Yuli Edelstein, ministro de Salud, visita la sala de atención por coronavirus en el Centro Médico Sheba.
Yuli Edelstein, ministro de Salud, visita la sala de atención de coronavirus en el Centro Médico Sheba.
Equipos médicos tratan un paciente con COVID-19 en el Centro Médico Sheba.

Preocupación en Israel por escasez de camas y personal médico para combatir el coronavirus

Los directores de los hospitales contaron que debieron trasladar equipos médicos y camas desde otras salas hacia las de atención para pacientes con COVID-19. El Ministerio de Salud afirmó que la falta de presupuesto está obstruyendo la calificación de nuevo personal de enfermería especializado.

Adir Yanko - Adaptado por Adrián Olstein |
Published: 03.08.20 , 08:30
El Ministerio de Salud informó que desde el inicio de la pandemia de coronavirus, solo 19 camas fueron incorporadas a los hospitales para el tratamiento de COVID-19. En un informe presentado al Comité de Auditoría del Estado de la Knesset, el ministerio detalló que solo 154 camas fueron agregadas a los hospitales en lo que va del año.
En el mes de febrero los hospitales contaban con 16.302 camas capaces de dar tratamiento a pacientes con COVID-19. En julio ese número aumentó a 16.321. Camas adicionales fueron reasignadas desde otras salas de los hospitales.
Equipos médicos tratan un paciente con COVID-19 en el Centro Médico Sheba. Equipos médicos tratan un paciente con COVID-19 en el Centro Médico Sheba.
Equipos médicos tratan un paciente con COVID-19 en el Centro Médico Sheba.
(AFP)
El profesor Ofer Merin, director ejecutivo del Centro Médico Shaare Zedek, contó a los legisladores que las salas de medicina interna se encuentran atestadas de pacientes y cuentan con poco personal. “Ayer cancelamos las operaciones y enviamos a los pacientes a su casa porque la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) estaba completa y eso es una vergüenza. Las salas de atención están llenas y nos vimos obligados a reasignar equipos médicos de los departamentos de medicina interna a las salas de coronavirus”, expresó.
Merin describió la situación como caótica: “Tengo que pagar salarios y no tengo dinero porque no estamos trabajando como deberíamos”, agregó y relató que “los hospitales independientes (no gubernamentales) están en números rojos y no pueden sobrevivir. En lugar de estar preocupados por el coronavirus nos tenemos que estar preocupando por cómo pagar las cuentas”.
Cuerpos médicos se visten con el equipo de protección personal. Cuerpos médicos se visten con el equipo de protección personal.
Cuerpos médicos se visten con el equipo de protección personal.
(AFP)
Zeev Rothstein, director general del Centro Médico Hadassah, también describió una difícil realidad: “El Ministerio de Salud agregó personal suficiente para un departamento, menos de la mitad de lo necesario. Si tuviésemos que asignar personal a una segunda sala de atención por COVID-19 no podríamos hacerlo”, señaló. Rothstein agregó que en su hospital también se había reasignado personal de unas salas a otras para responder a la atención por coronavirus.
Un funcionario de alto rango del Ministerio de Salud expresó al comité parlamentario que la escasez de personal se debe a la negativa del Ministerio de Finanzas a aumentar los fondos.
La jefa de enfermería del ministerio, la doctora Shoshi Goldberg, sostuvo que hay 1.500 enfermeras capacitadas y preparadas para ingresar a los hospitales y que podría haber 2.600 más para fin de mes, pero la falta de fondos y puestos impide proporcionar la calificación necesarias para el trabajo en salas de COVID-19 y UCI.
Sala de atención por coronavirus en el Centro Médico Sheba. Sala de atención por coronavirus en el Centro Médico Sheba.
Sala de atención de coronavirus en el Centro Médico Sheba.
(AFP)
El funcionario del Ministerio de Finanzas a cargo del presupuesto del sistema sanitario dijo que la asignación de fondos es responsabilidad del Ministerio de Salud.
El presidente del comité, el miembro de la Knesset Ofer Shelah, sostuvo que estaba claro que el Ministerio de Salud estaba desorientado y que había fallado en aprovisionar de personal las salas de coronavirus en los últimos cinco meses. “Ahora están improvisando”, dijo Shelah, y advirtió que se necesita una planificación adecuada.
Comentarios 0