Eran Weintraub, director ejecutivo de Latet
Eran Weintraub, director de Latet.
Ynet
Mercado Carmel en Tel Aviv.

Aumentan en Israel las solicitudes a entidades benéficas

“Hay miles de personas que buscan ayuda por primera vez en sus vidas”, afirmó Eran Weitraub, director de una institución de asistencia. En vísperas del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, un recorrido por el panorama israelí.

Hadar Gil-Ad, Attila Somfalvi - Adaptado por Adrián Olstein |
Published: 15.10.20 , 12:47
El próximo sábado se celebrará el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, y este año tendrá un significado especial frente a la crisis del coronavirus que arrojó a trabajadores y familias enteras por debajo del umbral de la pobreza. Diversas organizaciones no gubernamentales informan de un grave aumento en las solicitudes de asistencia. A su vez, disminuyó en el último tiempo el volumen de donaciones y, debido a las restricciones a la circulación, son menos también la cantidad de voluntarios.
Mercado Carmel en Tel Aviv. Mercado Carmel en Tel Aviv.
Mercado Carmel en Tel Aviv.
(Nadav Abas)
"Desde principio de año tuvimos un aumento del 73% en el número de solicitudes de asistencia en comparación con el año pasado, y durante Rosh Hashaná el aumento fue del 110%”, contó esta mañana (jueves) Eran Weintraub, director de Latet (“Brindar”) en una entrevista en los estudios de Ynet. “Del millón de despedidos, hay cientos de miles que percibían el salario mínimo y ahora están atravesando por una grave situación económica. Hay miles de personas que buscan ayuda por primera vez en sus vidas", evaluó.
Weintraub agregó: “Durante la celebración de Rosh Hashaná y Yom Kipur hubo una movilización extraordinaria del público en general, empresas comerciales y filántropos privados. Pero ahora la atención del público disminuyó. Si aumenta la necesidad por un lado y se reducen los recursos por otro, eso nos pone en una situación muy difícil. Por eso necesitamos la intervención por parte del gobierno israelí".
Voluntarios israelíes trabajan en la distribución y separación en un banco de alimentos. Voluntarios israelíes trabajan en la distribución y separación en un banco de alimentos.
Voluntarios israelíes trabajan en la distribución y separación en un banco de alimentos.
(Shutterstock)
Hannah Rotsky de Kiryat Arba es una de las personas cuya situación económica se deterioró de forma drástica en los últimos meses. Ella trabaja por cuenta propia y su marido es operario en una empresa de grúas y se encuentra de licencia sin goce de sueldo. Ambos tienen que mantener juntos a cuatro niños y ahora requieren de la asistencia que brindan las organizaciones. "Compramos menos y ahorramos en comida. Intentamos todos los meses tomar una pequeña suma y guardarla, porque no sabes qué va a pasar mañana", contó la mujer.
El director de Pitchon Lev (“Abrir el corazón”), Eli Cohen, advirtió que la situación podría continuar durante varios años más. "La última vez que la economía estuvo en una situación tan grave fue en 2008. En ese momento tardó cinco años en recuperar el nivel de empleo previo a la crisis. Tenemos que mirar a largo plazo. Las estimaciones más optimistas hablan de entre 300.000 y 400.000 desempleados para fin del año próximo”, sostuvo.
Comentarios 0