Jacob Flavinsky y Nitza Kasir
Jacob Flavinsky y Nitza Kasir
Las sanciones por no reclutarse deben dejarse de lado y centrarse en el camino hacia las soluciones

Hablemos sobre el fin del modelo de "ejército popular"

Opinión: los fundamentos establecidos luego de la fundación del Estado por David Ben-Gurion, según los cuales el modelo del ejército popular está destinado a formar un crisol que crea una identidad colectiva israelí, ha perdido relevancia en los últimos años.

Jacob Flavinsky y Nitza Kasir - Adaptado por Michelle Dreifus |
Published: 21.02.20 , 13:35
El comité profesional designado por el jefe de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) Aviv Kochavi, para verificar la distorsión de los datos de reclutamiento de jaredim en el ejército, ha reconocido que la estrategia actual para reclutarlos necesita un replanteamiento. La sociedad israelí tiene uno de sus principales conflictos en las relaciones entre la religión y el Estado.
Durante años, las FDI han estado hablando de soldados excedentes. En los últimos tiempos, los meses de servicio se han reducido, y muchos señalan la falta de motivación. Esta realidad plantea dudas sobre los beneficios sociales y económicos, así como acerca de la necesidad de reclutamiento obligatorio en general.
En cuanto a la edad de reclutamiento para la población ultraortodoxa, muchos quieren centrarse en los estudios de la Torá, pero también hay algunos que ya están comenzando a establecer sus familias, y que desean integrarse al mercado laboral. A su vez, aquellos que desean desarrollarse en una profesión deberían evitarlo y posponer sus estudios para una edad más avanzada, lo que no siempre es posible ya que, como se mencionó, la mayoría de ellos ya están casados y tienen familias.
Ultraortodoxos jaredimUltraortodoxos jaredim
Las sanciones por no reclutarse deben dejarse de lado y centrarse en el camino hacia las soluciones
(Moti Kimhi)
Deberíamos ser realistas: la ley de reclutamiento es un desencadenante importante del conflicto en Israel entre la población ultraortodoxa y la población en general, y es una de las principales causas de la dificultad para establecer un nuevo gobierno. Como se ha dicho, también representa un retraso a los hombres que tienen la necesidad de ingresar en el mercado laboral. Además, es difícil para los militares adaptarse a las necesidades del estilo de vida ultraortodoxo, al tiempo que deben considerar las necesidades de la población en general. Y lo más importante: no hay una forma realista de movilizar a decenas de miles de personas sin su consentimiento.
El modelo de ejército popular, que subyace en el principio del reclutamiento obligatorio universal y equitativo, se ha deteriorado con los años. Según los datos publicados, aproximadamente un tercio de los jóvenes destinados al reclutamiento no lo harán en el próximo año. Una explicación parcial radica en la inclusión de los ultraortodoxos en el recuento, pero ésa no es la única razón.
La disminución en la tasa de reclutamiento también es el resultado de una disminución en la motivación en la sociedad en general, y se refleja, por ejemplo, en la disminución de la tasa de reclutamiento en comunidades no ultraortodoxas. También ha disminuido la proporción de solicitantes para alistarse en unidades de combate.
Educación UltraortodoxosEducación Ultraortodoxos
A la edad de reclutamiento, muchos ultraortodoxos ya están casados y tienen hijos
(Ynet)
La proporción de beneficiarios exentos crea tensiones y enojo en detrimento del odio, el daño a la cohesión social del Estado de Israel, y las implicancias para la capacidad de unión nacional del Estado. Por un lado, parte de la población se ve obligada a servir, casi sin paga. Por otro lado, otros sectores de la población están exentos. El sentimiento de la población general, de desigualdad, también contribuye a una disminución en la motivación para el servicio.
En este contexto, y dados los cambios demográficos esperados en los que la sociedad ultraortodoxa constituirá aproximadamente un tercio de la población en los próximos 45 años, es importante examinar las implicancias de mantener el modelo del "ejército del pueblo". La implementación de este modelo en la realidad actual tiene el costo de la polarización social.
Sumado a todo esto, el hecho de que el ejército sea una barrera para la integración de los jaredim en el empleo y la economía, el modelo de reclutamiento actual tiene implicancias negativas para la situación económica de la sociedad ultraortodoxa y empobrecida, en el crecimiento económico, en el alcance de los impuestos y pagos, y en la capacidad del Estado para proporcionar servicios y ayudar a los necesitados. La sociedad israelí debe decidir si el reclutamiento obligatorio justifica el precio correspondiente.
Los fundamentos establecidos luego de la fundación del Estado por David Ben-Gurion, según los cuales el modelo del ejército popular está destinado, entre otras cosas, a formar un crisol que crea una identidad colectiva israelí, ha perdido relevancia en los últimos años. El viejo concepto de crisol ahora está siendo reemplazado por un enfoque en el cual el tejido social está formado por tribus con diferentes características e identidades, que juntas forman el mosaico humano del Estado de Israel.
El orden temporal y la necesidad en la realidad requieren un replanteamiento de la estructura deseada para el reclutamiento a las FDI. Las sanciones por no reclutarse deben dejarse de lado y centrarse en el camino hacia las soluciones.
Comentarios 0