Los líderes de Yehs Atid, Yair Lapid, y Yamina, Naftali Bennett.
Los líderes de Yehs Atid, Yair Lapid, y Yamina, Naftali Bennett.
EPA
Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel durante cuatro mandatos, tres de ellos consecutivos.

Nunca se puede descartar a Netanyahu

Opinión. El veterano maestro de la negociación política está empezando a quedarse sin resto y las últimas supuestas conversaciones para convertirlo en "presidente Netanyahu" sólo ilustran aún más su bajo estado, pero ¿pueden realmente sus rivales formar gobierno?

Nadav Eyal - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 05.04.21 , 18:11
Benjamín Netanyahu ha reinado como primer ministro de Israel durante más de una década, gobernando sin oposición durante la mayoría de esos años, es decir, hasta esta semana.
Al entrar en el Tribunal de Distrito de Jerusalem, el lunes por la mañana, se convirtió en un hombre cuyo destino político dependía del capricho de los demás.
3 צפייה בגלריה
Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel durante cuatro mandatos, tres de ellos consecutivos.
Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel durante cuatro mandatos, tres de ellos consecutivos.
Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel durante cuatro mandatos, tres de ellos consecutivos.
(GPO)
¿Podrá salvarse, volver a las elecciones y ganar? Probablemente. Pero el viejo maestro de engaños y trucos políticos está empezando a quedarse sin ideas, y el hechizo también se está desvaneciendo.
El inicio de las supuestas conversaciones en los pasillos del poder sobre las posibilidades de que Netanyahu se convierta en presidente no fue más que la prueba de cuán baja ha llegado la situación para él.
Este es un esquema peligroso y descabellado que esencialmente cambiaría por completo el gobierno constitucional de Israel para permitir que un presidente Netanyahu, inmune al enjuiciamiento, maneje los asuntos de Estado, pero no como primer ministro. Los aliados de Netanyahu convertidos en rivales, Naftali Bennett y Gideon Saar, jamás le echarían una mano.
Si bien no se debe descartar a Netanyahu, siendo uno de los líderes más resistentes del mundo occidental, su estado político actual es realmente malo.
No solo su bloque de derecha, incluido Yamina de Bennett, no tiene mayoría en la Knesset, sino que ahora su última esperanza, que en la actualidad parece estar prácticamente muerta, es convencer al islamista Raam de que una sus fuerzas con el partido religioso sionista de extrema derecha de Bezalel Smotrich e Itamar Ben-Gvir.
3 צפייה בגלריה
Mansour Abbas, líder de Raam.
Mansour Abbas, líder de Raam.
Mansour Abbas, líder de Raam. Una de las esperanzas de Netanyahu es que lo apoye y una fuerzas con el partido religioso de extrema derecha.
(Ido Erez)
Su competencia, Yair Lapid, de Yesh Atid, prácticamente tenía una ruta abierta hasta la línea de meta: o hay un gobierno sin Netanyahu y liderado por Bennett, o vamos a las quintas elecciones desde abril de 2019. "Las elecciones no van a suceder", dijo un alto funcionario de Yamina para tranquilizarlo.
En los últimos días, el líder de Yamina se ha acercado cada vez más a lo que hace apenas unos meses parecía pura ciencia ficción: un gobierno formado por los partidos Laborista y Meretz, de izquierda, y el partidos de derecha, pro-colono, Yamina.
A medida que esta coalición se acerque más a su realización, con la reunión de los seguidores de Lapid y Bennett el domingo para diagramar un esquema, Netanyahu realmente tendrá que comenzar a tomar algunas decisiones difíciles.
Por ejemplo, tal vez sea preferible dejar que otro miembro parlamentario del Likud, de alto rango, como el ministro de Finanzas, Israel Katz, se convierta en primer ministro, y luego, con la ayuda de una legislación especial que permita que un miembro de la Knesset sea acusado, se convierta en un alto ministro en un gobierno de plena derecha mientras espera y espera la oportunidad de regresar al poder.
3 צפייה בגלריה
Los líderes de Yehs Atid, Yair Lapid, y Yamina, Naftali Bennett.
Los líderes de Yehs Atid, Yair Lapid, y Yamina, Naftali Bennett.
Los líderes de Yehs Atid, Yair Lapid, y Yamina, Naftali Bennett.
(EPA)
Esta es la hora de las maquinaciones delicadas y cuidadosas. Es más que probable que Lapid le dijera a Bennett que si quiere estar a la cabeza de un gobierno de cambio, tiene que tomar una postura.
Por ahora, nadie puede estar completamente seguro de que Yamina no sólo tomará sus siete asientos y se los entregará a Netanyahu de todos modos.
Bennett, cuyo partido decidió recomendar a su propio líder para el cargo de primer ministro, probablemente respondió que esto lo convertiría en persona no grata de la derecha.
¿Cómo puedo asegurarme de que se formará un gobierno así ?, se dijo probablemente, y habría agregado: ¿cómo me aseguro de no perderlo todo?
A partir de ahora, a pesar de las súplicas públicas de Lapid , es dudoso que tal fusión pueda realmente ocurrir.
Hay áreas importantes de responsabilidad que resolver: legislación, religión y estado, y una gran cantidad de otros temas candentes, junto con los comités y roles de la Knesset.
Lo más importante de todo es que este gobierno tendría que hacer cosas y no depender de lemas de campaña vacíos como "arreglaremos la economía".
En su forma actual, el "bloque por el cambio" no tiene más nominaciones para primer ministro que Netanyahu de todos modos.
El actual primer ministro no debería ser descartado, ya que las informaciones acerca de su desaparición política podrían haber sido apresurados y exagerados.
Comentarios 0