Andrée Geulen-Herscovici.
Andrée Geulen-Herscovici.
Cortesía familiar
Andrée Geulen-Herscovici.

A los 100 años murió Andrée Geulen-Herscovici, una mujer belga Justa entre las Naciones

Se unió a la Resistencia belga durante la Segunda Guerra Mundial y encontró hogares cristianos y conventos para al menos 1.000 niños. En 2007 recibió la ciudadanía honoraria de Israel.

Itamar Eichner - Adaptado por Adrián Olstein |
Published: 03.06.22, 11:42
La maestra e integrante de la resistencia belga durante la Segunda Guerra Mundial, Andrée Geulen-Herscovici, falleció el miércoles en Ixelles, Bélgica, a los 100 años de edad.
Geulen fue reconocida en 1989 con el nombre honorífico de Justo entre las Naciones, y en 2007 se le concedió la ciudadanía israelí honoraria en una ceremonia en Yad Vashem, por salvar a más de mil niños judíos durante el Holocausto con gran riesgo para su propia vida.
3 צפייה בגלריה
Andrée Geulen-Herscovici.
Andrée Geulen-Herscovici.
Andrée Geulen-Herscovici.
(Cortesía familiar)
Geulen era maestra de escuela en Bruselas, y cuando tenía 21 años uno de los alumnos de su salón apareció con la estrella amarilla. A partir de eso instruyó a todos sus alumnos a usar delantales en la escuela para cubrir el humillante distintivo impuesto a los judíos. A través de su relación con el espía belga Victor Martin, Galen conoció lo que sucedía con los judíos capturados por los nazis y se unió a los esfuerzos por salvar vidas.
"Todos somos huérfanos porque acabamos de perder a una señora que mostró un comportamiento ejemplar ante la barbarie nazi"
Comunidad Judía de Bélgica
Geulen conoció a Ida Sterno, una amiga judía en el Comité de Defensa Judío Belga (CDJ), que necesitaba una compañera no judía que la ayudara a trasladar a los niños a la clandestinidad.
Geulen recibió un nombre en clave y tuvo que dejar la casa de sus padres para mudarse a la escuela donde trabajaba como maestra. Por iniciativa de la directora de la escuela, Odile Obart, 12 niños judíos fueron escondidos en la escuela.
En mayo de 1943, los alemanes asaltaron la escuela en medio de la noche. Los estudiantes judíos fueron arrestados y Geulen fue detenida para ser interrogada.
3 צפייה בגלריה
Andrée Geulen-Herscovici.
Andrée Geulen-Herscovici.
Andrée Geulen-Herscovici.
(Cortesía familiar)
Odile Obart y su esposo fueron arrestados y enviados a campos de concentración en Alemania, donde perecieron. Ambos fueron reconocidos por Yad Vashem como Justos entre las naciones.
Después de ser interrogada por los alemanes, Geulen advirtió a todos los estudiantes judíos sobre la redada y les dijo que no volvieran a la escuela. Luego alquiló un apartamento bajo un alias y lo compartió con Ida Sterno. Durante más de dos años, Geulen reunió a niños y los trasladó a escondites en casas y monasterios cristianos, con identidades falsas. Entre la primavera de 1943 y septiembre de 1944, Geulen escoltó a más de 300 niños judíos a los diferentes escondites.
Se aseguró de que las familias pudieran recoger a los niños y continuó visitándolos y ocupándose de sus necesidades. La mayoría de los padres de los niños rescatados fueron asesinados durante el Holocausto.
"Estas tareas peligrosas también son moralmente dolorosas porque estos niños vivieron el dolor de la separación", dijo una vez Guelen en una entrevista. “Fue el momento más duro para mí. Tuve que sacar a los niños de sus casas. Pero los niños no lloraban. Los mayores pensaban en su mamá, y los pequeños confiaban en mí cuando les decía que nos íbamos a un pueblo para ver las vaquitas y las gallinas", dijo.
3 צפייה בגלריה
Andrée Geulen-Herscovici.
Andrée Geulen-Herscovici.
Andrée Geulen-Herscovici.
(Cortesía familiar)
El embajador de Israel en Bélgica, Emmanuel Nahshon, expresó su pesar por la muerte de Guelen: “Fue una verdadera heroína de la humanidad, y llevaremos su memoria para siempre. Fue una mujer asombrosa y maravillosa que salvó a muchos judíos durante la Segunda Guerra Mundial".
La comunidad judía de Bélgica también acercó su saludo: “Recibimos la noticia del fallecimiento de Andree Geulen-Herscovici con profundo pesar. Todos somos huérfanos porque acabamos de perder a una señora que mostró un comportamiento ejemplar ante la barbarie nazi. No apartó la mirada cuando los judíos necesitaban ayuda, y los salvó de la muerte. Si hubiera más mujeres y hombres como Andrée Geulen-Herscovici, el mundo sería un lugar mejor”.
Comentarios 0