La senadora Elizabeth Warren protesta frente al Tribunal Supremo.
La senadora Elizabeth Warren protesta frente al Tribunal Supremo.
Reuters
Nitzan Horowitz, ministro de Salud de Israel.

El ministro de Salud de Israel critica la posible anulación del aborto en EE.UU.

Tras la filtración del borrador del Tribunal Supremo de EE.UU. que revelaba la anulación de una sentencia histórica, Nitzan Horowitz, se comprometió a facilitar el acceso al aborto en Israel.

JTA - Adaptado por Marcos Olivera |
Published: 04.05.22, 17:07
Nitzan Horowitz, ministro de Salud de Israel, condenó el posible dictamen del Tribunal Supremo de Estados Unidos que anularía el caso Roe contra Wade y reafirmó que trabaja para que el aborto sea más accesible para los israelíes.
"El derecho de la mujer sobre su cuerpo es sólo suyo, e incluye la decisión de interrumpir un embarazo. Si el Tribunal Supremo de Estados Unidos hace retroceder 50 años al líder del mundo libre, será un golpe fatal para los derechos humanos", manifestó Horowitz en un comunicado que difundió en su cuenta de Twitter.
3 צפייה בגלריה
Nitzan Horowitz, ministro de Salud de Israel.
Nitzan Horowitz, ministro de Salud de Israel.
Nitzan Horowitz, ministro de Salud de Israel.
(Yair Sagi)
"Si el Tribunal Supremo de Estados Unidos hace retroceder al líder del mundo libre 50 años, será un golpe fatal para los derechos humanos"
Nitzan Horowitz, ministro de Salud de Israel
La declaración de Horowitz representó una interjección directa en la política interna estadounidense por parte de un funcionario israelí, pero también fue coherente con los esfuerzos del legislador que lidera el partido de izquierda liberal Meretz. Horowitz agregó que su ministerio continúa trabajando para "corregir los procedimientos arcaicos destinados a impedir que las mujeres elijan, y dejando la decisión en sus manos".
Israel legalizó el aborto en 1977, cuatro años después de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos consagrara el derecho al aborto en el caso Roe contra Wade. Desde entonces, a pesar de que la religión ocupa un lugar destacado en Israel, no surgió ningún movimiento político significativo que busque prohibir el aborto. En 2014, los legisladores aprobaron permitir que los fondos del gobierno paguen los abortos.
3 צפייה בגלריה
El aborto en Israel, un proceso "humillante".
El aborto en Israel, un proceso "humillante".
El aborto en Israel, un proceso "humillante".
(Reuters)
"Mientras tanto, estamos avanzando, corrigiendo en el Ministerio de Salud los procedimientos arcaicos destinados a impedir que las mujeres elijan, y dejando la decisión en sus manos"
Nitzan Horowitz, ministro de Salud de Israel
Pero Horowitz y otros aseguran que el proceso requerido para obtener un aborto infringe la autonomía de las mujeres. Esto se debe a que cualquier mujer israelí que quiera interrumpir un embarazo debe demostrar a un comité de tres personas que tener el bebé le causará daños emocionales o físicos, o que el embarazo es resultado de una violación.
Más del 99% de las solicitudes son aprobadas. Al parecer, algunas personas embarazadas eluden la política solicitando abortos no aprobados a médicos dispuestos a ello. Sin embargo, este requisito fue durante mucho tiempo un objetivo para los políticos y defensores liberales, quienes dicen que se debería permitir a las mujeres tomar la decisión de interrumpir un embarazo sin requerir la aprobación de nadie.
"La política de Israel envía un mensaje a las mujeres de que, si bien el Estado facilitará nuestros abortos en la práctica, se niega -en principio- a concedernos la libertad de tomar esa decisión por nosotras mismas", escribió la periodista Mairav Zonzsein en el New York Times en 2015, tras someterse a un aborto aprobado por el comité. "Y eso es una violación de nuestros derechos básicos a la integridad corporal y a la privacidad", agregó.
3 צפייה בגלריה
La senadora Elizabeth Warren protesta frente al Tribunal Supremo.
La senadora Elizabeth Warren protesta frente al Tribunal Supremo.
La senadora Elizabeth Warren protesta frente al Tribunal Supremo.
(Reuters)
Horowitz calificó la política de "machista" poco después de su nombramiento el año pasado e informó que intentaría cambiarla. "Debería ser un hecho: los derechos sobre el cuerpo de una mujer son sólo de la mujer", explicó en ese entonces. "Cualquier decisión o procedimiento médico, como la elección de practicar un aborto, debe estar en manos de la mujer. No tenemos ningún derecho moral a decidir por ella cómo afrontar un embarazo no deseado", remarcó.
Comentarios 0