Shelly Kamin-Friedman
Shelly Kamin-Friedman
Ynet
Palestinos en un cruce fronterizo cerca de Jerusalem.

Israel tiene el deber moral y la necesidad sanitaria de vacunar a los palestinos

Opinión. El COVID-19 no entiende de fronteras o identidades nacionales, y con ambas poblaciones mezclándose por trabajo o comercio, Jerusalem debe asegurarse de que los vecinos también accedan a la vacuna.

Shelly Kamin-Friedman - Adaptado por Juan Martín Fernández |
Published: 13.01.21 , 10:31
La campaña de vacunación de Israel y sus esfuerzos por asegurarles las dosis necesarias a los ancianos, así como a los refugiados y los trabajadores extranjeros, es admirable y merece el orgullo nacional. Pero entre este orgullo y nosotros están los palestinos, que también tienen grupos de riesgo y no pueden inmunizarse por cuenta propia.
Palestinos en un cruce fronterizo cerca de Jerusalem. Palestinos en un cruce fronterizo cerca de Jerusalem.
Palestinos en un cruce fronterizo cerca de Jerusalem.
(FDI)
La pandemia de coronavirus no conoce fronteras nacionales ni puntos de control militares. Las últimas semanas, los palestinos han visto un aumento masivo de infecciones y muertes: según la Organización Mundial de la Salud, hasta el domingo la Autoridad Palestina había registrado 120.125 casos y 1.302 muertes.
El sistema de salud de Ramallah está gravemente desorganizado y carece tanto de mano de obra como de recursos. Depende del apoyo de Israel y de organizaciones humanitarias extranjeras para seguir funcionando. Con la ayuda del programa Covax de las Naciones Unidas, que ayuda a los países de bajos ingresos con la adquisición de vacunas, la Autoridad Palestina podría, como máximo, vacunar al 20% de su población. Por eso, es hora de que Israel demuestre responsabilidad y ayude a los palestinos a inmunizarse.
Trabajador palestino se realiza test de COVID-19 al regresar de Israel. Trabajador palestino se realiza test de COVID-19 al regresar de Israel.
Trabajador palestino se realiza test de COVID-19 al regresar de Israel.
(EPA)
A pesar del hecho básico de que Jerusalem controla todos los puntos de entrada al territorio presidido por Mahmoud Abbas, lo que afecta su capacidad para recibir envíos, el Estado judío también limita a Ramallah a adquirir vacunas solo aprobadas por el Ministerio de Salud. Esta imposición evita que puedan negociar dosis más baratas, como las variantes de China o Rusia, y los obliga a pagar las más caras, fabricadas por Moderna y Pfizer (ambas de Estados Unidos).
Una trabajadora de la salud habla con una mujer árabe israelí antes de darle la vacuna contra el COVID-19. Una trabajadora de la salud habla con una mujer árabe israelí antes de darle la vacuna contra el COVID-19.
Una trabajadora de la salud habla con una mujer árabe israelí antes de darle la vacuna contra el COVID-19.
(AFP)
La solidaridad y la igualdad son los valores básicos de la salud pública en general y de las vacunas en particular. Y las dosis necesarias para inmunizarse son un producto público que todos merecen, independientemente de su origen o lugar de residencia. Es difícil imaginar cuán impactantes serían las imágenes de palestinos enfermando y muriendo de COVID-19 mientras todos los ciudadanos de Israel están vacunados, incluidos los grupos de bajo riesgo.
Jerusalem siempre ha mantenido firme su compromiso con la atención médica universal. De hecho, fue elogiado por su ayuda a las víctimas de desastres naturales en todo el mundo y, sobre todo, por el tratamiento de los damnificados de la Guerra Civil Siria en sus hospitales. Desde el inicio del conflicto en el país vecino, a pesar de que Siria es un Estado enemigo, cientos de sus ciudadanos que se acercaron a la frontera en búsqueda de ayuda fueron llevados a Israel para recibir un trato que no solo salvó vidas sino que mejoró su salud en general, ayudando con la rehabilitación e incluso con enfermedades crónicas.
Una sala de coronavirus en un hospital de campaña en la ciudad de Rafah, Gaza. Una sala de coronavirus en un hospital de campaña en la ciudad de Rafah, Gaza.
Una sala de coronavirus en un hospital de campaña en la ciudad de Rafah, Gaza.
(Ynet)
Si podemos asumir la responsabilidad de ayudar a los ciudadanos de un Estado enemigo, estamos doblemente obligados a hacer lo mismo por nuestros vecinos más próximos. Ayudar a los palestinos a cumplir con su derecho a un tratamiento vital es un esfuerzo humanitario que ayudará a lograr la "inmunidad comunitaria" que es esencial para proteger a quienes aún no se han vacunado, incluidos los niños y las personas con alergias graves.
El coronavirus no le pregunta a una persona de dónde es antes de infectarla y ciertamente no se detiene en los puntos de control militares. Los palestinos llegan a diario a Israel para trabajar y los israelíes viajan a Cisjordania para comprar, movimientos que unen el destino epidemiológico de ambos pueblos.
Comentarios 0