Tamar Zandberg, ministra de Protección Ambiental.
Tamar Zandberg, ministra de Protección Ambiental.
Yair Sagi
El primer ministro Naftali Bennett y la zona industrial en la costa de Haifa.

¿Puede Israel cumplir sus promesas sobre el cambio climático?

Análisis. A pesar de la participación de Israel en la conferencia COP26 en Glasgow y las promesas del primer ministro sobre cómo el país liderará al mundo en la batalla contra la crisis climática, hace solo cinco meses las autoridades afirmaron que cumplir con el objetivo de emisiones formulado por la ONU es casi imposible.

Ilana Curiel - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 01.11.21, 09:46
Antes del inicio de la cumbre climática en Glasgow, el gobierno israelí finalmente aprobó un programa nacional que cumple con el estándar de otras naciones desarrolladas, para alcanzar cero emisiones de gases de efecto invernadero para 2050. Aunque es una medida positiva, el gobierno ahora debe recalibrar sus acciones cuando se trata de la agenda climática para alcanzar este ambicioso objetivo.
La aprobación se produjo solo cinco meses después de que la ministra de Energía, Karine Elharar, afirmara que Israel reducirá las emisiones de carbono en solo un 80% para 2050, a pesar de que el nuevo programa nacional requiere una reducción del 85% en las emisiones para el mismo año.
5 צפייה בגלריה
El primer ministro Naftali Bennett y la zona industrial en la costa de Haifa.
El primer ministro Naftali Bennett y la zona industrial en la costa de Haifa.
El primer ministro Naftali Bennett y la zona industrial en la costa de Haifa.
(Alex Kolomoisky, Elad Gershgoren)
Un informe contundente publicado por el contralor del Estado de Israel la semana pasada, mostró una imagen sombría sobre el manejo del país de la crisis climática durante la última década, afirmando que el Estado judío es una de las pocas naciones que no ha preparado y presupuestado una respuesta nacional al problema
La ministra de Protección Ambiental, Tamar Zandberg, dijo en ese momento que la cifra era la mejor que el país podía esperar debido a las restricciones impuestas por el Ministerio de Energía.
Sin embargo, bajo la presión del Ministerio de Finanzas, Zandberg luego retiró su propuesta de ley climática, una medida que habría enviado al primer ministro Naftali Bennett a Glasgow con solo una respuesta limitada sobre cómo respondería Israel a la crisis.
Esto llevó a Bennett a ir más allá y poner a Israel al nivel del resto del mundo desarrollado, que está reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero en un 27% para el año 2030 y un 85% para el año 2050.
Un informe contundente publicado por el contralor del Estado de Israel la semana pasada, mostró una imagen sombría sobre el manejo del país de la crisis climática durante la última década, afirmando que el Estado judío es una de las pocas naciones que no ha preparado y presupuestado una respuesta nacional al problema.
5 צפייה בגלריה
Cumbre climática de la ONU en Glasgow, Escocia.
Cumbre climática de la ONU en Glasgow, Escocia.
Cumbre climática de la ONU en Glasgow, Escocia.
(Reuters)
"Todas las demás naciones desarrolladas se han comprometido a cero emisiones, y no hay excusa para que Israel, que tiene las herramientas necesarias disponibles, se quede atrás"
Tamar Zandberg, ministra de Protección Ambiental
"Los datos presentados en el informe deben considerarse como una señal de advertencia", expresó el contralor.
Pero, ¿nuestros ministros se han tomado en serio estas advertencias? No. Aún no han asignado el presupuesto para instituir los pasos necesarios para cumplir con las metas declaradas.
"Creemos que Israel no sólo debería haberlo hecho, sino que podría haber tomado las medidas necesarias antes", señaló Zandberg. "Todas las demás naciones desarrolladas se han comprometido a cero emisiones, y no hay excusa para que Israel, que tiene las herramientas necesarias disponibles, se quede atrás", agregó.
Shuli Nezer, un alto funcionario del Ministerio de Protección Ambiental, comparte la idea de que el compromiso de Bennett con la reducción del 85% de las emisiones es asombroso. "Ahora podemos reducir 12 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero. Debemos instituir revisiones a los planes existentes y tomar más medidas", sostuvo.
Pero Israel debe primero aumentar su uso de energía renovable de manera masiva. Las tecnologías están disponibles, pero es fundamental que se realicen inversiones. Hasta ahora, el país no ha obtenido grandes logros en este aspecto.
