Miles de personas reunidas, sin distanciamiento social, en el funeral del rabino Meshulam Dovid Soloveitchik en Jerusalem.
Miles de personas reunidas, sin distanciamiento social, en el funeral del rabino Meshulam Dovid Soloveitchik en Jerusalem.
Raffi Rodnik
Protesta ultraortodoxa contra las restricciones del coronavirus en Bnei Brak.

La grieta entre ultraortodoxos y seculares en Israel se encuentra en un punto de no retorno

Análisis. Las tensiones sólo podrán calmarse si los líderes abandonan los intereses personales y sectoriales en bien del país.

The Media Line - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 19.02.21 , 15:54
La relación entre la población haredi (ultraortodoxa) de Israel y el resto de los ciudadanos judíos del país se encuentra en un punto de ruptura como resultado de la pandemia de coronavirus.
"No ha habido nada como esto en los últimos 50 años, tal vez incluso más", señaló ante The Media Line el profesor Benjamin Brown, de la Universidad Hebrea de Jerusalem y el Instituto de Democracia de Israel, experto en judaísmo ortodoxo y haredí.
6 צפייה בגלריה
Protesta ultraortodoxa contra las restricciones del coronavirus en Bnei Brak.
Protesta ultraortodoxa contra las restricciones del coronavirus en Bnei Brak.
Protesta ultraortodoxa contra las restricciones del coronavirus en Bnei Brak.
(Yair Sagie)
El doctor Dan Ben-David, director de la Institución Shoresh de Investigación Socioeconómica y economista de la Universidad de Tel Aviv, está de acuerdo. “No creo que hayamos estado antes en un punto muerto como lo estamos hoy”, opinó.
Muchos de los líderes ultraortodoxos de Israel y sus seguidores han burlado las restricciones de coronavirus del Ministerio de Salud, incluidas las órdenes de cierre, ya que Israel enfrenta la mayor crisis de salud y una de las peores situaciones económicas de su historia.
La semana pasada, miles de ultraortodoxos asistieron al funeral de uno de sus líderes, el rabino Meshulam Dovid Soloveitchik.
6 צפייה בגלריה
Miles de personas reunidas, sin distanciamiento social, en el funeral del rabino Meshulam Dovid Soloveitchik en Jerusalem.
Miles de personas reunidas, sin distanciamiento social, en el funeral del rabino Meshulam Dovid Soloveitchik en Jerusalem.
Miles de personas reunidas, sin distanciamiento social, en el funeral del rabino Meshulam Dovid Soloveitchik en Jerusalem.
( Raffi Rodnik )
“La mayoría son buenas personas, pero su liderazgo los está conduciendo por el desagüe”, dijo Ben-David.
El 8 de enero, cuando Israel entró en una fase más estricta de tercer bloqueo y escuelas cerradas, algunas yeshivás y otras instituciones para niños dirigidas por ultraortodoxos se negaron a cerrar, y las autoridades dudaban en hacer cumplir las reglas.
“Su cinismo es incomparable hasta cierto punto. Insisten regularmente en evitar que sus hijos reciban una educación del plan de estudios básico [estudios seculares básicos], y no sólo durante la pandemia; pero parte del problema es que, básicamente, quieren poder lavarles el cerebro a sus hijos para que todo lo que digan sea válido y lo que venga del exterior no”, añadió Ben-David.
6 צפייה בגלריה
Apertura de instituciones educativas en la ciudad ultraortodoxa de Modi'in Illit en desafío a las restricciones sanitarias.
Apertura de instituciones educativas en la ciudad ultraortodoxa de Modi'in Illit en desafío a las restricciones sanitarias.
Apertura de instituciones educativas en la ciudad ultraortodoxa de Modi'in Illit en desafío a las restricciones sanitarias.
(Shmulik Davipur )
“No les enseñan ciencia, por lo que no entienden cómo funcionan los virus”, agregó. “No entienden las matemáticas, por lo que no entienden qué es una función exponencial. Cuando se duplica o triplica cada vez que el número de personas infectadas por cada persona, hace que muchos de ellos mueran y muchos de ellos se enfermen, y junto con ellos el resto de nosotros", agregó el especialista.
“Están derrumbando todo un sistema de atención médica y una economía simplemente violando astutamente todas las normas y regulaciones”, continuó Ben-David.
Estos comportamientos sólo han exacerbado las tensiones en su relación existente con otros judíos israelíes, que durante mucho tiempo han sentido que los haredí dan a la sociedad israelí mucho menos que lo que reciben.
6 צפייה בגלריה
Hombres ultraortodoxos bloquean la carretera en Bnei Brak en protesta contra las restricciones del COVID-19
Hombres ultraortodoxos bloquean la carretera en Bnei Brak en protesta contra las restricciones del COVID-19
Hombres ultraortodoxos bloquean la carretera en Bnei Brak en protesta contra las restricciones del COVID-19
