¿Hamás suspenderá los ataques con globos incendiarios?
Los globos explosivos que lanzó Hamás durante enero y febrero
Ynet
Gaza recibe una ayuda que Israel nunca había brindado desde que el enclave es gobernado por Hamás

La extorsión de Hamás a Israel

Análisis. Egipto aumentó el impuesto al gas, y los líderes terroristas de Gaza decidieron atacar el sur israelí para forzar una tregua. Una historia que comenzó hace un mes y terminó con un gran desembolso de recursos desde Jerusalem.

Elior Levy |
Published: 19.02.20 , 15:01
Todo comenzó hace un mes. Un día, sin previo aviso, Egipto decidió aumentar drásticamente el impuesto al gas licuado que provee a la Franja de Gaza a través del cruce Rafiah. Además, se subió el impuesto a los neumáticos importados de Egipto y se agregó una tasa a todos los palestinos que querían salir de Gaza a través de ese paso fronterizo. El golpe fue muy duro y doloroso para Hamás, pero no sorpresivo. Días antes, el líder de la organización terrorista, Ismail Haniya, incumplió la promesa realizada a los miembros de la inteligencia egipcia y voló a Teherán para participar del funeral del comandante de la Fuerza Quds iraní, Qassem Soleimani, eliminado por Estados Unidos en Irak. Los precios del gas se dispararon, la importación se detuvo casi por completo, la compra de neumáticos a Egipto se suspendió porque no era económicamente viable, y sólo la clase acomodada de Gaza podía salir de la Franja a través del cruce Rafiah debido al aumento de tasas en la frontera. Hamás se sintió acorralado, por lo que comenzó a hacer lo que suele hacer cada vez que se siente encerrado: atacar a Israel.
Hamas GazaHamas Gaza
Gaza recibe una ayuda que Israel nunca había brindado desde que el enclave es gobernado por Hamás
(Ynet)
Las opciones de las que disponía la organización terrorista eran varias, pero eligió incrementar los ataques con globos explosivos y permitir que se lancen algunos cohetes contra Israel. La lógica era clara: generar un enfrentamiento medido con Israel hasta que El Cairo y Jerusalem entendieran que no podían continuar con sus políticas. Además, el liderazgo de Hamás contaba con que Israel no implementaría una represalia significativa en Gaza antes de las elecciones. La política de desgaste logró sus objetivos. Pocos días pasaron hasta que Egipto volvió a ingresar gas barato a Gaza, e Israel también se apresuró a enviar gas a la Franja para evitar una crisis que derivara en una escalada de violencia. Según datos del coordinador de Actividades Gubernamentales en los Territorios (CAGT), órgano israelí a cargo de transferir mercadería hacia Gaza, desde el 16 de enero, cuando comenzó la crisis de gas en la Franja y Hamás reanudó los ataques con globos explosivos, y hasta el 16 de febrero, Israel envió al enclave palestino 4.700 toneladas de gas. Ese número aumentó desde entonces. Además, Jerusalem continuó enviando a la Franja el dinero qatarí destinado a llevar alivio a Gaza. A fines de enero, el enviado de Qatar a la región transfirió 7 millones de dólares en efectivo al enclave palestino a través de Israel. Se estima que mañana el mismo enviado ingresará a Gaza para entregar el dinero correspondiente al mes de febrero. En total, Jerusalem permitió la transferencia de más de 10 millones de dólares, al mismo tiempo que continuaban cayendo globos explosivos en Israel.
Un militante de Hamas parado junto a un lanzador de misilesUn militante de Hamas parado junto a un lanzador de misiles
Los globos explosivos y misiles, un recurso terrorista y también extorsivo
(Ynet)
Los intentos de calmar a Hamas no se limitaron al gas y al efectivo. Israel también aprobó la introducción de neumáticos en la Franja de Gaza después de casi dos años, y autorizó la entrada de cemento, un producto durante mucho tiempo vedado por el temor a la construcción de túneles, pero que desde la construcción israelí de un muro subterráneo dejó de ser una preocupación. Pero Hamas exigió más alivio a cambio de tranquilidad en la frontera. Sólo dos días después de que instruyera a sus activistas cesar el ataque con globos explosivos, las autoridades israelíes anunciaron la ampliación de la zona de pesca hasta un máximo de 15 millas náuticas y aumentó los permisos de ingreso a comerciantes hasta 7.000, una cantidad que nunca se había otorgado desde que Hamás gobierna en Gaza. Así fue como tras cinco semanas de disparos de cohetes y cientos de globos explosivos, causados originalmente por una tensión entre Gaza y El Cairo, Hamas logró extorsionar a Israel para que brindara un alivio sin precedentes.

Comentarios 0