5 צפייה בגלריה
Tamar Zandberg, ministra de Protección Ambiental.
Tamar Zandberg, ministra de Protección Ambiental.
Tamar Zandberg, ministra de Protección Ambiental.
(Yair Sagi)
El Ministerio de Energía indicó que el 90% del consumo de energía en el mundo proviene del petróleo, y en Israel, estas cifras son aún mayores
De hecho, Israel tiene el uso más bajo de energía renovable entre los miembros de la OCDE, con solo el 3% de producción y una meta proyectada de solo el 35% para 2030.
El transporte público también es lento para adoptar vehículos eléctricos a pesar de que se trata de un sector que es responsable del 20% de todas las emisiones en Israel, en comparación con un promedio del 17% en el resto del mundo desarrollado.
La Unión Europea estima que el transporte público es responsable del 26% de todas sus emisiones, incluidos los viajes por aire y mar, debido a una dependencia casi total del petróleo.
El Ministerio de Energía indicó que el 90% del consumo de energía en el mundo proviene del petróleo, y en Israel, estas cifras son aún mayores.
El uso de vehículos eléctricos en el sector privado y en el transporte público podría traer una reducción dramática de las emisiones.
5 צפייה בגלריה
Un grupo de delegados en la cumbre climática de la ONU.
Un grupo de delegados en la cumbre climática de la ONU.
Un grupo de delegados en la cumbre climática de la ONU.
(Getty Images)
"El Estado tiene un papel importante ... Pero las instituciones financieras y los industriales también lo tienen. En última instancia, se trata de redirigir las inversiones públicas"
Gil Proactor, jefe del Departamento de Cambio Climático del Ministerio de Protección Ambiental
Pero solo hay 12,000 autos eléctricos de los 3 millones de vehículos en las carreteras de Israel, y la gran mayoría de ellos son híbridos. Los ministros recién ahora están comenzando a tomar medidas para aumentar ese número.
El jefe del Departamento de Cambio Climático del Ministerio de Protección Ambiental, Gil Proactor, manifestó que el principal obstáculo es el dinero. "El Estado tiene un papel importante ... Pero las instituciones financieras y los industriales también lo tienen. En última instancia, se trata de redirigir las inversiones públicas", subrayó.
Proactor aseveró que las inversiones en industrias petroleras y refinerías deben ser cosa del pasado y que el gobierno no debe renunciar a sus compromisos, de lo contrario, los inversores se mantendrán alejados.
"Hoy en día, se invierten decenas de miles de millones de shekels en infraestructura que no puede contribuir al objetivo de cero emisiones. Los inversores institucionales deben reconocer su papel fundamental y redirigir fondos de las industrias contaminantes", dijo. Y agregó que sin legislación Israel no será capaz de llevar la economía hacia su objetivo de emisiones.
5 צפייה בגלריה
Un autobús a gasolina en la Estación Central de Tel Aviv.
Un autobús a gasolina en la Estación Central de Tel Aviv.
Un autobús a gasolina en la Estación Central de Tel Aviv.
(Ohad Zweignberg)
Bennett tendrá que respaldar sus propias palabras con un programa integral y totalmente presupuestado para aumentar la dependencia de la energía renovable, reforzar el uso de vehículos eléctricos en el transporte público e implementar las mejores prácticas en la construcción, la industria y más
Zandberg cree que la conferencia de Glasgow proporcionará el impulso necesario para que se apruebe su proyecto de ley sobre el clima. "Este es un asunto de seguridad nacional, el futuro de nuestra economía, nuestra energía, nuestra naturaleza y nuestra sociedad, y tenemos el apoyo público que necesitamos para tener éxito", indicó Zandberg.
Bennett tendrá que respaldar sus propias palabras con un programa integral y totalmente presupuestado para aumentar la dependencia de la energía renovable, reforzar el uso de vehículos eléctricos en el transporte público e implementar las mejores prácticas en la construcción, la industria y más.
Tendrá que aprobar la legislación necesaria si pretende alcanzar sus objetivos declarados.
Aunque Israel es un país pequeño en el gran esquema de las cosas, una reducción sustancial de las emisiones de gases de efecto invernadero mejorará significativamente la calidad de vida de los israelíes, y si siguen los avances tecnológicos, Israel no sólo será una nación startup, sino también una nación verde.
Comentarios 0