Tamir Pardo, exjefe del Mossad.
Tamir Pardo, exjefe del Mossad.
Shaul Golan
Tamir Pardo, exjefe del Mossad.

Israel no tiene una estrategia de defensa

Opinión. Aunque su poder y capacidades no tienen igual en la región, Israel continúa percibiéndose a sí mismo como un judío de un gueto en la diáspora. El resultado es una conducta política y de defensa basada en la miopía y en una lectura fallida de la situación general. El exjefe del Mossad pide que finalmente se adopte una superestrategia de defensa.

*Tamir Pardo - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 01.03.21 , 09:56
Durante años, el Estado de Israel ha estado operando sin una supremacía para la defensa nacional, y esto no se trata sólo de formular una política con el gobierno de Biden sobre la cuestión nuclear iraní, en la que la posición de “Israel” en nombre del primer ministro se presentó antes de que se convocara al gabinete de defensa para debatir el asunto. Basta mencionar la aprobación para que terceros suministren sistemas de armas estratégicas a países de la región (submarinos avanzados a Egipto o F-35 a Emiratos), una declaración de la anexión de partes de territorios de Judea y Samaria (y la suspensión de esa anexión), una decisión de suministrar vacunas contra el coronavirus a una extraña lista de países y la decisión de demorar la entrega de vacunas a los palestinos, aunque el virus no se detiene en los puestos de control en los cruces hacia Israel.
Todas estas decisiones se tomaron de forma aislada de su contexto amplio y de una forma que es inconsistente con su importancia para la seguridad de Israel. Este enfoque podría haber sido justificado en otro contexto, en los primeros días de la creación del Estado de Israel. En aquellos días, los líderes israelíes se basaban en dos supuestos: el primero era la sensación de que a raíz del Holocausto el mundo nos debía, y el segundo que éramos una isla solitaria rodeada de enemigos.
3 צפייה בגלריה
Tamir Pardo, exjefe del Mossad.
Tamir Pardo, exjefe del Mossad.
Tamir Pardo, exjefe del Mossad.
(Shaul Golan)
Otra característica de los primeros días del Estado estaba en la herencia del gueto judío en la diáspora, es decir, como de alguien que no era dueño de su destino hasta que llegó la salvación.
Han pasado décadas y el mundo está dirigido por una generación que no se deja llevar por la culpa de sus padres. E Israel, una potencia regional independiente y poderosa, ha estado en paz durante 40 años con Egipto, 25 años con Jordania y ahora también se alcanzaron acuerdos de normalización en varios niveles con Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Sudán y Marruecos. Todo esto se suma a las relaciones con otros países de la región, que son menos visibles pero no menos significativas para la seguridad de Israel.
Esta realidad requiere un ajuste de conducta en el contexto actual y una estrategia que refleje una percepción global del área que se adapte a las circunstancias cambiantes. Solo de esta manera se puede garantizar que las decisiones en un aspecto no socaven otro interés nacional, y solo de esta manera se pueden formular movimientos tácticos.
No hay mejor ilustración de los riesgos inherentes al enfoque de improvisación actual que las dos principales amenazas a las que se enfrenta Israel: el deslizamiento constante hacia la realidad de un país entre Jordania y el mar y el problema iraní.
3 צפייה בגלריה
Firma de los Acuerdos de Abraham en la Casa Blanca, en septiembre de 2020.
Firma de los Acuerdos de Abraham en la Casa Blanca, en septiembre de 2020.
Firma de los Acuerdos de Abraham en la Casa Blanca, en septiembre de 2020.
(AFP)
En el primer contexto, desde 1967, con la excepción de algunos casos (como la iniciativa de Ehud Barak de convocar la cumbre de Camp David o las deliberaciones Olmert-Mahmoud Abbas), todos los gobiernos escaparon a la decisión más importante para el futuro de Israel: integrar a millones de palestinos o separarse de ellos. Algunos se excusarán en la falta de voluntad para tomar la difícil decisión por la falta de un socio adecuado para negociar, lo que, justificado o no, significa abandonar nuestro futuro por la calidad del liderazgo del otro lado.
