Tropas de las FDI en las afueras de un asentamiento
Tropas de las FDI en las afueras de un asentamiento
EPA
Tropas de las FDI durante un entrenamiento

El servicio militar no debería ser una herramienta política

Opinión: hasta la Guerra de los Seis Días, el papel de las FDI era indudablemente proteger a los ciudadanos y las fronteras de Israel, pero desde ese momento, se ha convertido en un brazo militarista de una situación política y una fuente de división.

Amnon Abramowitz - Adaptado por Alejo Sanzo |
Published: 01.02.20 , 19:53
Un reciente informe reveló de que en la última década, uno de cada tres jóvenes judíos israelíes evadió el servicio militar, destaca la disminución de la motivación para unirse a las unidades de combate de las Fuerzas de Defensa de Israel y un aumento en el número de soldados que abandonan el servicio.
Estas son buenas noticias para los enemigos de Israel, específicamente, el líder del grupo terrorista Hezbollah respaldado por Irán, Hassan Nasrallah, quien comentó mucho antes de que se revelaran estas estadísticas que la sociedad israelí se debilitó por la preocupación por las vidas de sus soldados y civiles.

Tropas de las FDI durante un entrenamiento  Tropas de las FDI durante un entrenamiento
Tropas de las FDI durante un entrenamiento
(Shutterstock)
"Israel tiene un arma nuclear y la fuerza aérea más fuerte de la región, pero en verdad, es más débil que una telaraña", sostuvo el clérigo chiíta en una entrevista en el año 2000, refiriéndose a una "reverencia por la vida humana y la naturaleza hedonista de la sociedad israelí que la hace débil e incapaz de mantener la guerra y el derramamiento de sangre".
Los funcionarios de las FDI han estado reflexionando sobre una variedad de formas de lidiar con estos números, algunos sugiriendo más beneficios monetarios para los soldados de combate tras su baja honorable del servicio, mientras que otros sugieren mejores incentivos y preparación para los estudiantes de último año de secundaria antes de alistarse.
El Jefe de Gabinete de las FDI, Aviv Kochavi, saluda a los nuevos graduados El Jefe de Gabinete de las FDI, Aviv Kochavi, saluda a los nuevos graduados
El Jefe de Gabinete de las FDI, Aviv Kochavi, saluda a los nuevos graduados
(FDI)
De cualquier manera, este no es estrictamente el problema de las FDI, es una muestra de la sociedad israelí y de cómo ve el servicio obligatorio.
Para tomar prestado un término militar, esta es una batalla que se debe ganar en dos frentes separados: por un lado, por qué principios están matando a los israelíes y, por otro, hasta qué punto se les pide a los israelíes que financien a aquellos que eligen los estudios de la Torá en lugar del servicio militar.
La competencia militar requiere cohesión nacional. Hasta la Guerra de los Seis Días, el servicio militar era una opción obvia.
Pero desde la guerra de 1967, los israelíes ya no están obligados a defender a su país solos. Ahora deben ante todo defender el "Estado de Judea y Samaria".
El trabajo de las FDI ya no es defender a las comunidades civiles o las fronteras de Israel, el ejército ahora tiene la tarea de defender los asentamientos y puestos de avanzada, ya que los soldados no entrenan para la guerra o mantienen un estado de preparación.
Una fuerza militar que durante décadas se ha encargado de gobernar y vigilar a otras personas no puede mantener el nivel de preparación necesario para luchar en una guerra.
Hombres ultraortodoxos protestan por el arresto de un compañero que se negó a alistarse en el ejército Hombres ultraortodoxos protestan por el arresto de un compañero que se negó a alistarse en el ejército
Hombres ultraortodoxos protestan por el arresto de un compañero que se negó a alistarse en el ejército
(Policía de Israel)
Después de 50 años de control militar sobre los territorios, las FDI se habían convertido en una solución militarista a un problema político.
Los hombres ultraortodoxos que esquivan su obligación son un problema secundario. Su participación en la fuerza laboral es más importante que su participación en las fuerzas de combate.
Deben ser incentivados a trabajar y no pagar para evitar el servicio militar, deben recibir una educación adecuada en matemáticas, ciencias e inglés a pesar de las objeciones de sus rabinos.


Hace dos meses, en una manifestación en apoyo del primer ministro Benjamín Netanyahu, el orador Erez Tadmor, quien anteriormente se desempeñó como portavoz del Likud y redactor de discursos de Netanyahu y ahora es un candidato del Likud para la Knesset, afirmó que los izquierdistas ya no sirven en unidades de combate. Esto es, por supuesto, una tontería que proviene de un hombre cuyo servicio militar solo puede describirse como un esfuerzo criminal.
Fue declarado culpable de robo de armas y municiones, fue degradado y encerrado en una prisión militar.
El mayor número de jóvenes voluntarios para servir en unidades de combate todavía se encuentran en ciudades del centro de Israel con un perfil político de votantes de izquierda y centro.
En vísperas de las elecciones, hubo quienes intentaron vender a los israelíes el argumento de que la última década ha sido la mejor en los anales del país.
Se supone que la necesidad de un ejército fuerte y sólido atraviesa el espectro político y no existe para el beneficio personal de un hombre acusado de soborno, fraude y abuso de confianza.
Comentarios 0