Soleimani Trump
Soleimani Trump
Ynet
Funeral de Soleimani

No se deje engañar por la discreta venganza de Irán

Análisis: sería un error considerar a la República Islámica como débil o subestimar su fuerza militar. Su líder supremo tomó una decisión calculada para no poner a prueba la determinación de Trump.

Shimrit Meir - Adaptado por Alejo Sanzo |
Published: 10.01.20 , 18:49
La débil represalia de Irán el miércoles, por el asesinato del general Qasem Soleimani, que implicó el lanzamiento de misiles contra las tropas estadounidenses en Irak, fue un paso importante que no puede exagerarse, ya que cruzó una barrera psicológica.
El régimen en Teherán convocó a cientos de miles a las calles para el funeral de Soleimani, que culminó en una locura tal en la cual decenas murieron pisoteados, pero su venganza por el asesinato de su general favorito, a pesar de la retórica, no fue más que un esfuerzo simbólico.

SoleimaniSoleimani
Funeral de Soleimani
(AFP)
"Es una suerte que Soleimani ya no esté con nosotros para ver la forma cobarde en que se vengó su muerte", sostuvo un ciudadano libanés decepcionado.
El ataque con misiles iraníes evoca los bombardeos de las FDI contra objetivos de Hamás cuando Israel quiere evitar una escalada en las hostilidades. Los iraníes incluso se aseguraron de dejar una huella de inteligencia para advertir a las tropas estadounidenses de un ataque inminente y, para asegurarse realmente de que se recibiera la información, incluso alertaron a los iraquíes.
Tan pronto como terminó el ataque, Teherán señaló que había finalizado. Se habían vengado y si Estados Unidos no reaccionaba, las cosas podrían volver a ser como eran antes del asesinato de la semana pasada.

Lanzamiento de un misil iraní contra una posición estadounidense en IrakLanzamiento de un misil iraní contra una posición estadounidense en Irak
Lanzamiento de un misil iraní contra una posición estadounidense en Irak
(Ynet)
Trump respondió declarando la victoria y anunciando que se impondrían nuevas sanciones a Irán. Sanciones, pero no acción militar.
Todos en la región esperaban calma, pero aún quedan dos cabos sueltos.
El primero es la potencial represalia de las milicias iraquíes pro iraníes cuyo comandante fue asesinado junto a Soleimani, y el segundo es la estrategia a largo plazo de Irán para eliminar por completo a las fuerzas estadounidenses de la región, comenzando con las de Irak.
El asesinato de Soleimani debería conducir a Israel y a Occidente a reevaluar las capacidades de disuasión de Irán.

Donald TrumpDonald Trump
Donald Trump en el discurso brindado el jueves
(AFP)
Al ver a los analistas de noticias gritando en los estudios de televisión, el espectador estadounidense promedio puede haberse convencido de que su presidente estaba arrastrando al país a la Tercera Guerra Mundial. Pero los israelíes, que han estado combatiendo el atrincheramiento iraní en Siria y han llegado a comprender la distancia entre el mito y la realidad en lo que respecta a su fuerza, lo entendían mejor.
Los comentaristas árabes, inmediatamente después del ataque moderado de Irán, llamaron a la República Islámica un "tigre de papel".
Sería un error suponer que Irán es débil y está al borde del colapso o que ha agotado todas sus capacidades. El líder supremo Jamenei sabe por qué ha tomado la decisión de no probar a Trump.
Durante años, Washington y Jerusalem han debatido el valor de realizar una "amenaza militar creíble" contra Irán con el fin de disuadir a los iraníes de fabricar armas nucleares.
Sin embargo, ahora sabemos que amenazar a Irán con la fuerza militar puede funcionar.

Comentarios 0