La ciudad de Tel Aviv llegó al tope del ranking de las más caras.

Si Tel Aviv es más caro que San Francisco, ¿cuál ciudad será la Texas de Israel?

El debilitamiento del dólar y los aumentos de precios convirtieron a Tel Aviv en la ciudad más cara del mundo. ¿Podría eso significar el gran éxodo a la periferia de Israel?

Sophie Shulman y Lital Samet - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 02.12.21, 16:02
Por primera vez, Tel Aviv es la ciudad más cara del mundo según la calificación de costo de vida de la Unidad de Investigación de The Economist (EIU). La ciudad costera subió desde el quinto lugar en el ranking anterior, superando a París, que ahora es segunda. Según los autores del ranking, el ascenso de Tel Aviv a la cima se debe a un aumento en los precios, así como al fortalecimiento del shekel frente al dólar. Sin embargo, el nuevo estatus de la ciudad no se creó en el vacío. En los últimos tres años, la incesante recaudación de capital por parte de las empresas de tecnología –la mayoría de las cuales se centran en el corazón de Tel Aviv– ha llevado a la ciudad a nuevas alturas, lo que se puede notar por muchos signos: el número de edificios nuevos o remodelados que ocupan las empresas de alta tecnología, los niveles salariales de los empleados en el sector y, por supuesto, en el costo de vida.
1 צפייה בגלריה
La ciudad de Tel Aviv llegó al tope del ranking de las más caras.
La ciudad de Tel Aviv llegó al tope del ranking de las más caras.
La ciudad de Tel Aviv llegó al tope del ranking de las más caras.
(Shutterstock)
En estos días, Tel Aviv puede servir como un buen reemplazo para San Francisco, cuando se estudia la acumulación de riqueza y las disparidades sociales. Durante décadas, el Área de la Bahía, el núcleo de Silicon Valley, atrajo a los gigantes de la tecnología y se convirtió en una especie de estudio de caso extremo. En estos días, sin embargo, es suficiente caminar por las calles de Tel Aviv, donde los residentes mayores, así como los jóvenes que no trabajan en alta tecnología, desalojan apartamentos para aquellos cuyo salario inicial es el doble del promedio nacional.
En cada crisis también hay una oportunidad. Es posible que lo que está sucediendo ahora en Tel Aviv conduzca, a largo plazo, a una solución a un problema que ningún gobierno israelí ha podido solucionar: aumentar el desarrollo y la población en la periferia del país y reducir las brechas sociales. Si volvemos a considerar el ejemplo estadounidense, es posible que el aumento excesivo de precios en Tel Aviv empuje el ecosistema de alta tecnología a Beer Sheva o Galilea.
Los precios de alquiler en el área de la Bahía de San Francisco han caído un 27% en comparación con lo que ocurría antes de la pandemia, y la tasa de vacantes de oficinas ha saltado al 16,7%, un mínimo de una década en ocupación.
Después de todo, éste es el proceso que comenzó en los Estados Unidos durante la pandemia de coronavirus: dejar California a favor de Texas, que puede verse como una especie de American Beer Sheva. Es remoto, barato tanto en bienes raíces como en costo de vida, permite beneficios fiscales y tiene buenas instituciones de educación superior. En los últimos dos años, los precios de alquiler en el Área de la Bahía de San Francisco han caído un 27% en comparación con lo que ocurría antes de la pandemia, y la tasa de vacantes de oficinas ha saltado al 16,7%, un mínimo de una década en ocupación.
En el caso estadounidense, el COVID-19 empujó las fuerzas del mercado, pero Israel no debería esperar al próximo desastre. Debe actuar con medidas que fomenten la transición; por ejemplo, beneficios fiscales para aquellos que regresan a la periferia desde Tel Aviv.
Comentarios 0