Ben Dror Yemini
Ben Dror Yemini
Ynet
Una convocatoria de BDS en Londres.

Ben & Jerry's colabora con la campaña de odio

Opinión. Los directores de la empresa de helados han sido víctimas de una campaña mentirosa cuyos líderes declaran abiertamente que quieren erradicar a Israel, el único Estado judío del mundo. En verdad, son los palestinos los que han rechazado sistemáticamente todas las propuestas de paz.

Ben-Dror Yemini - Adaptado por Juan Martín Fernández |
Published: 21.07.21, 11:45
Estimados directores de Ben & Jerry's:
No me gustan los boicots, porque rara vez están justificados. Tampoco soy un devoto partidario del Gobierno israelí en Judea y Samaria. Pero aunque su helado ha sido mi favorito hasta ahora, a partir de este momento pretendo boicotearlo.
De hecho, cualquiera que se oponga al racismo, la mentira, la incitación y a los abusos de los derechos humanos debería boicotear su helado. Porque incluso si no tuvieran intenciones racistas o antisemitas, que en realidad es lo mismo, su boicot es otra historia de racismo y antisemitismo que se opone a la existencia misma del Estado judío.
4 צפייה בגלריה
Una convocatoria de BDS en Londres.
Una convocatoria de BDS en Londres.
Una convocatoria de BDS en Londres.
(izenside.com)
Esto es lo que se debe saber sobre la campaña, que está liderada por el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS). Esta campaña no tiene ningún interés en la paz ni en poner fin a la ocupación
Sí, hay personas de corazón puro y honestas que apoyan una solución pacífica y sin violencia al conflicto palestino-israelí y que también apoyan esta campaña. Pero han sido engañados. No conocen los hechos. Y para conocer los hechos, deben escuchar lo que tienen que decir los creadores y líderes de esta campaña.
Omar Barghouti declaró abiertamente que "ningún palestino estará de acuerdo con un Estado judío". Ali Abunimah ha hecho comentarios similares, quien declaró que la solución de dos Estados "no tiene ninguna posibilidad de ser implementada". Lo mismo puede decirse del profesor As'ad AbuKhalil, quien escribió que estaba de acuerdo en que "el objetivo real del BDS es derrocar al Estado de Israel" y que esto "debería establecerse como un objetivo inequívoco".
4 צפייה בגלריה
Una manifestación de BDS contra Israel
Una manifestación de BDS contra Israel
Una manifestación de BDS contra Israel.
(Reuters)
De hecho, no hay un solo activista clave en la campaña de boicot que apoye una solución justa de dos Estados para dos pueblos. Aquí y allá, los líderes de la campaña se contentan con un boicot únicamente a los territorios.
Pero cada boicot sirve a su campaña, difundiendo historias y perpetuando el conflicto y el sufrimiento de ambos pueblos. ¿Esta lucha es la que apoya Ben & Jerry's? Necesitamos la paz basada en los compromisos que se han propuesto desde que comenzó el conflicto.
De hecho, permítame darle un breve repaso de la historia:
Ya en 1937, la Comisión Peel propuso una solución que les daba a los judíos solo el 4% de la Palestina original. El líder de los árabes palestinos en ese momento era el mufti nazi Haj Amin al-Husseini, quien no aceptó la propuesta. Y cuando una década más tarde esto se convirtió en el Plan de Partición de las Naciones Unidas, el mufti estuvo allí nuevamente para liderar las negativas.
4 צפייה בגלריה
Reunión entre el muftí de Jerusalén Haj Amin al-Husseini y Adolf Hitler en noviembre de 1941
Reunión entre el muftí de Jerusalén Haj Amin al-Husseini y Adolf Hitler en noviembre de 1941
Reunión entre el mufti Haj Amin al-Husseini y Adolf Hitler en noviembre de 1941.
(Heinrich Hoffman)
Este mismo rechazo llevó tanto a la Nakba palestina, cuando 715.000 personas se convirtieron en lo que hoy se conoce como palestinos; como a la Nakba judía, cuando 850.000 judíos se vieron obligados a irse o ser deportados de las naciones árabes donde vivían.
También ha habido propuestas de compromiso en las últimas décadas. En 2000, Bill Clinton ofreció a los palestinos un Estado en aproximadamente el 96% de los territorios, con tierras adicionales de Israel para compensar el déficit. Los palestinos volvieron a decir que no. Pasaron varios años y, en 2008, también se mostraron reacios a una propuesta similar del entonces primer ministro Ehud Olmert. En 2014, ante un plan de John Kerry y Barack Obama, la misma historia.
Pudo haber sido posible lograr la paz. De hecho, hubo aquí y allá líderes palestinos que estaban dispuestos a comprometerse. Pero los líderes de la campaña de boicot continuaron en el camino del mufti, poniéndose de pie para oponerse a cualquier compromiso.
Entonces, debo preguntar nuevamente: ¿esta campaña es la que apoya Ben & Jerry's?
Israel es una democracia vibrante. El propio Israel tiene una mayoría que apoya un compromiso histórico para poner fin al conflicto. También hay fuertes críticas entre algunos miembros de la población, incluidas algunas personas que se sientan en la Knesset, por la continuación del proyecto de asentamiento.
4 צפייה בגלריה
Tienda de la fábrica de helados de Ben & Jerry's en Yavne, Israel.
Tienda de la fábrica de helados de Ben & Jerry's en Yavne, Israel.
Tienda de la fábrica de helados de Ben & Jerry's en Yavne, Israel.
(Yariv Katz)
Pero los asentamientos nunca fueron un obstáculo para la paz. ¿Se acuerdan de los asentamientos en la Franja de Gaza que fueron evacuados por el Gobierno israelí? De hecho, incluso hoy en día, los asentamientos ocupan solo un pequeño porcentaje de los territorios palestinos.
Cualquiera que apoye una solución de dos Estados para dos pueblos sabe que los árabes seguirán viviendo en Israel, donde constituyen el 20% de la población, y un pequeño porcentaje de judíos podrá seguir viviendo en el Estado palestino.
Como tal, su decisión de boicot no está al servicio de los derechos humanos, la paz, la reconciliación o el compromiso. Su decisión sólo sirve a la campaña de incitación contra la existencia de un Estado entre todos los Estados del mundo: el de Israel.
Su decisión también es contraria a los vientos que soplan hoy en la mayoría de los países árabes, donde saben muy bien que la negativa palestina es el problema real y no Israel. Según una encuesta realizada por el Instituto Zogby hace unos meses, la mayoría de los residentes de los países árabes apoyan la normalización con Israel.
¿Y que hay de ustedes? ¿De qué lado están? ¿Están del lado de los que quieren la paz y la normalización o de los que cultivan el boicot y el odio? ¿Entienden que han elegido el lado equivocado? ¿Pueden revertir su desafortunada decisión?
Eso espero.
Comentarios 0