Presentación del software Pegasus, en una exhibición en París en julio de 2021.

Informe: el software espía Pegasus habría sido utilizado contra activistas jordanos

El controvertido software de la compañía israelí NSO Group habría sido utilizado para hackear los dispositivos móviles de activistas de derechos humanos y periodistas jordanos. Jordania niega las acusaciones y la compañía mantiene el anonimato de sus clientes.

APnews - Adaptado por Adrián Olstein |
Published: 06.04.22, 11:42
Investigadores de derechos digitales concluyeron que los teléfonos móviles de cuatro activistas jordanos de derechos humanos fueron pirateados durante un período de dos años con software creado por la empresa israelí de software espía NSO Group.
Los hallazgos presentados el martes por Front Line Defenders y Citizen Lab señalan que al menos algunos de los ataques informáticos parecen haber sido realizados por el gobierno jordano. Se trata del último de una serie de informes que relacionan el software Pegasus con los abusos de gobiernos autoritarios.
5 צפייה בגלריה
Presentación del software Pegasus, en una exhibición en París en julio de 2021.
Presentación del software Pegasus, en una exhibición en París en julio de 2021.
Presentación del software Pegasus, en una exhibición en París en julio de 2021.
(AFP)
Jordania negó las acusaciones. NSO no hizo comentarios pero dijo que el seguimiento de los activistas políticos por parte de cualquier cliente equivaldría a un "mal uso grave" de su producto. Tanto la empresa como el gobierno israelí se han enfrentado a repetidas críticas por los usos del software.
El informe identificó a los activistas como Ahmed al-Neimat, un activista anticorrupción a quien Jordania prohibió la salida del país; Malik Abu Orabi, abogado de derechos humanos; y Suhair Jaradat, periodista y activista por los derechos humanos. El informe agrega que una cuarta activista por los derechos humanos y periodista fue también objeto del ciberespionaje, pero pidió permanecer en el anonimato debido a preocupaciones de seguridad.
A principios de este año, Frontline Defenders informó que otra activista de Jordan, Hala Ahed Deeb, también había sido infiltrada por el software de NSO Group.
Frontline Defenders es una organización de defensa de los derechos humanos con sede en Irlanda. Citizen Lab, con sede en la Universidad de Toronto, realiza investigaciones sobre tecnología de la información, seguridad y derechos humanos. Ambas organizaciones han investigado previamente a NSO.
5 צפייה בגלריה
Una mujer revisa el sitio web de Pegasus en una oficina en la capital chipriota, Nicosia.
Una mujer revisa el sitio web de Pegasus en una oficina en la capital chipriota, Nicosia.
Una mujer revisa el sitio web de Pegasus en una oficina en la capital chipriota, Nicosia.
(AFP)
Según su informe conjunto, los ataques tuvieron lugar entre agosto de 2019 y diciembre de 2021. Allí se señala que el último ataque tuvo lugar en un iPhone, lo que indica que NSO ha seguido apuntando al sistema operativo de Apple incluso después de una demanda del gigante tecnológico por ataques anteriores.
En un comunicado, Andrew Anderson, director ejecutivo de Front Line Defenders, dijo que la investigación “muestra que los defensores de los derechos humanos que realizan un trabajo legítimo y pacífico siguen siendo el blanco de las autoridades locales” en Oriente Medio.
El Centro Nacional de Seguridad Cibernética de Jordania “negó categóricamente” los hallazgos del informe. “Estas acusaciones son infundadas y Jordania no ha cooperado con ningún agente con el objetivo de espiar los teléfonos de los ciudadanos o censurar sus llamadas”, expresó.
El producto Pegasus de NSO permite a los operadores invadir sigilosamente el dispositivo móvil de un objetivo, dándoles acceso a contactos, mensajes e historial de movimiento.
5 צפייה בגלריה
Director ejecutivo de NSO, Shalev Hulio.
Director ejecutivo de NSO, Shalev Hulio.
Director ejecutivo de NSO, Shalev Hulio.
(Avital Peleg)
La compañía dice que Pegasus se vende solo a gobiernos extranjeros previa aprobación del Ministerio de Defensa de Israel como una herramienta para atrapar criminales y terroristas. Si bien señala que cuenta con medidas de seguridad para evitar abusos, también ha reconocido que no puede controlar a quién monitorean sus clientes y que no tiene acceso a la información que se recopila.
“Si bien no hemos visto el informe mencionado en su consulta, y sin confirmar o negar clientes específicos, la postura firme de NSO sobre estos temas es que el uso de herramientas cibernéticas para monitorear a disidentes, activistas y periodistas es un mal uso grave de cualquier tecnología y va en contra del uso deseado de herramientas tan críticas”, expresó la compañía.
NSO no identifica a sus clientes. Pero la compañía dice que ha dado de baja a siete de sus clientes por usar la tecnología de forma abusiva. Según los informes, en esta lista estarían países como Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y México.
5 צפייה בגלריה
Se cree que el periodista saudita asesinado Jamal Khashoggi fue rastreado por un dispositivo infiltrado con el software de NSO Group.
Se cree que el periodista saudita asesinado Jamal Khashoggi fue rastreado por un dispositivo infiltrado con el software de NSO Group.
Se cree que el periodista saudita asesinado Jamal Khashoggi fue rastreado por un dispositivo infiltrado con el software de NSO Group.
(AP)
Sin embargo, grupos de derechos humanos e investigadores externos han dicho que las garantías de la empresa son insuficientes. Dicen que los clientes han abusado de Pegasus para vigilar a periodistas, activistas de derechos humanos y disidentes políticos desde México hasta Arabia Saudita y Cisjordania. El año pasado, Estados Unidos incluyó a la empresa en la lista negra, diciendo que sus herramientas se habían utilizado para “llevar a cabo una represión transnacional”.
Los críticos también han acusado a Israel de una supervisión laxa sobre la industria de la vigilancia digital. A fines del año pasado, Israel dijo que estaba reforzando su supervisión de las exportaciones cibernéticas.
5 צפייה בגלריה
Sede de NSO Group en Herzliya.
Sede de NSO Group en Herzliya.
Sede de NSO Group en Herzliya.
(Orel Cohen)
El informe del martes, sin embargo, afirma que el caso, junto con los anteriores, “equivale a una acusación indiscutible contra NSO Group y su propiedad, por su incapacidad o falta de voluntad para implementar incluso las salvaguardias más básicas de respeto de los derechos humanos”.
Jordania es una monarquía ampliamente vista como la voz de la moderación en el turbulento Medio Oriente, lo que la convierte en un aliado estratégico de Occidente. Pero el rey Abdullah II ha puesto límites a la cantidad de disidencia pública que está dispuesto a tolerar y su gobierno ha sido acusado de corrupción y abusos contra los derechos humanos.
Hace un año acusó a su medio hermano, el ex príncipe heredero Hamzah, de estar involucrado en un “complot malicioso” y lo puso bajo arresto domiciliario. En una declaración en video en ese momento, Hamzah negó las acusaciones y dijo que estaba siendo castigado por hablar en contra de la corrupción oficial.
Hamzah, a quien se ha visto en público solo una vez desde entonces, renunció esta semana a su título real en aparente protesta por la forma en que se dirige el país. Escribió que se vio impulsado a tomar la decisión porque sus convicciones no pueden reconciliarse con los “enfoques, políticas y métodos actuales de nuestras instituciones”.
La Corte Real no hizo comentarios.
Comentarios 0