Esta declaración relacionada con la impotencia para tomar una decisión independiente como la anexión ​​(destructiva, en mi opinión) o la separación civil mientras se continúa con el control de seguridad hasta que se encuentre un socio aceptable para negociar, ha resultado durante más de 50 años en un deslizamiento constante hacia la realidad de un Estado binacional. Esto está tomando forma sin que se requiera que las autoridades analicen sus implicaciones para la seguridad de Israel, su economía, su estatus internacional o la estabilidad de las relaciones de paz con sus vecinos.
Los defensores de este enfoque se han subido al tren de los nuevos acuerdos de normalización, como si confirmaran la afirmación de que se puede ignorar a millones de palestinos en Judea, Samaria y la Franja de Gaza. Es como si estos acuerdos anularan toda la gama de amenazas inherentes al avance progresivo de la anexión sobre el futuro y la identidad de Israel como el hogar nacional seguro y democrático del pueblo judío.
Incluso en el asunto iraní, la falta de un enfoque integral produce referencias divididas como si no hubiera conexión entre ellas. Las decisiones en un contexto preocupante se toman de forma aislada de su significado en otro contexto preocupante. Por lo tanto, la aventura iraní a lo largo de la frontera norte se lleva a cabo de cuatro formas: alejándose de abordar el principal desafío: los esfuerzos de la República Islámica por armarse con armas nucleares y los medios para lanzarlas; desentiéndase de los beneficios que generaría para Israel los esfuerzos de Estados Unidos y sus aliados para impedir que los iraníes se armen; alejándose de la importancia de la alianza estratégica con Estados Unidos en nuestra ecuación de seguridad nacional, y desconectándose de las implicaciones de nuestras acciones relacionadas con el asunto palestino sobre la base de esta alianza.
3 צפייה בגלריה
Soldados de las FDI en el cruce de Gush Etzion en Cisjordania.
Soldados de las FDI en el cruce de Gush Etzion en Cisjordania.
Soldados de las FDI en el cruce de Gush Etzion, en Cisjordania.
(FDI)
Es hora de poner fin a esta conducta, es hora de formular una superestrategia de seguridad y, como parte de ella, de iniciar acciones que reflejen una ponderación de las limitaciones, capacidades y oportunidades. Se puede esperar que un enfoque tan responsable e informado produzca uno diferente de la administración Biden sobre el problema nuclear iraní, similar al formulado por un extenso grupo de expertos del "Movimiento de Comandantes para la Seguridad de Israel".
Este equipo recomendó al gobierno apoyar la vía diplomática antes de examinar alternativas; apoyar el regreso de Irán al cumplimiento de todas sus obligaciones en virtud del acuerdo nuclear original y los compromisos complementarios relacionados con las resoluciones del Consejo de Seguridad, y condicionar la flexibilización de las sanciones al pleno cumplimiento de estos compromisos. Y una vez que esto se logre, se deben llevar a cabo negociaciones para un acuerdo que solucione los problemas que había en el original con el fin de conversar sobre dos temas que aún no se han discutido: desarrollo de armas nucleares y la violencia alrededor de nuestras fronteras.
Como parte de tal enfoque, también se puede esperar que una iniciativa israelí independiente deje de navegar hacia la realidad de un Estado binacional y comience a navegar en la dirección opuesta, hasta que maduren las condiciones para un acuerdo de dos Estados.
Con 73 años y con capacidades incomparables en nuestra región en la mayoría de las áreas, incluida la defensa, es apropiado que el Estado de Israel se comporte de una manera que refleje esta madurez y fortalezas, asuma la responsabilidad de su futuro, tome medidas que diseñen la realidad. Todo debe hacerse teniendo en cuenta las condiciones, las oportunidades y los riesgos que existen. Ha llegado el momento de formular una estrategia de defensa nacional.
*Tamir Pardo, exjefe del Mossad, es miembro de la junta de “Comandantes para la Seguridad de Israel”.
Comentarios 0