La instalación nuclear de Fordow, en Irán.
La instalación nuclear de Fordow, en Irán.
EPA
Primer ministro de Israel Naftalí Bennett, presidente de Irán Ebrahim Raisi, Presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Irán no avala un acuerdo parcial en las negociaciones de Viena

Israel temía que la séptima ronda de conversaciones en Viena terminara con un acuerdo parcial que viera levantarse las sanciones a Irán sin restringir su programa nuclear. Teherán rechazó también la propuesta de Macrón de incluir a Israel y los estados del Golfo en las negociaciones.

Alexandra Lukash, Agencias de Noticias - Adaptado por Adrián Olstein |
Published: 06.12.21, 14:41
En el marco de un gran pesimismo por parte de Occidente en el final de la séptima ronda de conversaciones nucleares en Viena, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores iraní anunció hoy (lunes) que Teherán no está interesado en llegar a un acuerdo parcial con las superpotencias y Estados Unidos.
Tal acuerdo permitiría el levantamiento de algunas de las sanciones a la República Islámica, y detendría a cambio algunas de sus flagrantes violaciones, como el enriquecimiento de uranio a niveles cercanos al umbral armamentístico.
4 צפייה בגלריה
Primer ministro de Israel Naftalí Bennett, presidente de Irán Ebrahim Raisi, Presidente de Estados Unidos, Joe Biden.
Primer ministro de Israel Naftalí Bennett, presidente de Irán Ebrahim Raisi, Presidente de Estados Unidos, Joe Biden.
Primer ministro de Israel Naftalí Bennett, presidente de Irán Ebrahim Raisi, Presidente de Estados Unidos, Joe Biden.
(AP/EPA)
En las últimas semanas, Israel expresó su preocupación por la posibilidad de que las conversaciones en Viena terminen en un acuerdo parcial que podría significar, según fuentes en Jerusalem, la liberación de miles de millones de dólares al régimen de los ayatolás sin restringir significativamente su programa nuclear.
Sin embargo, el portavoz iraní, Saeed Khatibzadeh, descartó esa posibilidad. En una conferencia de prensa esta mañana en Teherán, dijo que Irán se opone a la idea de un acuerdo temporal o una solución basada en pasos graduales.
El propósito de las conversaciones indirectas entre Irán y Estados Unidos en la capital austriaca es reactivar el acuerdo nuclear de 2015, que restringe el programa nuclear iraní, a cambio de la eliminación de las sanciones que sofocan su economía. El acuerdo quedó en gran parte desactivado desde la salida de Estados Unidos en 2018 durante el gobierno de Donald Trump. Desde entonces Teherán violó de forma flagrante los términos del tratado.
4 צפייה בגלריה
Saeed Khatibzadeh, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán.
Saeed Khatibzadeh, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán.
Saeed Khatibzadeh, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán.
(AFP)
Las conversaciones para revivir el acuerdo comenzaron en abril después de que Joe Biden asumiera la presidencia de EE.UU., pero se estancaron en junio. Se reanudaron la semana pasada después de una pausa de cinco meses y tras la asunción del nuevo gobierno iraní encabezado por el presidente Ebrahim Raisi.
La séptima ronda terminó con un gran pesimismo por parte de Occidente. Algunos de sus diplomáticos afirmaron que Irán había dado marcha atrás en muchos de los acuerdos alcanzados en rondas anteriores y presentó en cambio nuevas y exageradas demandas. El secretario de Estado Anthony Blinken afirmó que Irán no se tomaba en serio las negociaciones y reiteró la amenaza implícita planteada por la administración Biden durante varios meses de que Washington tenía "otras opciones".
En sus declaraciones, el portavoz iraní rechazó también la propuesta del presidente francés Emmanuel Macron, de involucrar a Israel y los estados del Golfo en las conversaciones que están teniendo lugar entre las potencias occidentales en torno a las negociaciones en Viena.
4 צפייה בגלריה
Primer ministro de Israel, Naftalí Bennett.
Primer ministro de Israel, Naftalí Bennett.
Primer ministro de Israel, Naftalí Bennett.
(AP)
Khatibzadeh dijo en una conferencia de prensa esta mañana que "Francia es muy consciente de que estas propuestas son infundadas e ilegales”. Macron argumentó que el problema nuclear iraní no podría resolverse sin resolver también el "problema regional", es decir, el miedo de Israel y los estados del Golfo a la desestabilización iraní en todo el Medio Oriente.
El Ministerio de Relaciones Exteriores en Teherán también respondió a las declaraciones del primer ministro Naftalí Bennett al pedir a las potencias que adopten una línea firme contra Irán en lo que llamó "chantaje nuclear". Bennett hacía referencia al anuncio hecho por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) de que Irán comenzó a enriquecer uranio al 20% en centrifugadoras avanzadas en su planta de Fordow.
Según citas de los medios iraníes, Khatibzadeh dijo en respuesta que las declaraciones israelíes eran infundadas y que "la persona que las emitió es vergonzosa".
En el contexto de la línea firme liderada por Bennett, se registró una cierta tensión en las relaciones entre Israel y Estados Unidos en los últimos días. El jueves, Bennett tuvo una llamada telefónica con el secretario de Estado Anthony Blinken a la que el mandatario israelí calificó de “compleja”.
4 צפייה בגלריה
Ehud Barak.
Ehud Barak.
Ehud Barak.
(Yaron Brenner)
En la conversación, Bennett exigió no sucumbir al "chantaje nuclear" de Irán. El domingo, el presidente de Israel Isaac Herzog también declaró en el mismo sentido que "si el mundo no resuelve la amenaza nuclear, Israel lo hará".
El ex primer ministro Ehud Barak criticó ayer esta línea dura liderada por Bennett, en una columna especial publicada por Ynet. Sostuvo que "La bravuconería y la retórica vacía no son la forma de proceder. Solo debilitará a Israel y minimizará su capacidad de actuar en defensa propia. Esperamos más del nuevo gobierno".
Comentarios 0