El ministro de Salud, Nitzan Horowitz, se dirige a la Knesset en Jerusalem, el 23 de junio de 2021.
El ministro de Salud, Nitzan Horowitz, se dirige a la Knesset en Jerusalem, el 23 de junio de 2021.
Captura
Protestas contra las leyes del aborto.

La religión no impide tener una visión progresista sobre la legalización del aborto

El dictamen del Tribunal Supremo de Estados Unidos que anularía el caso Roe vs. Wade pone de manifiesto la supuesta visión más "liberal" del judaísmo. Aunque la Knesset legalizó el aborto en determinadas circunstancias en la década de 1970, algunos rabinos siguen sin apoyar la autonomía corporal de las mujeres. Cuándo y cómo se autorizan las interrupciones del embarazo en Israel.

Michal Raucher / JTA - Adaptado por Marcos Olivera |
Published: 20.05.22, 13:33
La semana pasada, el ministro de Salud de Israel, Nitzan Horowitz, respondió al proyecto de dictamen del Tribunal Supremo de Estados Unidos que anularía el caso Roe vs. Wade: "Los derechos de la mujer sobre su propio cuerpo son sólo suyos".
Podría parecer extraño que el ministro de Salud israelí comentara la ley del aborto estadounidense, pero su respuesta, contenida en un tuit, aborda un tema común a la discusión sobre el aborto en Israel y Estados Unidos que investigo como especialista en ética y reproducción entre los judíos.
5 צפייה בגלריה
Protestas contra las leyes del aborto.
Protestas contra las leyes del aborto.
Protestas contra las leyes del aborto.
(AP)
En la década de 1970, la Knesset debatió la legalización del aborto. Tras años de discusiones, finalmente aprobó una ley que permitía el aborto en algunas circunstancias.
1) Si la mujer es menor de 17 años o mayor de 40; 2) cuando el embarazo es consecuencia de una violación, incesto o relaciones extramatrimoniales; 3) ante la posibilidad de que el bebé nazca con una deformidad física o mental; y 4) cuando la continuación del embarazo pueda poner en peligro la vida o la salud mental de la mujer.
Esta ley permite realizar ciertos abortos hasta la semana 39 de embarazo.
Cuando enseño a los estadounidenses la ley del aborto en Israel, a menudo se sorprenden de que parezca mucho más progresista que Estados Unidos. Esto se debe a que su marco de referencia en cuanto a la religión y el aborto es una variedad particular del cristianismo antiabortista estadounidense. Mis estudiantes -de edad universitaria y adulta, judíos o no- se sorprenden de ver un país tan fuertemente influenciado por la religión que no se opone al aborto.
Sin embargo, las actitudes de ambos países hacia el aborto son similares en un aspecto importante. Ambos países reflejan el supuesto fundamental de que el aborto está mal, y uno debe tener una razón "suficientemente buena" para hacer algo que, por lo demás, está mal. Esto se llama enfoque de justificación del aborto. Algunos abortos están justificados, mientras que otros no lo están.
Este enfoque también asume que las mujeres están destinadas a ser madres. En consecuencia, no querer estar embarazada durante nueve meses, dar a luz o criar a un hijo no se consideran razones suficientes para abortar.
5 צפייה בגלריה
El ministro de Salud, Nitzan Horowitz, se dirige a la Knesset en Jerusalem, el 23 de junio de 2021.
El ministro de Salud, Nitzan Horowitz, se dirige a la Knesset en Jerusalem, el 23 de junio de 2021.
El ministro de Salud, Nitzan Horowitz, se dirige a la Knesset en Jerusalem, el 23 de junio de 2021.
(Captura)
Para tener derecho a un aborto legal y pagado por el Estado, las mujeres israelíes tienen que sentarse frente a un comité y decirles por qué solicitan un aborto. Aunque el 98% de las solicitudes son aprobadas, la ley refleja la creencia de que las mujeres no pueden tomar esta decisión por sí mismas.
Pensemos en el caso de una mujer casada de 24 años que está embarazada por haber mantenido relaciones sexuales consentidas, pero que no quiere estarlo por los posibles perjuicios para su carrera. O el de una mujer haredí (ultraortodoxa) de 35 años, casada, que tiene ocho hijos y que, sencillamente, no puede ocuparse de uno más.
