Ben Dror Yemini
Ben-Dror Yemini.
Ynet
Manifestantes en contra del gobierno tras haber sido golpeados por supuestos seguidores de Netanyahu el martes a la noche en Tel Aviv.

Netanyahu, usted debe detener la violencia en las calles

Opinión. Un pequeño grupo de violentos puede poner en peligro la democracia. Estos matones te admiran, creen que están cumpliendo con tus deseos, mientras tú y tu hijo difunden mentiras acerca de unos manifestantes en ejercicio de sus derechos.

Ben-Dror Yemini - Adaptado por Adrián Olstein |
Published: 29.07.20 , 09:57
Estimado primer ministro:
En las últimas semanas me convertí en un ciudadano asustado del Estado de Israel. A lo largo de los años sostuve en repetidas ocasiones que la democracia es más fuerte que aquellos que intentan lastimarla. Escribí sobre lo que consideré como sus grandes logros, incluso sin haberlo votado. Justifiqué incluso algunos de sus esfuerzos por aprobar leyes para eludir los tribunales y afirmé que no debía ser juzgado por soborno, fraude y abuso de confianza mientras estuviera en el cargo.
Manifestantes en contra del gobierno tras haber sido golpeados por supuestos seguidores de Netanyahu el martes a la noche en Tel Aviv. Manifestantes en contra del gobierno tras haber sido golpeados por supuestos seguidores de Netanyahu el martes a la noche en Tel Aviv.
Manifestantes en contra del gobierno tras haber sido golpeados por supuestos seguidores de Netanyahu el martes a la noche en Tel Aviv.
Pero ahora las cosas cambiaron de forma drástica. Ningún partido político tiene el monopolio de la verdad. Su partido tuvo algunos logros destacables en la lucha contra su enjuiciamiento, pero también tuvo puntos bajos. Lo mismo puede decirse de los que ahora se manifiestan en su contra.
Pero esto ya no es una simple diferencia de opiniones. Usted ya no está interesado en argumentos. Usted es el problema, señor Netanyahu, porque sólo se interesa por usted mismo.
Primer ministro, Benjamín Netanyahu. Primer ministro, Benjamín Netanyahu.
Primer ministro, Benjamín Netanyahu.
(Oficina de Prensa de Israel)
No se necesita mucho para destruir la democracia. No se necesitan grandes multitudes ni turbas iracundas que promuevan la anarquía y prendan fuego parlamentos. Todo lo que se necesita es un pequeño grupo de violentos que lo admire a usted, su líder, mientras usted guarda silencio y ellos cometen delitos en su nombre.
Este pequeño grupo de matones se hizo presente en la escena pública. El primer cuchillo fue desenfundado y ya se produjo la primera puñalada. Los manifestantes fueron víctimas del gas pimienta arrojado por sus seguidores mientras cantaban a favor de Yigal Amir, el judío extremista de derecha que asesinó al primer ministro Yitzhak Rabin.
Un supuesto seguidor de Netanyahu ataca a un manifestante. Un supuesto seguidor de Netanyahu ataca a un manifestante.
Un supuesto seguidor de Netanyahu ataca a un manifestante.
(Asaf Sapir)
Pero a diferencia de los días previos a ese terrible asesinato, hoy no se puede alegar desconocimiento sobre la situación. Usted no puede decir que no estaba al tanto de la violencia. Estas legiones de violentos no necesitan de una orden para accionar. Saben lo que usted quiere porque escuchan la retórica proveniente de su campo político. Usted es el instigador.
Las mentiras históricas que alguna vez fueron el eje central del antisemitismo se convirtieron ahora en su principal arsenal. Los manifestantes no están propagando la enfermedad, como su hijo afirma de manera insistente en las redes sociales. Y usted, en lugar de silenciar esas mentiras viles, se hace eco de ellas.
Miembros del grupo de extrema derecha “La familia” se manifiestan en apoyo a Netanyahu. Miembros del grupo de extrema derecha “La familia” se manifiestan en apoyo a Netanyahu.
Miembros del grupo de extrema derecha “La familia” se manifiestan en apoyo a Netanyahu.
También reclutó a su lacayo, el ministro de Seguridad Pública, Amir Ohana, que intentó obligar a la policía a prohibir las manifestaciones. Dios sabe que estuve de acuerdo con algunas de las afirmaciones del ministro de que los tribunales, en algunas ocasiones, se excedieron de su autoridad. Pero ahora ya sobrepasó todos los límites en su campaña por destruir el poder judicial para protegerlo.
Usted silencia incluso a los que están de su lado cuando cuestionan sus decisiones. La legisladora del Likud, Yifat Shasha-Biton, que presidía el comité de coronavirus de la Knesset, fue destituida simplemente por ejercer la supervisión parlamentaria. Independientemente de si las acciones que tomó Shasha-Biton eran o no correctas, se trata de una señal acerca de su actitud para con su propio partido. Es solo cuestión de tiempo antes de que los mismos matones u otros activistas de extrema derecha la persigan a ella también.
Presidenta removida del comité parlamentario de coronavirus, Yifat Shasha-Biton. Presidenta removida del comité parlamentario de coronavirus, Yifat Shasha-Biton.
La presidenta removida del comité parlamentario de coronavirus, Yifat Shasha-Biton.
(Prensa de la Knesset)
La mayoría de los votantes del Likud, incluso aquellos considerados como su “base”, no son una manada ciega. Muchos miembros de la derecha comienzan a tomar distancia de sus opiniones. Algunos incluso hablaron en su contra. El problema radica en una minoría pequeña y muy peligrosa. Una minoría que quiere amedrentar y silenciar a los críticos y no dudará en arrastrarnos a una guerra civil.
Solo usted puede evitar que caigamos por esta pendiente. Solo usted puede poner fin a esto. Y si mantiene usted la mínima preocupación por los intereses nacionales, debería hacerlo de inmediato.
La decisión es suya: tome la correcta.
Comentarios 0