Omer Dostri.
Omer Dostri.
Tropas de las FDI establecidas a lo largo de la frontera con Lìbano.

Hezbollah no le teme al ejército; se debe hacer algo

Opinión. A la organización terrorista no la disuaden las numerosas amenazas del gobierno y de los militares. Debido a que una confrontación es solo cuestión de tiempo, este puede ser el momento adecuado para llevar a cabo una acción limitada.

Omer Dostri - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 28.07.20 , 10:45
El incidente que tuvo lugar ayer (lunes) en la frontera con el Líbano, después de lo cual las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) anunciaron un frustrado intento de infiltración y ataque por parte de un escuadrón de Hezbollah, demuestra la excelente capacidad de defensa táctica ejército, como así también para estar preparados para responder adecuadamente ante cualquier escenario en la frontera y para recibir la inteligencia precisa en el terreno. De todos modos, y sin saber exactamente qué sucedió allí, parece que, en contraste con lo que sucede a nivel táctico militar, Israel ha cometido un error estratégico significativo.
Durante un tiempo, las partes parecían haber alcanzado un acuerdo no oficial en la frontera: mientras Israel opera en una campaña de entreguerras contra objetivos de Hezbollah en Siria, la organización no responde. Por otro lado, cuando Israel actuó para frustrar los intentos de llevar a cabo ataques terroristas contra el país desde el territorio sirio por parte de las células de Hezbollah y la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán, y asumió la responsabilidad, hubo una respuesta. Al mismo tiempo, existe otra ecuación fundamental creada desde el final de la Segunda Guerra del Líbano, según la cual Hezbollah responde a cada acción de Israel en el Líbano.
Archivo: tropas de las FDI establecidas a lo largo de la frontera con Lìbano. Archivo: tropas de las FDI establecidas a lo largo de la frontera con Lìbano.
Tropas de las FDI establecidas a lo largo de la frontera con Lìbano.
(David Rubinger/Imagen de archivo)
Tras el presunto ataque israelí con drones en Beirut en agosto de 2019, Hassan Nasrallah manifestó que se había producido un cambio en la ecuación y afirmó que su organización respondería desde el Líbano a cualquier ataque israelí contra posiciones de Hezbollah en Siria. Por lo tanto, la importancia del incidente de ayer es, por lo tanto, el intento de Hezbollah de cambiar realmente la ecuación entre Israel y la organización en Siria.
Sin embargo, a pesar aumentar el límite de la osadía ayer -en momentos que la organización se encuentra en una crisis económica muy severa (junto con el propio Estado libanés), con un apoyo significativamente más bajo que en el pasado, y después de perder alrededor de 2.000 de sus combatientes durante la guerra civil siria- Israel decidió conformarse con frustrar el ataque.
Esto indica el muy bajo poder de disuasión de Israel sobre Hezbollah. Ahora, no solo que el Estado judío decide no responder al incidente, sino que advierte y amenaza a la organización terrorista de que no vuelva a intentar atacar el país. ¿Cómo se supone que Hezbollah debe tomar estas amenazas, si las anteriores no se cumplieron?
Hassan NasrallahHassan Nasrallah
Hassan Nasrallah, líder de Hezbollah.
(AFP)
Dado que Israel no se atribuyó la eliminación del terrorista de Hezbollah en Siria, y para Jerusalem no sucedió nada, no debe tomarse la operación de la organización como una reacción, por lo que Israel debe responder. Las FDI deben lanzar una serie de ataques aéreos limitados y dirigidos contra los objetivos de Hezbollah. Los blancos pueden ser varios, algunos de los cuales se pueden clasificar como de bajo nivel (depósitos de municiones, bunkers y el cuartel general de comando y control), y es necesario encontrar un equilibrio entre la necesidad de llevar a cabo una agresiva respuesta israelí y evitar una reacción en cadana de Hezbollah que pueda llevar a una guerra.
La situación estratégica actual es una oportunidad sin precedentes para que Israel actúe en el Líbano y fortalezca la disuasión. Una operación limitada sería una sorpresa, una estratagema y un shock para Hezbollah, lo que puede reducir la posibilidad de una respuesta por su parte, sabiendo que esto podría conducir a una guerra en la que no está interesado.
Netanyahu GantzNetanyahu Gantz
El primer ministro, Benjamín Netanyahu, y el ministro de Defensa, Benny Gantz, después del incidente en la frontera.
(Ynet)
Las condiciones en la realidad actual son relativamente favorables, e Israel debe correr el riesgo. El coronavirus, que afecta a todo el mundo, hace que los países se centren en los asuntos internos. La mayoría de los niños de Israel están en casa de todos modos, muchos civiles trabajan desde sus hogares, el turismo no existe, y Washington tiene uno de los gobiernos que más ha apoyado a Israel, que seguramente respaldaría al Estado judío y le daría mucha libertad en este enfrentamiento.
En cualquier caso, una guerra con Hezbollah en el Líbano es solo cuestión de tiempo, y la organización se fortalece militarmente día a día. Puede ser el momento "correcto" ahora, incluso si se trata de una guerra defensiva.
Omer Dostri es investigador del Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalem.
Comentarios 0