de discriminación y antisemitismo. También estamos trabajando específicamente en Latinoamérica para implementar otros programas educativos para estudiantes no judíos, para que entiendan qué que es ser judío, qué es el antisemitismo, cómo ellos pueden colaborar y apoyar a los estudiantes judíos que son agredidos en los campus universitarios en todo el mundo. También desarrollamos otro programa educativo para estudiantes judíos, para que sepan qué hacer en caso de que sean agredidos en los campus. Esto lo acabamos de publicar en español e invito realmente a los jóvenes a ver estos programas que los pueden apoyar. Es tan difícil hoy en día ser un estudiante judío o una estudiante judía, especialmente en los Estados Unidos.
"Los gobiernos y los primeros ministros, primeras ministras o presidentes y presidentas, para sus pueblos tienen que ser un modelo de cómo comportarse"
–¿Cómo se manifiestan estos actos de antisemitismo?
–Lo vi en Chile, pero lo vemos también en Europa, donde los jóvenes son a veces atacados físicamente, y otras veces no físicamente, pero igual acosados por ser sionistas independientemente de sus opiniones políticas en temas de Israel y el conflicto palestino israelí. Tenemos que trabajar juntos para darles todas las herramientas a estos jóvenes para poder enfrentar estas amenazas, para que se queden bien conectados con su comunidad judía y, lo más importante, para que no se sientan solos o solas.
–Como mujer, ¿piensa que las mujeres judías sufren más el antisemitismo por el solo hecho de ser mujeres?
–Bueno, yo soy activista feminista y creo que las mujeres muchas veces sufrimos el doble en cada situación por ser mujer y por ser israelí y judía; sin embargo, creo que en este caso el antisemitismo, al igual que no tiene fronteras, tampoco distingue tanto entre hombres y mujeres, y sufrimos todos y todas lo mismo. Así que en esto no veo algo en especial en el tema femenino.
5 צפייה בגלריה
Personas asisten durante una protesta contra el antisemitismo en Washington.
Personas asisten durante una protesta contra el antisemitismo en Washington.
Protesta contra el antisemitismo en Washington.
(AFP)
–Teniendo en cuenta su experiencia en Chile, pero además por conocer la región, ¿cómo cree que se encuentra América Latina con relación a Estados Unidos u otros lugares del mundo con respecto al antisemitismo?
–En Estados Unidos los incidentes antisemitas han alcanzado niveles históricos, y vemos lo mismo en otros países del mundo, como Francia o Inglaterra. Creo que uno uno de los temas en Latinoamérica es que la gran mayoría de los gobiernos y de las instituciones gubernamentales no llevan un informe anual, como sí lo hacen en estos países que mencioné, también en Alemania y Estados Unidos. Por eso no tenemos la información precisa de incidentes antisemitas en muchos de estos países, sabemos lo que sabe la comunidad judía; pero muchas veces la gente no informa a sus comunidades de agresiones que han sufrido, entonces eso es algo que todavía se tiene que trabajar, tanto las comunidades judías como los gobiernos de los países latinoamericanos. Lo que sí vemos en Latinoamérica –que quizá es un poco diferente que en otras zonas del mundo– es la penetración e influencia de Irán y Hezbolá en la región, que lo vemos ya hace hace muchos años con terribles consecuencias en Buenos Aires específicamente. Esa presencia sigue existiendo en Latinoamérica e influye también no sólo como una amenaza a la seguridad de las comunidades judías sino también como algo que promueve el antisemitismo. En Latinoamérica también tenemos la historia del legado nazi posterior a la Segunda Guerra Mundial, que contribuye hoy en día también al discurso de la glorificación, banalización y negación del Holocausto.
Hay diferentes países con grupos más o menos pequeños de neonazis. Y, por otro lado, también vemos la polarización política y el populismo que existe en Latinoamérica como en otros lugares del mundo, que tampoco ayuda a combatir el odio y el antisemitismo, sino todo lo contrario. En definitiva, al igual que en Estados Unidos y en Europa también en Latinoamérica vemos antisemitismo.
