Sara Netanyahu se enfureció con el capitán de la aeronave
Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel, junto a su esposa Sara.
Ynet
Inéditas reacciones de Netanyahu sobre las problemáticas de género en Israel.

¿Qué piensa Netanyahu sobre los abusos sexuales?

Opinión. Una curiosa declaración del primer ministro sugiere que el tema no le importa, ni siquiera para sacar un rédito político en plena campaña electoral.

Hilla Erel Shemesh - Adaptado por Tom Wichter |
Published: 02.03.21 , 18:44
En una reciente entrevista con el canal 13 de Israel el primer ministro Benjamín Netanyahu recibió una última pregunta del periodista Udi Segal: “¿Qué opina del movimiento de mujeres MeToo que surgió en los últimos años?” Entre gestos incómodos, respondió: “¿Qué puedo decir? Es algo natural, ocurre”.
El diálogo despertó una sospecha burlona de que Netanyahu no entendía la pregunta ni su objetivo. ¿Por qué perdió la oportunidad de expresar una condena total por el acoso sexual y la violencia contra las mujeres? ¿Cómo no aprovechó ese regalo que se le presentó? La semana pasada Aviv Kochavi, jefe de Estado Mayor de las FDI, supo sacarle rédito al tema en un discurso en el que condenó enérgicamente los casos de abusos dentro del ejército.
2 צפייה בגלריה
Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel.
Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel.
Inéditas reacciones de Netanyahu sobre las problemáticas de género en Israel.
(Emil Selman)
¿Qué hubiera podido decir? Que el movimiento MeToo es importante y conmociona al mundo. O que Israel todavía tiene un largo camino por recorrer en el tema, y que él personalmente se ocupará de ayudar en la medida de lo posible para la prevención y tratamiento del acoso sexual, y para la reducción de las brechas entre hombres y mujeres. O que, según él, los valores del Estado de Israel establecen altos estándares de moral que lo guiarán en esta problemática.
Pero no hizo nada de esto. En el mejor de los casos estamos ante un primer ministro que no tiene una postura tomada sobre el tema. Y, en el peor de los casos, no le importa. ¿Pero cómo puede ser que la tropa de publicistas y consultores que lo rodean no lo advierta? ¿Acaso para ellos la cuestión tampoco está en la agenda? ¿Cuándo se escuchó una condena de Netanyahu sobre el fenómeno de los abusos sexuales? ¿Sobre el aumento de casos en todos los espacios, incluyendo las fuerzas de seguridad?
Es imposible no preguntarse si esta reacción de Netanyahu se suma a un asombroso mensaje que emitió en noviembre, en un acto con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, cuando afirmó: “Las mujeres no son animales a las que se puede golpear… Inclusive hoy hay consideración por los animales, tienen derechos. Pero las mujeres son animales, los niños son animales, todos somos animales”.
2 צפייה בגלריה
Mujeres israelíes en una protesta, este año, contra la violencia de género.
Mujeres israelíes en una protesta, este año, contra la violencia de género.
Marcha de mujeres en Israel.
(AFP)
Tal vez se pueda asociar esta reacción a la respuesta hacia la ministra Meirav Cohen, que le preguntó si consideraba lógico que no hubiera mujeres en el gabinete. “Cuando conduzco de noche y freno ante la luz roja del semáforo, no siempre creo que tenga lógica, pero así es la cosa”.
Estos episodios dejan claro que, como mínimo, a Netanyahu realmente no le interesa el tema. En un mundo moderno el primer ministro debería emitir una respuesta aplastante, aprovechar la oportunidad y pronunciar un discurso frente a la gran cantidad de ciudadanos que lo observan. Pero el rostro sorprendido, y más en un profesional como él, es una señal de alerta. Porque, como en la vida, todo comienza desde arriba.

Comentarios 0