Desinfección de la entrada del hospital Ichilov en Tel Aviv durante la pandemia.
Desinfección de la entrada del hospital Ichilov en Tel Aviv durante la pandemia.
Getty Images
Médicos con un paciente con COVID-19 en el Hospital Ichilov en Tel Aviv.

La cruda verdad del coronavirus

Opinión. La guerra contra el contagio es real, y si queremos superarla debemos mirar más allá de nuestras propias narices y dejar de lanzar acusaciones irresponsables y conspiraciones sin sentido, porque la estupidez nos está matando.

Binyamin Tobias - Adaptado por Maura Silva |
Published: 26.09.20 , 17:06
Recientemente fui tratado en una sala de coronavirus en el Hospital Ichilov en Tel Aviv. Y fue un test de realidad.
Me ingresaron en el hospital para someterme a un procedimiento médico y, como aparentemente tenía fiebre, las dedicadas enfermeras que estaban en la entrada del edificio decidieron no correr riesgos innecesarios.
Por lo tanto, me convertí en un invitado de honor en la sala de emergencias del hospital. Me hice un ovillo en una cama de hospital, esperando a que llegaran los resultados de mi prueba, absorbiendo con terror la pesadilla en escena que me rodeaba.
Médicos con un paciente con COVID-19 en el Hospital Ichilov en Tel Aviv. Médicos con un paciente con COVID-19 en el Hospital Ichilov en Tel Aviv.
Médicos con un paciente con COVID-19 en el Hospital Ichilov en Tel Aviv.
(Zlila Helman)
Ahorraré la gran cantidad de imágenes y sonidos que me obsesionaron durante mi estadía. La tos intensa, los gemidos de dolor, los gorgoteos y las maldiciones verbales que se lanzaban libremente.
Sin embargo, tuve dificultades para olvidar las incesantes llamadas de las enfermeras.
“Tenemos otro en camino”, escuché gritar a una enfermera en la entrada. Y luego vino la respuesta: "Otro más no, estamos llenos. Ya me trajiste 10 casos confirmados".
Estos gritos casi fueron ahogados por los incesantes gritos del intercomunicador: "¡Personal de la sala de descargas! ¡Personal de la sala de descargas! ¡Se necesitan refuerzos inmediatos de otros departamentos! ¡Personal de la sala de descargas!".
Ya he visto otras salas de emergencia en mi vida, y he escuchado anuncios a todo volumen por los altavoces, pero nunca con esta frecuencia y manera.
Me recordó a las escenas de hospital en películas de guerra.
Joven con barbijoJoven con barbijo
Joven con barbijo.
(Engin Akyurt)
Habiendo vivido esta experiencia, les digo a aquellos a quienes les gusta soltar tanta sabiduría diciendo cosas como: "esto es un cierre político" o "no tiene sentido usar una máscara" o "el contagio se está extendiendo debido a los ultraortodoxos", que eso es una estupidez.
Hay una guerra allá afuera y algunas personas simplemente han perdido la cabeza.
Tal vez se deba al odio hacia el gobierno que nos llevó a esta situación, tal vez se deba al dolor de perder el sustento, tal vez simplemente se deba a la indulgencia y la incapacidad de renunciar a los gimnasios, viajes al extranjero, restaurantes, bodas o sinagogas.
El CEO de Ichilov, el profesor Ronni Gamzu, actualmente en comisión de servicio como zar nacional del coronavirus, acompaña al ministro de Salud, Yuli Edelstein, en un recorrido por el hospital. El CEO de Ichilov, el profesor Ronni Gamzu, actualmente en comisión de servicio como zar nacional del coronavirus, acompaña al ministro de Salud, Yuli Edelstein, en un recorrido por el hospital.
El CEO de Ichilov, el profesor Ronni Gamzu, actualmente director nacional del Proyecto Coronavirus, acompaña al ministro de Salud, Yuli Edelstein, en un recorrido por el hospital.
( Hospital Ichilov)
No importa la razón, se está produciendo una locura colectiva que está tomando lugar. Algunos de nosotros hemos perdido la capacidad de mirar los números del Ministerio de Salud y ver la diferencia entre los datos fácticos y las noticias falsas, entre el consenso médico y las teorías marginales.
Desinfección de la entrada del hospital Ichilov en Tel Aviv durante la pandemia. Desinfección de la entrada del hospital Ichilov en Tel Aviv durante la pandemia.
Desinfección de la entrada del hospital Ichilov en Tel Aviv durante la pandemia.
(Getty Images)
Algunos de nosotros hemos perdido la capacidad de mirar más allá de nuestras propias narices y ver lo que realmente está sucediendo en los hospitales de nuestro país.
Apostaría a que muchos no han leído ningún artículo con información profunda sobre contagios, negándose a informarse sobre cómo otros países fallaron o fueron derribados por esta pandemia.
Tal vez se deba a la pereza, tal vez se deba a la incapacidad de admitir que estaban equivocados, quién sabe.
Todos tenemos el privilegio de ser estúpidos de vez en cuando, sólo que esta vez la estupidez nos está matando.
Comentarios 0