Secuelas del bombardeo ruso en Ucrania.
Secuelas del bombardeo ruso en Ucrania.
Tal Azolay, Amit Shaal
Un seder de Pascua en la Casa Moishe de Kiev reunió a nuevos amigos.

La "Casa Moishe" de Kiev se convierte en un refugio en tiempos de guerra

La Casa Moishe de la capital ucraniana abrió sus puertas como un espacio seguro para hablar de los miedos, encontrar distracciones y celebrar los momentos felices de la vida en medio de la guerra.

JTA - Adaptado por Marcos Olivera |
Published: 01.07.22, 17:16
El modelo de "Casa Moishe", donde de tres a cinco jóvenes que viven juntos crean una comunidad a través de programas judíos, funciona bien en treinta países. Pero, ¿qué ocurre cuando estalla una guerra?
Daniil Belyi, residente de la Casa Moishe de Kiev, Ucrania, tiene experiencia de primera mano con este dilema. Como residente desde hace menos de un año antes de que estallara la guerra, todavía estaba tratando de encontrar su lugar en la casa y los programas con los que se sentía más cómodo.
3 צפייה בגלריה
Un seder de Pascua en la Casa Moishe de Kiev reunió a nuevos amigos.
Un seder de Pascua en la Casa Moishe de Kiev reunió a nuevos amigos.
Un seder de Pascua en la Casa Moishe de Kiev reunió a nuevos amigos.
(JTA)
Pero una vez que comenzó el conflicto, Belyi y sus compañeros de residencia, Andrey y Andy, tuvieron problemas diferentes: en lugar de construir la comunidad judía con eventos, construían estanterías para organizaciones comunitarias que luego llenaban con alimentos donados. Y en lugar de dar la bienvenida al Shabat, acogían a personas desplazadas que necesitaban un lugar donde alojarse.
"Entendimos que no podemos hacer eventos, tenemos que ayudar a nuestro país", comentó Belyi. "Cuando entiendes que tienes que ayudar a alguien, no piensas en 'es difícil para mí' o 'es fácil para mí'. Tienes que ayudar. La gente te necesita. No pensamos en cómo hacerlo. Lo hacemos y ya está", agregó.
Las Casas Moishe de toda Ucrania reaccionaron rápidamente tras la invasión rusa que comenzó a finales de febrero. Cuando la casa de Járkov tuvo que cerrar debido al aumento de la violencia en la ciudad, una vaina en Chernivtsi abrió sus puertas. Y durante los primeros meses de la guerra, las Casas Moishe pivotaron para realizar los servicios comunitarios necesarios sin dejar de fomentar las amistades y mantenerse cerca de los valores judíos.
Hasta ahora, en Kiev -una casa apoyada por el Fondo Judío Unido de Chicago Metropolitano- los residentes recorrieron innumerables kilómetros para ayudar a adultos mayores, a madres solteras y a personas sin trabajo a conseguir medicamentos, alimentos, artículos de higiene y agua. También compran regularmente productos para cocinas de beneficencia entregando a diario 1.000 raciones para refugios antibombas, hospitales y personas mayores atendidas.
3 צפייה בגלריה
Vista de una cena de Shabat en la Casa Moishe de Kiev, que albergó a personas desplazadas durante la invasión rusa.
Vista de una cena de Shabat en la Casa Moishe de Kiev, que albergó a personas desplazadas durante la invasión rusa.
Vista de una cena de Shabat en la Casa Moishe de Kiev, que albergó a personas desplazadas durante la invasión rusa.
(JTA)
Idear formas de satisfacer las necesidades de la comunidad no es algo nuevo para Belyi o sus compañeros. De hecho, la Casa Moishe de Kiev es "[conocida] por sus miembros de la comunidad que lideran programas y dan un paso adelante" antes de convertirse en residentes, según Yana Tolmacheva, directora principal de la programación para judíos de habla rusa de la casa.
Aun así, los residentes y los miembros de la comunidad a veces luchan por saber cómo lidiar con la guerra que invade su espacio. El toque de queda de las 11 de la noche dificulta los programas nocturnos y la ansiedad es generalizada, y algunos ex alumnos -entre ellos un asistente al programa que Belyi conoció hace cinco años- se alistaron en el ejército ucraniano.
"Después de semanas y meses, comprendimos que la guerra no va a terminar [de inmediato]", planteó Belyi. "Debemos ayudar a la gente a sentirse mejor. Por eso empezamos a hacer eventos de nuevo", sumó.
La Casa Moishe de Kiev abrió sus puertas como un espacio seguro para hablar de los miedos, encontrar distracciones y celebrar los momentos felices de la vida.
3 צפייה בגלריה
Secuelas del bombardeo ruso en Ucrania.
Secuelas del bombardeo ruso en Ucrania.
Secuelas del bombardeo ruso en Ucrania.
(Tal Azolay, Amit Shaal)
Entre los "bombardeos, las sirenas y las bombas", Belyi y sus compañeros de la Casa Moishe se sienten reconfortados en el espacio que construyeron: un hogar donde pueden sentarse en el balcón y sentirse reconfortados en medio de la aflicción, y convertirse en un oasis para los demás.
"La Casa Moishe se convirtió en el lugar donde comprendí lo diferente y diverso que es el judaísmo y cómo puedes ser lo que quieras en la comunidad judía", comentó Belyi.
Comentarios 0