Merav Batito
Merav Batito
Ynet
El líder de Raam, Mansour Abbas, y Naftalí Bennett, líder del derechista Yamina.

Bennett y Abbas han roto una barrera

Opinión. El resultado de la reunión entre el jefe de Yamina, de derecha, y el líder del partido árabe Raam es intrascendente si se compara con el hecho de que rompe el muro que Netanyahu construyó entre árabes y judíos.

Merav Batito - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 30.04.21 , 06:51
Son miembros del mismo cuerpo legislativo, comen en la misma cafetería, votan por las mismas leyes y durante los últimos dos años y medio han obedecido las reglas de juego de larga data en el parlamento.
Uno es un empresario de alta tecnología y judío religioso de 49 años, de la ciudad central de Ra'anana, mientras que el otro es un dentista y religioso musulmán de 47 años, de la aldea árabe de Maghar, que también se desempeña como subjefe de la Rama Sur del Movimiento Islámico.
Ambos son legisladores que lideran partidos alineados de manera muy prominente con los extremos del espectro político. Y hasta el miércoles, aparentemente, los dos habían hecho todo lo posible para no sentarse nunca en la misma habitación.
2 צפייה בגלריה
El líder de Raam, Mansour Abbas, y Naftalí Bennett, líder del derechista Yamina.
El líder de Raam, Mansour Abbas, y Naftalí Bennett, líder del derechista Yamina.
El líder de Raam, Mansour Abbas, y Naftalí Bennett, líder del derechista Yamina.
(Ynet)
Sin embargo, por primera vez en sus respectivas carreras políticas, el líder de Yamina, Naftali Bennett, y el jefe de Raam, Mansour Abbas, rompieron una división ideológica que el primer ministro Benjamin Netanyahu ha orquestado entre judíos y árabes durante casi una década.
Aún es demasiado pronto para decir qué resultará de su reunión, mientras el escalón político del país se apresura a formar un gobierno.
Pero lo que podemos decir es que se ha roto una barrera en la sociedad israelí, ya que un líder acérrimo de derecha se ha reunido con un miembro de alto rango del escalón político árabe.
Ahora, un Netanyahu sobrecargado de problemas políticos y personales no tiene tiempo para reforzar este muro de privación de derechos que construyó entre árabes y judíos.
2 צפייה בגלריה
Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel.
Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel.
Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel.
(Reuters)
Los escépticos podrían decir con justicia que lo único que llevó a Bennett y Abbas a la misma habitación fue la ambición política. La declaración conjunta alegre y fuerte de camaradería que se publicó después también debe tomarse con un grano de sal.
Cosas como "buen ánimo" y "ambas partes interesadas en un gobierno" no son realmente los pilares de una coalición.
Si se agregan a esto las declaraciones anteriores de Bennett y el nuevo eslogan del religioso sionista "Abbas y Hamas", parece que ambos legisladores tienen un camino difícil por delante si desean seguir dentro de la camaradería.
En el camino, los esqueletos no tan viejos de Abbas probablemente se caerán, como su apoyo a la terapia de conversión gay patrocinada por el estado y la consagración de la poligamia en la ley.
La importancia de este improbable viaje no radica en la caída de Netanyahu o la formación de un gobierno, sino en su propia existencia, a pesar de todos los desafíos que se avecinan.
Comentarios 0