(Ynet)
Mientras que aproximadamente tres cuartas partes de las mujeres ultraortodoxas trabajan fuera de casa, los hombres principalmente estudian en yeshivot. Con un promedio de un poco más de siete hijos por familia, muchos todavía no pueden llegar a fin de mes y dependen del sistema de bienestar de Israel. Además, el estudio religioso a tiempo completo proporciona a la mayoría de los hombres haredíes una exención del servicio militar que es obligatorio para otros judíos israelíes.
“La gente siente ... que disfruta de los frutos del trabajador israelí y también perturba la salud pública ... Simplemente no les importa un comino lo que dice el gobierno y lo hacen de una manera burlona y desdeñosa y realmente irrita a quienes no son ultraortodoxos" señaló Brown.
“Es ridículo. Tal vez si la policía hubiera hecho cumplir las reglas en estos vecindarios religiosos no estaríamos en nuestro tercer encierro ”, comentó Ari Klein, un jerosolimitano secular, a The Media Line. “No siguen ninguno de los protocolos de salud. Las tiendas de sus vecindarios tienen grandes ofertas en artículos para bebés, pero no iré porque no vale la pena correr el riesgo", agregó.
Miriam, madre ulltraortodoxa de ocho hijos, que se negó a dar su apellido, también ha experimentado esta fricción. Secretaria en una oficina del área de Jerusalem, siente que está en el lado receptor de la ira de la población judía en general.
6 צפייה בגלריה
Cierre en un barrio ultraortodoxo de Jerusalem.
Cierre en un barrio ultraortodoxo de Jerusalem.
Cierre en un barrio ultraortodoxo de Jerusalem.
(AFP)
“Estaba esperando en el vestíbulo con una mujer y su hijo por el ascensor. Cuando llegó, entré y sostuve la puerta para que no se cerrara”, contó a The Media Line. “La señora hizo un gesto para que siguiera adelante y dijo que tomaría el siguiente. La escuché decirle a su hijo que no había forma de que ella lo dejara viajar en un ascensor con [una persona haredí] porque no quería que se enfermara ”.
“Estaba muy enojada porque llevo una máscara. Mi familia sigue las reglas. Todos los que conozco hacen lo mismo”, agregó Miriam.
Brown cree que las tensiones entre los ultraortodoxos y todos los demás se reducirán una vez que la pandemia termine. “La gente dirigirá sus energías mucho más a recuperar su trabajo y su vida normal en lugar de pelear por cómo te comportaste en el pasado”, señaló.
Sin embargo, Ben-David dice que será necesario un cambio político para que mejoren los lazos entre los dos grupos. “Si los líderes anteponen a todo el país por encima de los intereses personales y sectoriales, entonces creo que tienen la capacidad de calmar las cosas y llevarnos por un camino sostenible”, opinó. "La gente ha comenzado a darse cuenta de que tenemos básicamente una insurrección de personas que se niegan a obedecer la ley israelí, desde lo que mandamos en las escuelas hasta la atención médica y todo lo que tenemos por delante, todo lo que hacemos", agregó.
6 צפייה בגלריה
Agentes de policía arrestan a un hombre ultraortodoxo durante una protesta contra las restricciones del COVID-19 en Bnei Brak.
Agentes de policía arrestan a un hombre ultraortodoxo durante una protesta contra las restricciones del COVID-19 en Bnei Brak.
Agentes de policía arrestan a un hombre ultraortodoxo durante una protesta contra las restricciones del COVID-19 en Bnei Brak.
(Alex Kolomoisky )
"Si las cosas ya son difíciles cuando los haredí son sólo el 7 u 8% de los adultos, ¿qué pasará cuando sus hijos, que ya son una quinta parte de los niños en Israel, crezcan?", se preguntó Ben-David. "¿Quién va a poder aprobar leyes y hacer algo en la Knesset entonces, y mucho menos en dos generaciones cuando, según la Oficina Central de Estadísticas, serán la mitad de los niños en Israel?".
Ben-David dice que las tensiones entre los haredí y el resto de Israel sólo han llamado la atención sobre problemas sistémicos más profundos que enfrenta Israel, incluido un sistema de atención médica "disfuncional" y un sistema educativo que se encuentra entre los peores en los países desarrollados. mundo.
“No son sólo los haredí los que están recibiendo una educación pésima”, consideró. “Necesitamos líderes serios en un momento serio para tomar un control serio de este país y ponernos de nuevo en un camino que sea sostenible y que tenga futuro”, agregó Ben-David. “Israel tiene una historia de cuando estamos de espaldas a la pared para actuar juntos. Nuestra espalda está casi contra la pared ahora ".
“Hemos visto el futuro y no nos gusta. Es hora de hacer algo al respecto mientras podamos ”, culminó.
Comentarios 0