Culto
Una de las habitaciones del complejo.
Policía de Israel
El líder del culto, bajo arresto.

Arrestan a un rabino por retener a 50 mujeres como esclavas

Los investigadores sospechan que formaban parte de un culto jaredí y que el líder las explotaba sexualmente y torturaba con fuego.

Ynet - Adaptado por Iñaki Landivar |
Published: 13.01.20 , 17:20
Fuerzas policiales hicieron una redada este lunes en un complejo residencial del barrio Geula, de Jerusalem, donde decenas de mujeres y niños vivían en situación de esclavitud, algunos desde hacía diez años, en lo que se cree que es un culto jaredí. El líder, un rabino de más de 60 años, fue arrestado.
Otras ocho mujeres son sospechosas de haber colaborado con el rabino y también fueron arrestadas.
La policía también investiga si el líder del culto abusaba de los niños, todos de entre 5 y 11 años, y algunos de los cuales serán interrogados por un especialista en protección infantil. El complejo, aparentemente, incluía una guardería
CultoCulto
El líder del culto, bajo arresto.
(Policía de Israel)
Se cree que las mujeres eran explotadas sexualmente, y presuntamente se forzó a algunas de ellas a poner las manos en las llamas para que aprendieran “cómo se siente el infierno”.
La policía sospecha que unas 50 mujeres pertenecían al culto, y al menos 20 ya fueron interrogadas. La corte extendió la detención del principal sospechoso una semana más.
La investigación en torno del supuesto culto fue abierta hace varios años, pero se reanudó recientemente, luego de que varias mujeres que escaparon recurrieron a las autoridades.
Tras los testimonios de ellas, nueva evidencia emergió apuntando a la existencia de una comunidad ultraortodoxa que opera bajo la imagen de un seminario de mujeres. Allí, las mujeres vivían con sus hijos en complejos llenos de gente, y el jefe del seminario habría abusado sistemáticamente de ellas.
CultoCulto
Las mujeres y sus hijos vivían en pésimas condiciones.
(Policía de Israel)
“A medida que avanzaba la investigación, en los últimos dos meses se encontraron pruebas que demostraron que el sospechoso controlaba de manera absoluta la vida de unas 50 personas, que vivían en un complejo residencial y que estaban todas sometidas a su voluntad y aisladas de sus familias", afirmaron los investigadores.
También se descubrió que se utilizaban varias técnicas de castigo para aterrorizar a las mujeres, y que el líder del culto se quedaba con el dinero que ganaban.
Comentarios 0