"En Estados Unidos los incidentes antisemitas han alcanzado niveles históricos, y vemos lo mismo en otros países del mundo, como Francia o Inglaterra"
–Este antisemitismo, ¿proviene de algún sector político en especial?
–Proviene tanto de izquierda como de derecha, ningún partido político tiene el monopolio del antisemitismo. Tenemos ese antisemitismo que promueve la izquierda progresista, que que se basa mucho en su antiisraelismo, su antisionismo, y demasiadas veces cruza la línea del antisemitismo. Eso lo vivimos en Chile, pero existe también en otros países de la región. Y por otro lado el antisemitismo de la ultraderecha, que también es bien conocido no solamente en Latinoamérica sino en Estados Unidos y Europa.
–¿Qué le puede aportar a esta nueva tarea su experiencia como diplomática?
–Parte de mi trabajo ahora en la Liga va a ser tener muchos contactos con diferentes gobiernos fuera de Estados Unidos para trabajar en coordinación y hacerles entender la importancia de tomar acciones concretas contra el odio, la discriminación y el antisemitismo, y eso es algo que tengo bastante experiencia también, de trabajar junto con las comunidades judías porque algo que es bastante especial en la ADL es que hacemos todo lo posible para estar coordinados con las comunidades judías en cada país que queremos apoyar, tanto en temas de educación como temas de legislación e investigación. Traigo de mi experiencia como diplomática la importancia de la coordinación y el trabajo conjunto con las comunidades judías en cada país.
5 צפייה בגלריה
Un cementerio judío profanado en Ucrania.
Un cementerio judío profanado en Ucrania.
Ataque antisemita en un cementerio judío de Ucrania.
(Ynet)
–¿Cree que hace falta trabajar con aquellos judíos que por no identificarse con ciertas políticas del Estado de Israel quizá se enfrentan a él y contribuyan a alimentar este antisemitismo?
–A veces veo esa contradicción, sí. Mi experiencia fue con individuos en forma aislada, pero no como un movimiento demasiado importante o influyente. Obviamente que no, no ayuda cuando hay individuos judíos que alientan el odio hacia los judíos y el antisemitismo. Lo vimos también y lo vemos todos los años en Irán, cómo el mismo gobierno islamista iraní usa a una secta de judíos radicales extremistas antisionistas como para decir: miren hasta los judíos mismos no quieren a Israel. Eso lo vemos de manera por ahí menos radical también en otras partes. De nuevo doy el ejemplo de Chile, porque es el más reciente y el que viví de cerca. Chile tuvo un alcalde palestino candidato a la presidencia. Un antisemita que que usa el antisionismo como una máscara para tapar su antisemitismo y su odio a los judíos. También es cierto que no sabemos si hay más de cinco judíos en ese grupito, pero tener uno, dos, tres, cuatro judíos que salen en redes sociales apoyandolo y diciendo que no es antisemita no ayuda a la causa de las comunidades judías que están sufriendo día a día de antisemitismo. También tenemos que tomarlo en perspectiva de que al final se trata de grupos minoritarios y su influencia creo que es limitada.
–¿Qué datos maneja respecto del antisemitismo a nivel global?
–Hay datos bien interesantes. Bueno, sobre Estados Unidos hace un par de meses publicamos lo que es la auditoría anual de incidentes antisemitas en Estados Unidos, y la Liga registró un aumento de 34% respecto de la auditoría anterior, que fue un año antes, y es la cifra más alta registrada desde que la Liga comenzó a registrar incidentes antisemitas, en 1979. Hace un par de semanas publicamos la encuesta sobre prejuicios antisemitas en Estados Unidos, y se llegó a un número de que el 20% de los norteamericanos tienen algún tipo de prejuicio antisemita, que es el doble de lo que encontramos en 2019. En esa misma encuesta se difunde otro dato importante: el 39% de los estadounidenses cree que los judíos americanos son más leales a Israel que a Estados Unidos. En Francia, un informe la Agencia de Seguridad judía de Francia registró, en el 2022, 436 incidentes que en comparación significa cinco veces más agresiones denunciadas por judíos franceses que estadounidenses. En Inglaterra también la Agencia de Seguridad judía registró, en 2021, 2.255 incidentes que representan un aumento de 3 o 4 por ciento con respeto al 2020.
