Una bandera de Hezbolá ondea cerca de la frontera entre Israel y el Líbano.

El Líbano paga los platos rotos por los ilógicos juegos de poder de Hezbollah

Opinión. El grupo terrorista debe mostrarle a su patrocinador, Irán, que todavía es relevante, y eso significa mantener vivo el conflicto con Israel; Después de todo, los grupos islamistas radicales siempre han optado por invertir en poder militar por encima del bienestar de su pueblo.

Ben-Dror Yemini |
Published: 01.08.20 , 15:27
La frontera norte de Israel ha estado en silencio durante casi una década y media desde el final de la Segunda Guerra del Líbano, en 2006. Es uno de los conflictos más criticados en la historia de Israel y, sin embargo, ha proporcionado calma en el frente norte.
El intento de infiltración del lunes pasado por una célula de Hezbollah terminó sin víctimas, al igual que un incidente anterior en septiembre del año pasado. Quizás éstas son las reglas del juego que plantean Hezbollah e Israel, pero aun así no hay duda de que la frontera con el Líbano, ciertamente –en comparación con principios de la década de 2000–, está muy tranquila.
Una bandera de Hezbolá ondea cerca de la frontera entre Israel y el Líbano. Una bandera de Hezbolá ondea cerca de la frontera entre Israel y el Líbano.
Una bandera de Hezbolá ondea cerca de la frontera entre Israel y el Líbano.
(Reuters)
Sin embargo, hay un motivo de preocupación. Desde el final de los combates en 2006 hasta el día de hoy, Hezbollah se ha armado con enormes cantidades de misiles y cohetes. Según las estimaciones, hay 130,000 misiles destinados a objetivos en todo Israel.
Con o sin los esfuerzos de Hezbollah para convertir muchos de estos misiles en armas de precisión –que Israel, supuestamente, ha estado trabajando duro para frustrar–, y con o sin más sistemas de armas, este arsenal representa de igual modo una amenaza real para la seguridad de Israel.
Es lógico argumentar que el Líbano no necesita ni desea una confrontación adicional con Israel, lo que causaría la destrucción de su infraestructura o, como han advertido algunos en Israel, hundir al país en la Edad Media.
Pero el país ha sido tomado como rehén por Hezbollah. Está completamente bajo el control del grupo terrorista, y la lógica puede no ser un factor determinante para lo que viene después.
Una manifestación antigubernamental en Beirut. Una manifestación antigubernamental en Beirut.
Una manifestación antigubernamental en Beirut.
(EPA)
El Líbano se encuentra en medio de la peor crisis financiera de su historia. Según los informes, la inflación alcanzó el 56%, convirtiéndola en un estado fallido similar a Venezuela o Zimbabwe.
Las cifras de desempleo han aumentado del 6,5 al ​​30% y la mitad del país vive por debajo del umbral de la pobreza, el 30 por ciento en condiciones inhumanas. El pueblo libanés pasa hambre y aumentan las protestas públicas contra el gobierno y los bancos.
Es seguro asumir que Israel no ocupa un lugar destacado en la mente de la mayoría de la población del país. Lo mismo aplica para el benefactor de Hezbollah, Irán, que también sufre una crisis económica y cuya población no puede entender por qué tienen que pasar hambre mientras sus líderes optan por financiar organizaciones como Hezbollah.
Pero en el Líbano, la política resulta un poco más complicada.
Los musulmanes chiítas son el sector más fuerte y mejor organizado de la población, y no sólo por su poderío militar. Están mejor posicionados para responder a las dificultades económicas a través de organizaciones benéficas y programas de extensión comunitaria que brindan ayuda a sus electores en dificultades.
Las organizaciones islamistas radicales tienen una motivación interna que es ventajosa en momentos de escasez financiera, ya que han predicado que la necesidad de sacrificio triunfa sobre la necesidad de existir con comodidad.
El líder radical de Hamas, radicado en Gaza, Ismail Haniyeh, reveló a principios de esta semana que Estados Unidos había ofrecido u$d 15.000.000 para reconstruir el enclave sitiado si el grupo terrorista se desarmaba.
El líder de Hamas Ismail Haniyeh, a la derecha, con el jefe de la Jihad Islámica Ziyad al-Nakhalah. El líder de Hamas Ismail Haniyeh, a la derecha, con el jefe de la Jihad Islámica Ziyad al-Nakhalah.
El líder de Hamas Ismail Haniyeh, a la derecha, con el jefe de la Jihad Islámica Ziyad al-Nakhalah.
(Reuters)
La respuesta no fue una sorpresa. Hamas ha rechazado ofertas similares en el pasado, por lo que no podía haber expectativas de que Haniyeh respondiera a la oferta de manera diferente.
Al igual que Hamas, Irán y Hezbollah prefieren mantener viva la "lucha" por una existencia más próspera para su pueblo, como lo ha demostrado su gran inversión en armamento.
Hezbollah señaló que el incidente del lunes no fue la venganza prometida por la muerte de su militante operativo en Siria, la semana pasada, durante un ataque aéreo atribuido a Israel.
El líder del grupo, Hassan Nasrallah, es conocido por su jactancia, pero en materia de venganza ha cumplido su palabra.
Entonces, incluso si nosotros, como occidentales, pensamos que no hay lógica en una nueva escalada de hostilidades, el clérigo chiíta marcha al ritmo de su propio tambor. Después de años de luchar junto al régimen sirio en la brutal guerra civil de ese país, Hezbollah ahora debe mostrarle a Irán que todavía es relevante, y eso sólo se puede lograr manteniendo vivo el conflicto con Israel.
Funeral de un militante de Hezbolá presuntamente asesinado por Israel en Siria en agosto de 2019. Funeral de un militante de Hezbolá presuntamente asesinado por Israel en Siria en agosto de 2019.
Funeral de un militante de Hezbolá presuntamente asesinado por Israel en Siria en agosto de 2019.
(AFP)
Debemos esperar que no se avecine una guerra, ya que las únicas guerras exitosas son las que se evitan. Pero estamos viviendo en una región que se rige por diferentes reglas a las de la lógica.
El Líbano ha rechazado la ayuda internacional porque puede afectar el poder de Hezbollah en el país. Hamas prefiere más armas que grandes inversiones en el bienestar de su gente, e Irán prefiere desviar fondos a su programa nuclear y sus poderes sobre sus propios civiles.
Comentarios 0