El primer ministro Benjamin Netanyahu en el Tribunal de Distrito de Jerusalem con sus abogados.
El primer ministro Benjamin Netanyahu en el Tribunal de Distrito de Jerusalem con sus abogados.
Amit Shabi
El primer ministro Benjamin Netanyahu en el Tribunal de Distrito de Jerusalem con sus abogados.

El coronavirus amplifica la desconfianza de los israelíes en las instituciones

Análisis. Una encuesta demuestra que los ciudadanos han perdido la fe en el gobierno. El ejército sigue siendo la institución que genera más empatía.

The Media Line - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 13.01.21 , 14:42
La confianza del público israelí en todas las instituciones públicas disminuyó abruptamente el año pasado, según el Índice de democracia israelí 2020: Confianza pública, solidaridad social y democracia en peligro.
“Uno puede ver un deterioro gradual en la confianza pública de las instituciones, especialmente las gubernamentales… El coronavirus solo reforzó y expandió esa amenaza”, señala Eytan Gilboa, profesor de ciencias políticas en la Universidad Bar-Ilan, sobre el informe del Instituto de Democracia de Israel.
“La percepción pública del fracaso del gobierno para lidiar con la crisis, la sensación de que muchas de las decisiones ... se tomaron por consideraciones políticas más que profesionales” fueron fundamentales para este deterioro, dice el especialista.
El primer ministro Benjamin Netanyahu en el Tribunal de Distrito de Jerusalem con sus abogados. El primer ministro Benjamin Netanyahu en el Tribunal de Distrito de Jerusalem con sus abogados.
El primer ministro Benjamin Netanyahu en el Tribunal de Distrito de Jerusalem con sus abogados.
(Amit Shabi )
La confianza de los judíos israelíes en el presidente del estado cayó del 63% en junio al 56% en octubre, a pesar de que el cargo es en gran parte protocolar.
La fe del mismo público en la Corte Suprema se redujo en 10 puntos porcentuales, del 52% en junio al 42% en octubre, y su confianza en la Knesset se redujo en 11 puntos porcentuales durante el mismo período, al 21%.
A fines de 2020, la confianza judía israelí en los medios era del 32%, en la policía del 41% y en los partidos políticos del 14%.
Como de costumbre, las FDI fueron la institución estatal más confiable, aunque la confianza en las fuerzas armadas cayó nueve puntos entre junio y octubre, "del 90% en 2019 al 81% en octubre de 2020, la cifra más baja desde 2008", según el informe.
Tropas de las FDI entregan alimentos en la ciudad de Bnei Brak, durante un cierre general por coronavirus. Tropas de las FDI entregan alimentos en la ciudad de Bnei Brak, durante un cierre general por coronavirus.
Tropas de las FDI entregan alimentos en la ciudad de Bnei Brak, durante un cierre general por coronavirus.
(Prensa FDI)
Gilboa dice que los públicos de otras democracias occidentales comparten un alto nivel de confianza en los militares. “Se confía en el ejército como la institución número uno, incluso en los Estados Unidos y algunas otras democracias, lo cual es bastante sorprendente cuando se piensa en los países liberales democráticos los militares no deberían estar en primer lugar ”, acota. "Otras instituciones deberían serlo", agregó.
La confianza de los árabes israelíes en las instituciones públicas también disminuyó significativamente, a pesar de que este grupo demográfico en general no tiene tanta fe en la efectividad de estas organizaciones como sus contrapartes judías. El treinta por ciento de los árabes israelíes expresaron su confianza en los partidos políticos en junio; ese nivel se redujo a la mitad en octubre, 14%.
Tamar Hermann, investigadora principal del Instituto de Democracia de Israel y profesora de ciencias políticas en la Universidad Abierta de Israel, atribuye la caída de la confianza al "último gobierno que no hizo un buen trabajo y a la falta de valores constitucionales que podrían cerrar la brecha entre la izquierda y la derecha en Israel".
“La confianza es la base sobre la que se basa el contrato social entre los gobiernos y sus ciudadanos. No tenemos tal estructura y, por lo tanto, la confianza se está erosionando ”, continúa Hermann.
Una sala de coronavirus en el Centro Médico Sheba, el hospital más grande de Israel. Una sala de coronavirus en el Centro Médico Sheba, el hospital más grande de Israel.
Una sala de coronavirus en el Centro Médico Sheba, el hospital más grande de Israel.
(AFP)
En octubre de 2020, el 57% de los israelíes creía que "el sistema democrático estaba en grave peligro". Gilboa cree que esto no es sorprendente, dado el constante debilitamiento de estos sistemas por parte del liderazgo político actual.
“Con años de ataques constantes a las instituciones gubernamentales, uno no debe extrañarse de que estos sean los resultados. Este es un gran desafío para la democracia de Israel. Israel no tiene una constitución y la democracia en sí es frágil debido a todo tipo de desafíos que se han vuelto más fuertes con la pandemia ”, señala.
“El factor clave aquí es [el primer ministro Benjamin] Netanyahu y sus enredos legales y su ataque a la aplicación de la ley” y todo el sistema ”, añade.
“También es el tipo de lenguaje que Netanyahu y su gente han usado contra la oposición política o sus rivales. Intentan deslegitimar al otro lado. … Difundieron mentiras constantemente. … Abusaron de Twitter de la misma manera que lo hizo [el presidente de Estados Unidos, Donald] Trump, y la razón por la que Twitter decidió bloquear a Trump podría ser la misma razón para bloquear la [cuenta] de Netanyahu ”, señala Gilboa.
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante la firma de los Acuerdos de Abraham. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante la firma de los Acuerdos de Abraham.
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante la firma de los Acuerdos de Abraham.
(Reuters )
“Durante los años de Trump en la Casa Blanca se encuentran muchas similitudes [entre el presidente de Estados Unidos y el primer ministro]. ... Si observa la confianza en las instituciones de los Estados Unidos, creo que encontrará una disminución similar", agrregó.
Gilboa atribuye el continuo declive de la fe pública en las instituciones a profundas divisiones ideológicas y al hecho de que las incongruencias percibidas en las creencias se encuentran con la deshumanización.
“Echo la culpa principalmente al primer ministro, porque es el líder político número uno del país, y a sus seguidores…, pero la oposición también ha sido arrastrada a este discurso venenoso. Mucho menos, pero todavía hay personas que usan el mismo tipo de lenguaje y discurso irrespetuoso”, opinó.
“La polarización es tanto la causa como el resultado de la disminución de la confianza pública en las instituciones sociales y gubernamentales”, añade Gilboa. "Creo que mientras existan estos síntomas, el camino hacia la recuperación será bastante difícil".
Hermann agrega que para mejorar la confianza pública el gobierno debe tratar de igual manera a todos los grupos que componen la sociedad israelí, aumentar la transparencia y abordar cuestiones de política como la pandemia del coronavirus o la economía en crisis basándose en el asesoramiento de expertos más que la conveniencia política.
Incluso con esos pasos, las cicatrices de la división política y la desconfianza permanecerán. “La confianza se puede reconstruir, pero es como un jarrón de porcelana; siempre tendrá estas grietas ”, finalizó Hermann.
Comentarios 0