Tel Aviv.
Tel Aviv.
Reuters
Supermercado en israel.

La crisis del costo de vida se convierte en el punto clave para las elecciones en Israel

Si bien las campañas electorales anteriores se centraron en gran medida en la seguridad y los palestinos, el reciente aumento de la inflación y los precios de los bienes básicos han hecho que los israelíes promedio enfoquen su preocupación en poder llevar comida a la mesa.

AFP - Adaptado por Adrián Olstein |
Published: 26.10.22, 07:55
"No tengo más remedio que venir aquí", señaló la enfermera de 32 años, que pidió no ser nombrada mientras habla sobre las dificultades financieras de su familia en un momento en que los precios de los alimentos están aumentando en Israel.
Le preocupa poder alimentar a sus dos hijos a pesar de que ella y su marido, que repara electrodomésticos, "trabajan como locos", lo cual incluye turnos de noche para ella y trabajos de fin de semana para él.
3 צפייה בגלריה
Supermercado en israel.
Supermercado en israel.
Supermercado en israel.
(Nadav Abas)
"Ya no podemos más", dijo con frustración mientras llenaba su carrito con paquetes de pasta y evitaba los artículos más caros.
Es un problema familiar para millones de israelíes que han soportado precios al consumidor altísimos durante años, sin poder beneficiarse plenamente de una era de rápido crecimiento económico impulsada por un auge de la alta tecnología.
"Merecemos una vida más fácil. Somos la clase media que realmente está empezando a desmoronarse"
Gran parte del mundo ha sufrido una rápida inflación desde que comenzó la guerra de Rusia en Ucrania a principios de este año, lo que hizo subir los precios de la energía y los alimentos en todas partes.
Pero en Israel, donde 400 gramos de atún enlatado pueden costar alrededor de 30 shekels (unos 8,50 dólares), el problema se agudizó durante años, atribuido en parte al shekel fuerte que encarece las importaciones.
Tel Aviv, con sus elevados precios inmobiliarios, fue clasificada como la ciudad más cara del mundo por la revista The Economist el año pasado, y la ira latente por los costos y la desigualdad de ingresos está especialmente extendida.
Israel, con sus turbulencias políticas, regresa a las urnas el próximo martes, para las quintas elecciones generales en menos de cuatro años.
3 צפייה בגלריה
Tel Aviv.
Tel Aviv.
Tel Aviv.
(Reuters)
Históricamente, los patrones de votación israelíes han sido determinados por la afiliación religiosa y étnica y, lo que es más importante, por las opiniones sobre el conflicto palestino.
Pero esta vez, antes de la votación del 1° de noviembre, la crisis del costo de vida se ha convertido en un tema importante para los candidatos, incluido el primer ministro Yair Lapid y el líder de la oposición, Benjamín Netanyahu.
Ambos prometieron tomar medidas para solucionar el problema, ya que la inflación alcanzó este mes un máximo de una década del 4,6 por ciento interanual, según la Oficina Central de Estadísticas, aunque sin ofrecer demasiados detalles.
Rami Levy, propietario de una popular cadena de supermercados que se anuncia a sí misma como de bajo costo, dijo que sus ventas aumentaron un 15 por ciento durante el último año debido a que la clase media busca alimentos cada vez más baratos.
"Con el aumento de los precios, las personas que solían comprar más cerca de sus casas vienen acá porque saben que es más barato", dijo Levy, cuya cadena se extiende por Israel y los asentamientos de Cisjordania.
3 צפייה בגלריה
Rami Levi.
Rami Levi.
Rami Levi.
(Avi Mualem)
Una de las compradoras de Rami Levy es Ayelet Benshoshan, que recorre los pasillos bajo llamativos carteles de colores que ofrecen descuentos en pepinos, carne y atún en lata.
La agencia de seguridad social de Israel estima que en 2021 más del 20 por ciento de la población padecía inseguridad alimentaria, un término que la ONU define como la falta de acceso regular a alimentos seguros y nutritivos.
El grupo no gubernamental más grande de Israel que lucha contra la pobreza y la inseguridad alimentaria, Latet, ha fijado esa cifra en 30 por ciento para el año pasado.
Solo unos días antes de las elecciones, Benshoshan expresó su esperanza de que los políticos se centren en las dificultades de la clase media en el futuro.
“Me gustaría que pensaran en nosotros, ciudadanos comunes, que trabajamos duro y cuyos salarios no han aumentado, que tenemos hijos, que pagamos nuestros impuestos, que hemos hecho nuestro servicio civil o militar”, dijo.
"Merecemos una vida más fácil. Somos la clase media que realmente está empezando a desmoronarse. Espero que nos escuchen", manifestó.
Comentarios 0