Desinfección de la sala de coronavirus del Centro Médico Sourasky.
Desinfección de la sala de coronavirus del Centro Médico Sourasky.
Shaul Golan
Sala de coronavirus en el Hospital Sourasky de Tel Aviv.

Estudio: el personal de salud de Israel da indicios de estrés postraumático

El 75% del personal médico y más del 80% de los enfermeros de un hospital de Tel Aviv manifestaron que sufren de traumas psíquicos por la tarea llevada a cabo durante la pandemia. El Centro Médico Sourasky, que intentó abordar la problemática mediante programas propios, afirma que el Ministerio de Salud debe ejecutar una mejor planificación en este aspecto.

Adir Yanko - Adaptado por Adrián Olstein |
Published: 26.04.21 , 07:52
Una encuesta sobre salud mental realizada por el Centro Médico Sourasky de Tel Aviv al personal de salud dio como resultado que entre un 75% y un 80% de los trabajadores afirman sufrir por las batallas libradas durante el último año y sostienen que la tarea "dejó una marca significativa que es posible que les afecte más adelante en su vida personal y profesional".
Esta estadística se suma a una serie de informes y afirmaciones de los miembros del personal de salud del hospital sobre el estrés postraumático y otras luchas emocionales importantes después de un año de pandemia.
2 צפייה בגלריה
Sala de coronavirus en el Hospital Sourasky de Tel Aviv.
Sala de coronavirus en el Hospital Sourasky de Tel Aviv.
Sala de coronavirus en el Hospital Sourasky de Tel Aviv.
(TPS)
Entre un 75 y un 80% del personal de salud afirma que la tarea en pandemia "dejó una marca significativa que es posible que les afecte más adelante en su vida personal y profesional"
Entre la segunda y la tercera ola de contagios en Israel, el hospital lanzó un programa de apoyo emocional para personal médico y de enfermería en el que se les instruyó a los trabajadores sobre cómo comunicarse con las familias de los pacientes.
"Los equipos trabajaron más y mejor en el último año y resistieron todas las tareas, en todos los niveles", cuenta el doctor Orly Barak, director de la Unidad de Promoción de la Salud del Hospital Sourasky. "Muchos equipos fueron transferidos a las salas de coronavirus sin que ese tipo de tratamiento fuese su especialidad”, agrega.
"Dentro de las salas, el personal sintió muchas veces que no tenía conocimientos sobre la enfermedad y que no sabían cómo lidiar con ella. Realmente no se sabía qué era lo mejor y el personal sintió ese peso y sintió además que no podía brindar los cuidados a que estamos acostumbrados. Eso causó una disonancia en términos de nuestra percepción de nosotros mismos como terapeutas", señala.
2 צפייה בגלריה
Sala de coronavirus en el Hospital Sourasky de Tel Aviv.
Sala de coronavirus en el Hospital Sourasky de Tel Aviv.
Sala de coronavirus en el Hospital Sourasky de Tel Aviv.
(TPS)
Barak sostiene que el programa de asistencia emocional se diseñó sin el apoyo del Ministerio de Salud. "No había un procedimiento preciso y ordenado. El Ministerio de Salud dice que los médicos deben ser apoyados, pero no nos orienta sobre cómo hacerlo, y no asigna recursos", evalúa.
Como parte del programa, médicos y enfermeros tuvieron reuniones individuales en las que se abordó, entre otras cosas, los niveles de fatiga. "El agotamiento no comenzó con el COVID-19", afirma Barak. "Estuvo allí antes y va a seguir allí mucho”, agrega y concluye: “las soluciones no son mágicas. Se debe trabajar en muchos niveles, agregar personal y reducir la burocracia para encontrar soluciones".
Comentarios 0