Aislamiento domiciliario.
Aislamiento domiciliario.
Shutterstock
Doctor Shlomo Tzadok, ciudadano compensado con 10.000 shekels.

Un israelí recibirá una compensación económica por haber sido puesto en cuarentena por error

Tras recibir una notificación que le indicaba aislarse por haber estado expuesto al coronavirus, el doctor Shlomo Tzadok consultó a las personas con las que había mantenido un contacto estrecho, entre las cuales no había infectados, y solo él había recibido el pedido de aislamiento. Presentó una queja al Ministerio de Salud y nunca le fue respondida. Recibirá 10.000 shekels.

Lital Dobrowitzky - Adaptado por Adrián Olstein |
Published: 25.03.21 , 14:38
Un hombre recibirá en Israel la suma de 10.000 shekels (3.000 dólares) por haber sido puesto en confinamiento solitario por error. El fallo dictado por un tribunal israelí establece que a principios de septiembre, el demandante, doctor Shlomo Tzadok, recibió una notificación del Ministerio de Salud donde se le indicaba que debido a la exposición a una persona infectada con coronavirus, debía permanecer en aislamiento del 5 al 16 de septiembre.
El mensaje que recibió detallaba que una investigación epidemiológica reveló que la exposición a un paciente con coronavirus sucedió el 2 de septiembre entre las 11:00 y las 12:00. El hombre revisó su agenda y se puso en contacto con las personas con las cuales había estado reunido ese día. Tras contrastar la información, encontró que ninguno de ellos había sido diagnosticado con coronavirus ni notificado por el Ministerio para ingresar en cuarentena.
2 צפייה בגלריה
Doctor Shlomo Tzadok, ciudadano compensado con 10.000 shekels.
Doctor Shlomo Tzadok, ciudadano compensado con 10.000 shekels.
Doctor Shlomo Tzadok, ciudadano compensado con 10.000 shekels.
(Álbum privado)
En estas circunstancias, Tzadok supuso que se trataba de un error y presentó una objeción a su pedido de aislamiento. Su solicitud fue presentada el 6 de septiembre y, a pesar de que desde el centro de llamadas prometieron que un representante autorizado examinaría el caso, no recibió respuestas.
Según se pudo saber, el hombre mantuvo comunicaciones con el centro de llamadas del Ministerio de Salud en al menos 15 oportunidades. Finalmente, completó el período de aislamiento requerido, sin que su objeción fuese evaluada.
Zadok esgrime que el aislamiento le generó un perjuicio económico, entre otras cosas, por los altos gastos en que incurrió por pedir comida a domicilio y un daño moral, sufrido por verse obligado a permanecer en soledad.
2 צפייה בגלריה
Aislamiento domiciliario.
Aislamiento domiciliario.
Aislamiento domiciliario.
(Shutterstock)
El demandante, sin embargo, afirmó en su reclamo que no cuestiona la decisión del Ministerio de Salud de exigir un aislamiento preventivo para erradicar la pandemia de coronavirus, sino la falta de respuesta ante una objeción presentada por un ciudadano.
El juez dictaminó que el Ministerio de Salud incurrió en negligencia cuando el pedido no fue trasladado a una entidad autorizada. “Se trata de un total desinterés ante un reclamo, indiferencia ante el reiterado grito de un ciudadano en aislamiento por la privación de su libertad. El derecho a objeción es un derecho fundamental del Estado de Israel. Al fin y al cabo es un demandante que pasó todo el período de aislamiento esperando que se le abra la puerta de la ley y se discuta su consecución. El demandante tiene derecho a una compensación por angustia emocional”, señala el escrito del tribunal.
Comentarios 0