En Israel, estas dos mujeres deben mentir al comité para poder abortar.
Horowitz se opone a estos comités y abogó por eliminarlos, al menos durante el primer trimestre. Asegura que las mujeres no deberían tener que dar razón para su solicitud, y que nadie debería determinar si su solicitud es válida.
Aunque en Estados Unidos no existen estos comités, este mes se escuchó mucho sobre la legislación que desarrollan muchos estados, cada uno de los cuales prevé diferentes circunstancias en las que permitiría el aborto. Algunos dicen que sólo se permitirá si la vida de la mujer está en peligro. Otros permiten el aborto tras una violación o un incesto. Y, por supuesto, la posibilidad de interrumpir un embarazo ya está limitada por el lugar en el que se vive, grado de gestación y recursos económicos de los que se dispone.
Los grupos judíos bienintencionados suelen recurrir a fuentes rabínicas para afirmar que el judaísmo apoya el derecho al aborto.
La semana pasada, en una declaración, la Unión Ortodoxa explicó que no puede apoyar una "prohibición absoluta" del aborto porque la ley judía exige el aborto cuando "llevar el embarazo a término supone un riesgo real para la vida de la madre". Este argumento popular también se escucha habitualmente entre los grupos judíos más progresistas.
5 צפייה בגלריה
Prueba de embarazo
Prueba de embarazo
Prueba de embarazo.
(Shutterstock)
Pero cuando se escucha decir que "la ley judía permite y a veces exige el aborto", hay que oír también la suposición que subyace a esta afirmación: Las mujeres no tienen autonomía corporal para tomar esa decisión por sí mismas.
La ley judía debe permitirlo -y a veces lo exige-, independientemente de lo que prefiera la mujer. Estas declaraciones, que a menudo se utilizan para expresar el apoyo al derecho al aborto, se ven en última instancia obstaculizadas por los supuestos de la ley rabínica, un sistema que no apoya la autonomía corporal ni la capacidad de tomar decisiones sobre el propio cuerpo.
La declaración de la Unión Ortodoxa va más allá. También prohíbe lo que el grupo y otros llaman "aborto a petición", o aborto porque alguien no quiere estar embarazada.
Por el contrario, el Centro de Acción Religiosa del movimiento reformista basa su posición sobre los derechos reproductivos en "la creencia fundamental de que cada persona debe tener agencia y autonomía sobre su propio cuerpo".
5 צפייה בגלריה
Protestas contra las leyes del aborto.
Protestas contra las leyes del aborto.
Protestas contra las leyes del aborto.
(AP)
Otros grupos judíos progresistas, como el Consejo Nacional de Mujeres Judías, hicieron constar el valor de la autonomía corporal sobre la reproducción, pero son muy pocos. Algunos rabinos no ortodoxos incluso lo prohíben expresamente.
A menos que se apoye el derecho de una persona a la autonomía corporal, se está apoyando un sistema en el que otra persona determina lo que usted o cualquier otra persona puede hacer con su cuerpo.
No importa si esa persona es un legislador, un juez, un rabino contemporáneo o uno de hace 2.000 años. No importa si esa persona permitiría la mayoría de los abortos o incluso exigiría algunos.
En este momento existe la tentación de decir que las restricciones al derecho al aborto en Estados Unidos violan la libertad religiosa de los judíos. Eso es cierto, hasta cierto punto.
5 צפייה בגלריה
Protestas contra las leyes del aborto.
Protestas contra las leyes del aborto.
Protestas contra las leyes del aborto.
(AP)
Pero un argumento religioso basado en la ley judía y los textos rabínicos sólo llega hasta cierto punto. Los que apoyamos la salud reproductiva, derechos y la justicia debemos ser honestos sobre la conexión entre eso y nuestra tradición rabínica.
Creo en el mismo argumento de la autonomía corporal que esgrime Nitzan Horowitz. Puede que no sea un argumento arraigado en la ley judía, pero es un argumento judío, y ya es hora de que lo hagamos.
Comentarios 0