Protesta frente a la residencia del primer ministro, Benjamín Netanyahu en Jerusalem.
Protesta frente a la residencia del primer ministro, Benjamín Netanyahu, en Jerusalem.
Satview
Protesta contra Netanyahu en Jerusalem.

¿Por qué los sionistas religiosos se niegan a unirse a las protestas contra Netanyahu?

Opinión. Los sionistas religiosos aprendieron muy bien durante la retirada de Gaza en 2005 que las protestas no conducen a ninguna parte porque no representan a la mayoría, y la mayoría del público israelí está sentado en su casa y no se está manifestando frente a la casa del primer ministro.

Shai Alon (*) - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 05.08.20 , 09:12
En un artículo de opinión el lunes, el columnista de Yediot Ahronot, Ben Dror-Yemini, se preguntó por qué los religiosos sionistas no se han unido a las crecientes protestas contra el gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu.
Muchos expertos han preguntado qué significa la ausencia de este sector en las manifestaciones antigubernamentales.
De repente, el público acusado de avivar las tensiones religiosas se ha convertido en el sello moral de aprobación de estas protestas. Resulta que no se puede tener una buena protesta en Israel sin la participación del sionismo religioso.
Protesta contra Netanyahu en Jerusalem.Protesta contra Netanyahu en Jerusalem.
Protesta contra Netanyahu en Jerusalem.
(Yoav Dudkevich)
Entonces, ¿por qué los religiosos sionistas no acudieron a la calle Balfour, donde se encuentra la residencia del primer ministro, durante las últimas semanas? Porque en Israel no hay protestas que no tengan un trasfondo político.
Cuando se trata de protestas, la división política entre la derecha y la izquierda ha existido desde antes del establecimiento de Israel.
La Guerra de los Seis Días de 1967, que nos devolvió Cisjordania, solo enfatizó eso. El asesinato de Yitzhak Rabin eliminó cualquier posibilidad de que esto cambie. Incluso las protestas de justicia social de 2011, que realmente tocaron temas que afectaban a todos los hogares en Israel, no lograron superar esa división política.
Es una cuestión de perspectiva como dicen, y cuando se trata de política, no tienes nada que buscar en el extremo opuesto. No importa cuán insatisfechos estén los sionistas religiosos con Netanyahu, su desacuerdo con la izquierda será mayor.
La policía evacúa una sinagoga del asentamiento Kfar Darum durante la retirada de Gaza en 2005.La policía evacúa una sinagoga del asentamiento Kfar Darum durante la retirada de Gaza en 2005.
La policía evacúa una sinagoga del asentamiento Kfar Darum durante la retirada de Gaza en 2005.
(EPA)
El sionismo religioso se molesta cuando se levantan pancartas que piden el fin de la ocupación durante las protestas destinadas a abordar problemas financieros, y se enfurece cuando los símbolos del Estado se usan como lienzo para provocar y desafiar.
El sionismo religioso se enfada porque en 2005, cuando evacuaron los asentamientos israelíes durante la retirada de la Franja de Gaza, esperaba que el público saliera a las calles en masa para mostrar su desacuerdo, pero no lo hizo.
Algún día, Netanyahu dejará de ser el primer ministro de Israel, y la izquierda se aplaudirá a sí misma y dirá que las protestas fueron la razón por la que eso sucedió, aunque ocurra dentro de 1.000 años. Pero hasta entonces, exprimirán hasta la última gota de su posición.
En lo que respecta a los religiosos sionistas, esa es una buena razón para no salir a la calle.
Una mujer es retirada por la fuerza de su hogar en un asentamiento de la Franja de Gaza en 2005.Una mujer es retirada por la fuerza de su hogar en un asentamiento de la Franja de Gaza en 2005.
Una mujer es retirada por la fuerza de su hogar en un asentamiento de la Franja de Gaza en 2005.
(Avi Moalem)
En Israel sólo hay protestas políticas, pero no cambian nada, al menos ya no. La derecha aprendió esa lección durante la retirada de la Franja de Gaza, cuando una de las protestas políticas más grandes y críticas de la historia de Israel no dio frutos.
Las protestas en Balfour han sido desproporcionadas simplemente porque es Netanyahu, porque el desempleo es alto, por la agenda que los canales de televisión están tratando de impulsar y porque estamos enfermos y cansados ​​del coronavirus.
No importa si 2.000 o 20.000 personas asisten a estas protestas. Si visita la Oficina Central de Estadísticas, verá que Israel tiene una población de casi nueve millones de habitantes. Nueve millones menos 20.000 representaran la abrumadora mayoría de este país, cuya situación actual no es lo suficientemente mala como para obligarla a salir a la calle.
Si hay algo que los religiosos sionistas aprendieron en los últimos 15 años es cómo conectarse con el público israelí, y el público está sentado en su casa, sin manifestarse en la calle Balfour. Entonces, nos vemos después de la crisis del coronavirus.
*Shai Alon es el jefe del Consejo de Beit El.
Comentarios 0