Esmail Ghaani.
Esmail Ghaani.
AP
Esmail Ghaani.

Con Esmail Ghaani, la continuidad en la Fuerza Quds parece garantizada

El nuevo jefe de la organización encargada de las operaciones exteriores fue descripto por el ayatolá Jamenei como "uno de los comandantes más condecorados" de la Guardia Revolucionaria.

Fabien Zamora (AFP) |
Published: 13.01.20 , 17:42
Esmai Ghaani, el nuevo jefe de la fuerza Quds que reemplaza al general Qasem Soleimani, ha realizado parte de su carrera como miembro de la Guardia Revolucionaria, y todo parece que con su nombramiento la continuidad está asegurada.
"Tras el martirio del glorioso general Qasem Soleimani, nombro al brigadier general Esmail Ghaani comandante de la Fuerza Quds" de la Guardia Revolucionaria, declaró el ayatolá Alí Jamenei el viernes pasado.
Ghaani era hasta ahora el segundo de la organización militar, encargada de las operaciones exteriores de Irán. El ayatolá Jamenei lo describió como "uno de los comandantes más condecorados" de la Guardia Revolucionaria.
Esmail GhaaniEsmail Ghaani
Esmail Ghaani.
Originario de la provincia de Jorasán, en el noreste del país, Esmail Ghaani habría nacido en 1957.
Según datos del investigador Ali Alfoneh en una nota del Arab Gulf States Institute de Washington, Ghaani se unió a la Guardia Revolucionaria poco después de la instauración de la República Islámica en 1979. Su carrera lo llevó al Kurdistán iraní para combatir a los separatistas kurdos, y participó en los combates de la guerra entre Irán e Irak, durante la que se hizo amigo de Soleimani.
"Somos hermanos en armas y es la guerra la que nos ha hecho amigos", afirmó en una entrevista en 2015, citada por Alfoneh.
En 1987 fue nombrado al frente de Ansar, un cuerpo que opera en Afganistán y Pakistán, lo que marcaría su entrada en la Fuerza Quds, encargada de las operaciones exteriores.
"Cuando Soleimani fue designado al frente de la Fuerza Quds, entre el 10 de septiembre 1997 y el 21 de marzo de 1998, probablemente designó a Ghaani como adjunto", explica Alfoneh, antes de agregar que el jefe se encargaría del frente occidental (Siria, Irak, Yemen, Líbano...) mientras que el adjunto lo haría del frente oriental.
En "la parte oriental, Irán hizo diplomacia pero no la guerra", señala Thomas Flichy de La Neuville, profesor de historia de las civilizaciones orientales en Rennes School of Business e investigador asociado en Oxford.
Mientras "Soleimani emerge rápidamente como un jefe carismático (...) Ghaani parece acantonado en labores cotidianas administrativas y burocráticas", según Alfoneh.
Mantener la herencia
Es una de las diferencias clave, según los investigadores: "Ghaani no tiene el carisma de Soleimani, ni su comprensión del Levante", señala Annalisa Perteghella, investigadora del instituto italiano ISPI.
"Soleimani era carismático, con gran poder de persuasión, gran poder psicológico; era un poco Murat en Rusia (mariscal del imperio napoleónico cuyas acciones en el campo de batalla fueron a menudo decisivas). Cuando había una situación difícil, se envíaba a Murat con tres caballeros y con su fuerza de persuasión llegaba a magnetizar a las tropas" y dar un vuelco a la situación, explica Flichy de La Neuville.
Esmail Ghaani. Esmail Ghaani.
Cuando Soleimani quedó al frente de la Fuerza Quds probablemente designó a Ghaani como adjunto.
(AP)
No obstante, reemplazarlo no es imposible. Soleimani "es completamente reemplazable (...) Irán está organizado para administrar sus operaciones independientemente de la persona", estima François Heisbourg, experto de la Fundación para la Investigación Estratégica (FRS).
El perfil de Ghaani parece predestinado a perpetuar la herencia de su predecesor, en particular porque las "órdenes de la Fuerza Quds siguen siendo las mismas que bajo la dirección del mártir Soleimani", según el guía supremo.
"A corto y medio plazo, será el continuismo", según Perteghella, quien estima que "podría haber cambios a largo plazo, pero seguimos en territorio desconocido".
Comentarios 0