Selfie y barbijos, una forma de cuidarse en Asia.
Selfie y barbijos. En algunos países de Asia las medidas de cuidado se tomaron muy tempranamente.
EPA
De compras y tomados de la mano. Una postal impensada en algunos países de Occidente.

Los países asiáticos que combatieron el coronavirus sin resentir su economía

Un informe de inteligencia destaca características culturales y medidas adoptadas por países que lograron lo que en Occidente parece imposible: evitar la propagación del virus sin perjudicar los bolsillos.

Ynet - Adaptado por Tom Wichter |
Published: 20.03.20 , 15:29
Un informe especial del Ministerio de Inteligencia del Estado explica cómo algunos países asiáticos combatieron la propagación del coronavirus sin necesidad de afectar la rutina de la sociedad y la economía del país, aun en los momentos más críticos de la crisis.
Taiwán, Singapur y Hong Kong son algunos de los sitios incluidos en el informe, que lograron mantener casi sin alteraciones la actividad de los sectores públicos y privados, la provisión de servicios, los sitios de esparcimiento y el transporte público.
¿De qué manera? En todos ellos se destaca el éxito en contener la primera gran ola de infección del virus. El cierre de fronteras, el aislamiento general de la población, la utilización de medios tecnológicos para acompañar la lucha, el cierre de oficinas públicas, el trabajo remoto y la suspensión de eventos culturales masivos fueron decisiones técnicas que también tomó Israel inspirados en ellos. Pero la clave fue que en estos lugares de Asia se implementaron de manera temprana.
De compras y tomados de la mano. Una postal impensada en algunos países de Occidente Una postal impensadaDe compras y tomados de la mano. Una postal impensada en algunos países de Occidente Una postal impensada
De compras y tomados de la mano. Una postal impensada en algunos países de Occidente.
(AP)
El informe rescata esta reacción rápida ante el problema, y agrega que estuvo acompañado por una característica cultural de “responsabilidad cívica” propia de estos países. Aunque, claro, también existen diferencias conceptuales o estratégicas.
En Singapur, por ejemplo, en ningún momento de la crisis dejaron de funcionar las cafeterías, restaurantes y centros comerciales. Para ello se ejecutó un plan exhaustivo en la entrada de cada empresa: cada cliente se sometía a una prueba de temperatura y se equipó a todos los comercios, calles y edificios públicos con potes de alcohol en gel para desinfectar las manos de todos los ciudadanos. Lo mismo ocurrió con el sistema educativo, que nunca cerró sus puertas en ninguno de sus niveles.
La única recomendación restrictiva del gobierno fue la división de los trabajadores en tres grandes bloques de personas: uno debía trabajar desde sus casas, otro desde la oficina y el restante en una sede adicional que permitiera descomprimir la aglomeración de gente. Así, con reuniones a través de videollamadas, las autoridades lograron que la actividad empresarial no se resintiera.
En Hong Kong sí hubo medidas firmes en cuanto al trabajo desde los domicilios y desde una instancia temprana de la crisis de salud las oficinas públicas dejaron de funcionar. También se dispuso el cierre de las escuelas hasta el 20 de abril. Pero la actividad comercial no se restringió en ningún momento.
El transporte público en Hong Kong es "sagrado", pero también lo son las medidas de higiene, y no solo en tiempos de coronavirus. El transporte público en Hong Kong es "sagrado", pero también lo son las medidas de higiene, y no solo en tiempos de coronavirus.
El transporte público en Hong Kong es "sagrado", pero también lo son las medidas de higiene, y no sólo en tiempos de coronavirus.
(AFP)
Naturalmente, durante las dos primeras semanas se resintió el consumo y algunos propietarios decidieron cerrar por razones económicas. Pero el informe señala que por una cuestión cultural vivir en Hong Kong es vivir prácticamente fuera de casa. Se come en la calle o se pide comida para llevar, rara vez se cocina en los hogares.
El metro de Hong Kong es el corazón de la ciudad y la mayoría de los residentes no posee vehículos particulares. Así, el transporte público resulta mucho más necesario que en otros sitios, y la solución para eso fue un fuerte operativo de higiene en la vía pública.
En Asia las medidas se tomaron muy tempranamente. En Asia las medidas se tomaron muy tempranamente.
En Asia las medidas de cuidado se tomaron muy tempranamente.
(AP)
Además los enfermos en Hong Kong no salen de sus casas como parte de una responsabilidad social que precede al coronavirus. Y si lo hacen, es mediante la utilización de barbijos, una práctica cotidiana e incorporada en todos los proveedores de servicios. La mascarilla y las medidas de prevención e higiene no son sinónimo que surge en tiempos de crisis, sino parte de la rutina.
Por eso al gobierno no le resultó una gran dificultad explicar las medidas a tomar ante este virus. La sociedad sabe de qué se trata, no entró en pánico y aplicó los procedimientos que se les indicaron.




Comentarios 0