Un buzón para votar en Ohio.
Un buzón para votar en Ohio.
Reuters
Los estadounidenses que viven en Israel sienten que no se trata de una elección más.

Cómo palpitan las elecciones los ciudadanos estadounidenses que viven en Israel

Si bien los norteamericanos que viven en Israel por lo general no participan en la votación presidencial, este año tanto demócratas como republicanos creen que su voto podría importar. "No es una elección más", aseguran.

Eyal Lehman, Roy Rubinstein - Adaptado por Juan Martín Fernández |
Published: 17.10.20 , 12:47
En los próximos días, Yardena Hazony, de 26 años, recogerá su boleta, marcará a Donald Trump como su elección para presidente y la enviará por correo a la junta electoral de Pensilvania. Será la primera vez que vote, y lo hará desde Jerusalem. "Debemos mostrar gratitud al presidente por todo lo que ha hecho por Israel", asegura.
Los estadounidenses que viven en Israel sienten que no se trata de una elección más.Los estadounidenses que viven en Israel sienten que no se trata de una elección más.
Los estadounidenses que viven en Israel sienten que no se trata de una elección más.
(AFP)
La elección del próximo 3 de noviembre no será una más. Definirá la prolongación o no de uno de los presidentes más controvertidos de la historia de los Estados Unidos. Y muchos sienten que su voto tiene más peso que en otros años.
"Soy demócrata y me he vuelto cada vez más activo en las plataformas de redes sociales del Partido Demócrata en Israel", dice Evan Kent, de 61 años, de Jerusalem, quien se mudó a Israel desde California hace siete años. Su boleta ya ha sido enviada por correo y en ella está su voto por Joe Biden.
Durante las primarias demócratas, a principios de este año, Kent no apoyó a Biden, pero cambió de opinión después del polémico debate presidencial a fines del mes pasado. "Biden ha demostrado que tiene conciencia, lo cual no es algo que se pueda decir sobre el presidente actual", afirma.
Un buzón para votar en Ohio.Un buzón para votar en Ohio.
Un buzón para votar en Ohio.
(Reuters)
En años anteriores, pocos israelíes-estadounidenses participaron en las elecciones, con solo el 6,9% votando en 2016 y un pequeño 1,8% en 2018, dice el Programa Federal de Asistencia al Voto (FVAP). Sin embargo, estas bajas cifras no son exclusivas de Israel.
Solo el 4,7% de los estadounidenses que viven fuera de los EE.UU. participaron en las elecciones de 2018 y nada más que el 6,8% en 2016. Al menos en parte, la poca participación se debe a la compleja burocracia que conlleva emitir el voto desde el exterior.
Joe Biden durante una visita a Israel, en 2010. Joe Biden durante una visita a Israel, en 2010.
Joe Biden durante una visita a Israel, en 2010.
(AFP)
Si bien la ley de EE.UU. permite a los votantes enviar su elección por correo, fax o servicio de mensajería, muchos primero deben pasar por un proceso agotador que incluye completar formularios y cumplir con plazos estrictos. La FVAP informó que el 37% de los que solicitaron votar desde el extranjero en 2018 finalmente abandonaron la idea porque el proceso era demasiado engorroso y el 26% dijo que recibió sus formularios demasiado tarde.
Algunos de los israelíes-estadounidenses encontraron formas creativas de eludir parte de la burocracia. David Weiner, de 39 años, quien se mudó a Israel hace 10 años, planea votar por el presidente Donald Trump en Florida. Le dio su boleta completa a un amigo que viajará al país para que envíe el sobre desde allí. "Llegará mucho más rápido", dice.
Trump en Ohio durante un acto de campaña.Trump en Ohio durante un acto de campaña.
Trump en Ohio durante un acto de campaña.
(EPA)
Kent, que es profesor en Jerusalem, también quiso acelerar el proceso y solicitó la ayuda a un familiar. "Descargué el formulario PDF y se lo envié por fax a mi hermana para que me lo mandara por correo", cuenta. A otros que han confiado en el servicio postal o en empresas de mensajería como DHL les preocupa que sus votos lleguen demasiado tarde para ser contados.
Básicamente, votar desde fuera de las fronteras de EE.UU. es complejo debido a las diferentes leyes que rigen en cada uno de los 50 estados. Nueva York, por ejemplo, anunció que para este ciclo electoral el registro de votantes debe completarse antes del 20 de octubre, mientras que en Ohio terminó dos semanas antes.
Los votantes demócratas en Israel son muy conscientes del liderazgo de Joe Biden en las encuestas, pero las elecciones de 2016 y la derrota de Hillary Clinton son un claro ejemplo de que los sondeos muchas veces no se ven reflejados a la hora de la verdad. "Cuando Hillary Clinton ganó las primarias demócratas, bailé en mi cocina porque pensé que las cosas finalmente mejorarían para las mujeres", dice Elana Sztokman, de 60 años, de Modi'in, que se mudó a Israel hace más 27 años.
Colegio electoral en Estados Unidos.Colegio electoral en Estados Unidos.
Colegio electoral en Estados Unidos.
(AFP)
"Perder ante Trump fue aplastante porque significó que Estados Unidos no estaba preparado para poner a una mujer en la Casa Blanca y optó por un narcisista sin experiencia y sin una visión real. Me deprimió", afirma. Cuatro años después, Sztokman no quiere correr riesgos.
Aunque ella es de Nueva York, que históricamente elige a los demócratas y seguramente le dará sus 29 votos en el colegio electoral a Biden, decidió que de todas formas ejercería su derecho y hasta convenció a su hija de que haga lo mismo. "Biden es un buen hombre, tiene la visión de unir al país", opina.
Las encuestas continúan dándolo como ganador a Joe Bide.Las encuestas continúan dándolo como ganador a Joe Bide.
Las encuestas continúan dándolo como ganador a Joe Bide.
(Getty Images)
Ella dice que una victoria sobre el filo puede no ser suficiente para que Biden gane, ya que Trump dijo expresamente que podría no aceptar el resultado de las elecciones. "Será mejor que los demócratas obtengan una victoria decisiva. Biden está ahora a la cabeza y en un año electoral normal sería elegido, pero este no es un año normal y me temo que si Trump pierde, se negará a dejar el cargo", agrega.
Es imposible saber realmente a qué candidatos se dirigen los votos emitidos desde Israel, aunque los observadores creen que las boletas provenientes del Estado judío irán principalmente para el republicano. Sobre todo porque muchos son religiosos y tienden a votar por causas y candidatos conservadores.
Una organización que ha estado alentando activamente a los israelíes con ciudadanía estadounidense a que vayan votar, afirma que en 2012 el 85% de los israelíes que participaron en las elecciones eligieron al candidato republicano Mitt Romney, mientras que solo el 25% apoyó a Barak Obama. A su vez, en 2016, el 59% votó por Trump y el 44% por Clinton.
Comentarios 0