En Francia, un informe la Agencia de Seguridad judía de Francia registró, en el 2022, 436 incidentes que en comparación significa cinco veces más agresiones denunciadas por judíos franceses
–Por lo que se ve, tiene mucho trabajo por delante...
–No me voy a aburrir ni voy a tener mucho tiempo para dormir, porque soy responsable de todo lo que es antisemitismo fuera de Estados Unidos, Europa, Latinoamérica, Medio Oriente... Con respecto a Medio Oriente, estamos empezando a elaborar un plan de trabajo con diferentes países árabes y países del golfo.
–¿Qué podemos hacer los individuos, a nivel personal, contra el antisemitismo, más allá de los gobiernos e instituciones?
–Esta es una pregunta que es bueno incluirla, como embajadora me gustaba incluir qué podemos hacer, qué puede hacer el público, que pueden hacer las comunidades judías. Muchas veces sentimos las agresiones y el antisemitismo en los campus o en las calles y no sabemos qué hacer o esperamos que otros hagan. Bueno, existe la Liga Antidifamación, existen las autoridades comunitarias para que tomen acción, pero yo creo que cada individuo también tiene una responsabilidad o por lo menos tiene la elección de tomar la decisión si queda como alguien que mira desde afuera o alguien que toma acciones para cambiar la situación. Por eso me gustaría invitar a quienes van a leer esto a que tomen acciones contra el antisemitismo. Si necesitan herramientas que entren al sitio web en español de ADL, que nos sigan también en redes sociales. Hay una cuenta en español en Twitter y ahí podrán ver todas las herramientas que existen para apoyarlos en esta lucha, para que realmente cada uno y cada una sea activo en esto.
5 צפייה בגלריה
Un grupo musulmán protesta contra el antisemitismo en Francia
Un grupo musulmán protesta contra el antisemitismo en Francia
Un grupo musulmán protesta contra el antisemitismo en Francia.
(AP)
–¿Qué podemos hacer los periodistas?
–La semana pasada di una charla para 25 periodistas latinoamericanos que fueron en una delegación para conocer Israel, la situación política, etcétera. Todos eran de medios de comunicación bien conocidos, y bueno, hablé de qué es el antisemitismo, di datos, qué estamos haciendo nosotros, y comenté de esta encuesta de actitudes antisemitas y de algunos ejemplos de preguntas. Había una pregunta: ¿cree usted que los judíos controlan la economía mundial o tienen mucho poder? Una periodista se sintió muy mal porque, dijo: mira, la verdad que hasta que lo mencionaste yo también lo pensaba, o sea, siempre pensé que sí, que los judíos tienen mucho poder y controlan la economía mundial. ¿Esto quiere decir que soy antisemita?, preguntó. Entonces, primero le expliqué de la encuesta, de la forma que se hizo, que ese 20% de americanos que mencioné son los que creían en, mínimo, 6 prejuicios antisemitas o más. Un solo prejuicio no quiere decir que ya eres antisemita, pero esto muchas veces viene de una falta de conocimiento. El encuentro resultó bien interesante, porque realmente hay mucha gente que por pura ignorancia, por no conocer, por no tener contacto con judíos cree a veces en estos prejuicios. Eso no los convierte automáticamente en antisemitas, pero sí hace falta también autoeducación, conocer al otro de una manera más profunda.
Comentarios 0