Una boda ultraortodoxa en el asentamiento de Modi'in Illit en Cisjordania celebrada en violación de las órdenes de salud pública.
Una boda ultraortodoxa en el asentamiento de Modi'in Illit en Cisjordania celebrada en violación de las órdenes de salud pública.
Itamar Kirshbaum
Netanyahu, según la caricatura de Guy Morad.

Netanyahu: aprobado con las vacunas, reprobado por la pandemia

Opinión: En 71 días, los israelíes acudirán a las urnas y deberán decidir a quién quieren como líder: un showman llamativo y un tramposo político o un líder sensato cuyas decisiones y gobernanza hacen que aquello sea irrelevante.

Amichai Attali - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 11.01.21 , 19:05
Israel tiene vacunas gracias al primer ministro Benjamin Netanyahu, los que es ciertamente excelente, pero es probable que no las hubiéramos necesitado si no fuera por él.
El primer ministro, por supuesto, no trajo la pandemia a Israel, pero seguramente sí fracasó en su manejo.
Netanyahu, según la caricatura de Guy Morad. Netanyahu, según la caricatura de Guy Morad.
Netanyahu, según la caricatura de Guy Morad.
(Guy Morad)
Entonces Netanyahu hizo lo que Netanyahu siempre hace: sacó un conejo de la galera y ahora Israel es el líder mundial en vacunación. Pero la pregunta sigue siendo: ¿es el éxito de la campaña de vacunación un logro de los vestigios del socialismo que son las organizaciones de mantenimiento de la salud de Israel o no hubiéramos visto las vacunas durante otros dos años si no fuera por Netanyahu?
Este debate es simplemente otro aspecto en el laberinto interminable que rodea al primer ministro de Israel, convirtiendo cada tema en este país en un tema pro o anti-Bibi.
Se suponía que Israel, siendo esencialmente una isla en lo que respecta a sus fronteras, ayudaría al país a lidiar con la pandemia.
Tenemos un control total sobre quién entra y quién sale, a diferencia de países como Alemania, Francia o España, donde la frontera es un mero concepto en el mejor de los casos.
Israel tiene sólo un aeropuerto internacional, que podría haber cerrado y reabierto en consecuencia, haciendo pruebas y cuarentena para todos los retornados o llegadas del extranjero.
Israelíes esperan para abordar un vuelo a Dubai en el aeropuerto Ben Gurion. Israelíes esperan para abordar un vuelo a Dubai en el aeropuerto Ben Gurion.
Israelíes esperan para abordar un vuelo a Dubai en el aeropuerto Ben Gurion.
(Moti Kimchi )
Netanyahu no hizo nada para aprovechar esta ventaja. En sus discursos, compara a Israel con Italia o Suecia, pero debería haber mirado a países con características mucho más similares como Taiwán (828 casos en total y siete muertes) o Nueva Zelanda (2.222 casos en total y 25 muertes).
Pero dado que los ultraortodoxos aparentemente son el último sector leal a él, nunca se atrevería a decir una palabra sobre las violaciones flagrantes y constantes de los protocolos de salud pública en sus comunidades.
Tampoco puede hacer nada con el alarde de órdenes en el sector árabe.
A pesar de todo esto, nadie puede negar su éxito en lograr acuerdos con Pfizer y Moderna y la posterior entrega rápida de grandes envíos de sus vacunas. Esta dicotomía es la esencia del carácter de Netanyahu. Por un lado, es un gran estadista y estratega, pero por otro lado, no está construido para el gobierno diario de un país tan agotador como Israel.
Una boda ultraortodoxa en el asentamiento de Modi'in Illit en Cisjordania celebrada en violación de las órdenes de salud pública. Una boda ultraortodoxa en el asentamiento de Modi'in Illit en Cisjordania celebrada en violación de las órdenes de salud pública.
Una boda ultraortodoxa en el asentamiento de Modi'in Illit en Cisjordania celebrada en violación de las órdenes de salud pública.
(Itamar Kirshbaum )
Netanyahu es un mago cuando se trata de anuncios llamativos, pero cuando se trata de dirigir esta nación de manera eficiente, dada su situación política y legal que lo obliga a luchar con uñas y dientes por su supervivencia, simplemente no puede hacerlo.
En 71 días, los israelíes van a las urnas por cuarta vez en dos años y podrían finalmente liberarnos de este laberinto sin fin.
¿Quieren los israelíes un showman que pueda afrontar el desafío cuando las cosas están mal o quieren un líder más discreto que pueda dirigir el Estado lo suficientemente bien como para que evitemos toda esta ostentación?
Comentarios 0