Dr. Yoav Yehezkelli
Dr. Yoav Yehezkelli
Ynet
Un policìa de Jerusalem haciendo controles para el distanciamiento social y la circulación.

El público ignora las regulaciones de distanciamiento social porque no confía en ellas

Opinión. Dr. Yoav Yehezkelli. La confianza es un componente clave en la batalla de la sociedad contra una plaga; la confianza se basa en un enfoque transparente, equilibrado y lógico, no en escenarios de terror exagerados.

Dr. Yoav Yehezkelli - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 29.06.20 , 16:29
Si alguien me hubiera preguntado cuál es el activo más importante que un líder responsable debe transmitir al prepararse para una crisis habría respondido "confianza". Confianza entre el gobierno y el público en general, confianza entre ejecutivos y trabajadores, y confianza entre agencias gubernamentales.
La confianza empuja a las personas a seguir las pautas con el tiempo por comprensión, responsabilidad y solidaridad, si tienen sentido. La confianza es la base sobre la cual los equipos médicos del país se preparan para sus trabajos que amenazan la vida.
Un policìa de Jerusalem haciendo controles para el distanciamiento social y la circulación. Un policìa de Jerusalem haciendo controles para el distanciamiento social y la circulación.
Un policìa de Jerusalem haciendo controles para el distanciamiento social y la circulación.
(Shalev Shalom)
La confianza es la base sobre la cual se encuentra el esfuerzo de colaboración de los trabajadores de los sistemas de educación y bienestar en ese momento.
"Tendremos diez mil muertos aquí", dijo el primer ministro Benjamin Netanyahu.
"Sólo aquellos que tienen síntomas de la enfermedad deben hacerse la prueba", dijo el jefe de servicios de salud pública en el Ministerio de Salud, el profesor. Siegal Sadetzky.
"Los equipos médicos se protegerán con una máscara quirúrgica estándar cuando traten a los pacientes, a excepción de las acciones que involucren partículas en el aire", se lee en las directrices del ministerio para equipos médicos.
Primer Ministro Benjamin Netanyahu en el Tribunal de Distrito de Jerusalem. Primer Ministro Benjamin Netanyahu en el Tribunal de Distrito de Jerusalem.
Primer Ministro Benjamin Netanyahu en el Tribunal de Distrito de Jerusalem.
(Jonathan Zindel, Flash 90)
Tales declaraciones descabelladas, actuales y anteriores, socavan la confianza tanto del público en general como de los profesionales.
Como autor de las primeras pautas para un evento biológico importante, observo con gran preocupación la respuesta del gobierno ante el brote de coronavirus. Estoy viendo informes que dicen que la "segunda ola" de Israel es inminente, pero no puedo encontrar datos del Ministerio de Salud que respalden este escenario de horror.
Estoy de acuerdo con algunas conclusiones prácticas, como observar las pautas, pero ¿cómo se puede tomar en serio un informe sin firmar, cuando ni siquiera hay un experto en salud pública o enfermedades infecciosas entre sus autores?
La confianza es un componente clave en la batalla de la sociedad contra una plaga. La confianza se basa en un enfoque transparente, equilibrado y lógico.
Oficiales de policía que hacen cumplir las normas de distanciamiento social en Jerusalem. Oficiales de policía que hacen cumplir las normas de distanciamiento social en Jerusalem.
Oficiales de policía que hacen cumplir las normas de distanciamiento social en Jerusalem.
(Shalev Shalom)
¿Cómo se supone que las personas deben confiar en los líderes que les dicen que usen máscaras faciales mientras que ellas mismas dejan sus máscaras colgando alrededor de su cuello o son captados por la cámara diciendo que usar una máscara en realidad no importa?
Debemos presentarle al público los hechos: usar una máscara tiene algún valor en espacios cerrados. Sin embargo, a la intemperie, donde el peligro de infección es cero, no es necesaria una máscara.
Entonces, ¿por qué el estado aplica multas por no usar una máscara en la playa o en el parque mientras la aplicación de la ley en lugares cerrados es casi inexistente? No es de extrañar que las personas usen máscaras afuera por temor a recibir un boleto y, sin embargo, se lo quiten una vez dentro, donde están en peligro real.
¿Cómo podremos nosotros, el público, confiar en un gobierno que, durante al menos una década, ha ignorado y dejado de lado el profesionalismo y reemplazado a los profesionales por hombres que no tienen la menor idea de cómo manejar una crisis?
Una trabajadora verifica la temperatura de un cliente al ingresar a un bar en Tel Aviv. Una trabajadora verifica la temperatura de un cliente al ingresar a un bar en Tel Aviv.
Una trabajadora verifica la temperatura de un cliente al ingresar a un bar en Tel Aviv.
(Reuters)
El miedo no es una estrategia de gestión de crisis. El miedo es un factor que puede motivar superficial y temporalmente a las personas, pero necesita reabastecerse de combustible o podría perder su efecto. La confianza y la esperanza, por otro lado, podrían unir a las personas a más largo plazo.
¿Cómo podrían los equipos médicos confiar en el Ministerio de Salud, los hospitales y las organizaciones de mantenimiento de la salud (HMO) que les indican que usen una máscara quirúrgica que sólo ofrece protección parcial?
Somos afortunados de que los médicos del país se hayan dado cuenta de la importancia de una protección mejorada y ahora estén usando máscaras N95 cuando entran en contacto con los pacientes. También han comenzado espontáneamente a ofrecer servicios médicos remotos, ambas medidas nos han evitado muchas infecciones. Sin embargo, es lamentable que, para protegerse adecuadamente, deben comprar estas máscaras con su propio dinero.
El Ministerio de Salud emitió un informe para defender la política existente, pero no pude encontrar ningún estudio serio sobre las tasas de infección entre los equipos médicos en los hospitales, sobre la base de que el informe podría respaldar esa política. Algunos médicos y enfermeras han requerido hospitalización prolongada e incluso se les puso ventiladores debido a esto.
Laboratorio de pruebas de coronavirus en Rehovot. Laboratorio de pruebas de coronavirus en Rehovot.
Laboratorio de pruebas de coronavirus en Rehovot.
(AFP)
Como médico que trata pacientes, me gustaría ver los estudios en los que se basan los responsables políticos antes de poder tener fe en su liderazgo.
¿Hemos aprendido algo de la primera ola de la pandemia de coronavirus? Demasiado poco, parece. Aprendimos que la enfermedad se manifiesta de manera diferente en las personas mayores (enfermedad grave y peligrosa) y en los jóvenes (síntomas menores, si los hay).
Aprendimos que el virus es altamente contagioso en sus primeras etapas y que se transmite a través de partículas en el aire y no sólo a través de gotas, lo que explica por qué las tasas de infección varían en diferentes situaciones.
Estas son ideas que deben traducirse en un plan de acción: protección máxima para poblaciones en riesgo, protección mejorada para equipos médicos y atención intransigente al distanciamiento social y el uso de máscaras en espacios cerrados.
Pruebas de coronavirus adentro del auto en Tel Aviv.Pruebas de coronavirus adentro del auto en Tel Aviv.
Pruebas de coronavirus adentro del auto en Tel Aviv.
(Moti Kimchi)
Junto con las restricciones, debemos decirle al público qué opciones son seguras, como los eventos al aire libre con asistencia limitada.
Los médicos de salud del distrito, aquellos que saben mejor cómo llevar a cabo una investigación epidemiológica adecuadamente, deben recibir todo el refuerzo que necesitan para localizar a los pacientes y sus contactos rápidamente, aislarlos y detener nuevas infecciones. No está claro por qué debería establecerse un cuerpo externo.
El Ministerio de Salud debe publicar los datos en bruto sobre las tasas de infección, con total transparencia y de forma regular, para incluir a más profesionales en el discurso.
Los incidentes de infecciones en la comunidad deben investigarse para sacar conclusiones prácticas. ¿Dónde reside el peligro de infección? ¿En interiores? ¿Al aire libre? ¿Qué tipo de reuniones? ¿Cuáles son las medidas preventivas efectivas?
Cada incidente en el que el personal médico está infectado debe investigarse y las lecciones deben transmitirse a todo el sistema de salud.
Es hora de comprar una cantidad suficiente de máscaras N95 para todos los equipos médicos que entren en contacto con los pacientes. Un Estado que puede mantener y actualizar costosos kits de protección y máscaras de gas para toda la población durante 20 años, podría invertir en máscaras de seguridad baratas para una población definida de profesionales médicos.
La confianza es uno de los principales activos de un líder y un componente clave para el éxito de la campaña contra el virus.
Los países que han tenido éxito en la lucha contra el COVID-19 son aquellos que confiaron más en sus líderes. La confianza se basa en la transparencia, la profesionalidad y las declaraciones responsables, y no en el miedo.
La confianza requiere un liderazgo real que comprenda la realidad actual. Un liderazgo que examina la situación y actúa con genuino cuidado por el público, no con luchas de poder y egos.
En mi opinión, la pregunta más importante en la gestión de esta crisis es una cuestión de confianza. ¿Tenemos un liderazgo que genera confianza?
Otra pregunta que se hace en estos días es: "¿Estamos al borde de una segunda ola?" La semántica no es importante. Lo que importa no es el número total de pacientes, sino el número de enfermedades graves y pacientes intubados. Mientras estas cifras estén bajo control, la situación es buena.
Hay lugar para la precaución, pero no para el miedo. El gobierno debe reconstruir la confianza del público y el liderazgo debe reconstruir la confianza entre los profesionales. Debemos establecer objetivos claros para la batalla del coronavirus y alcanzarlos con la ayuda del público.
Uno de los objetivos principales sería prevenir las infecciones entre las poblaciones en riesgo para volver a una rutina razonable y segura.
En lugar de sembrar miedo, debemos sembrar esperanza.
El Dr. Yoav Yehezkelli es el director médico del distrito de Hasharon en Maccabi Healthcare Services.

Comentarios 0