Propietarios de pequeñas empresas protestan en Tel Aviv reclamando ayuda del Estado.
Propietarios de pequeñas empresas protestan en Tel Aviv reclamando ayuda del Estado.
Moti Kimchi
Netanyahu y Gantz.

¿La batalla presupuestaria hundirá a Israel en otras elecciones?

Análisis. Los expertos políticos aseguran que una pelea sobre cómo planear el gasto del país es el centro del problema, con Kajol Labán acusando a los aliados de Netanyahu de buscar una cuarta votación nacional desde abril de 2019 en el apogeo de las crisis sanitarias y económicas.

Moran Azulay - Adaptado por Alejo Sanzo |
Published: 24.07.20 , 10:37
El caos en el sistema político de Israel parece estar empeorando, y las crecientes disputas dentro de la coalición gobernante amenazan con hundir a Israel en una cuarta ronda de elecciones nacionales desde abril de 2019.
Además de la relación ya inestable entre los líderes de la coalición, el primer ministro Benjamín Netanyahu, del Likud, y el ministro de Defensa, Benny Gantz, de Kajol Labán, dos proyectos de ley recientemente propuestos han servido para incomodar al gobierno mientras lucha por combatir eficazmente la pandemia de coronavirus.
Netanyahu GantzNetanyahu Gantz
Netanyahu y Gantz.
(Haim Horenstein)
El primero fue un proyecto de ley propuesto por el partido opositor Yamina para investigar presuntos conflictos de intereses dentro del poder judicial. Fue un movimiento diseñado para lanzar una granada en la asociación política Likud-Kajol Labán, pero fue rápidamente rechazado por la Knesset.
El segundo y potencialmente más explosivo políticamente fue el proyecto de ley propuesto conjuntamente por el presidente de Meretz, Nitzan Horowitz, y el rebelde laborista Merav Michaeli para prohibir la llamada terapia de conversión para hombres homosexuales, que recibió una aprobación preliminar el miércoles.
Los furiosos partidos ortodoxos de la coalición se comprometieron a castigar al Likud por descuidar la legislación y a Kajol Labán por apoyarla, y han amenazado con tomar represalias.
Los miembros de la Knesset ultraortodoxos reaccionan furiosamente cuando un proyecto de ley que prohíbe la terapia de conversión gay obtiene su aprobación preliminar de la Knesset.Los miembros de la Knesset ultraortodoxos reaccionan furiosamente cuando un proyecto de ley que prohíbe la terapia de conversión gay obtiene su aprobación preliminar de la Knesset.
Los miembros de la Knesset ultraortodoxos reaccionan furiosamente cuando un proyecto de ley que prohíbe la terapia de conversión gay obtiene su aprobación preliminar de la Knesset.
(La Knesset)
La amenaza, que incluye una promesa de Shas de abstenerse indefinidamente de todos los votos de la Knesset, se produce cuando la coalición se enfrenta al desafío de aprobar el presupuesto estatal anual, algo que el gobierno podría no ser capaz de hacer en su formulación actual.
Los expertos políticos aseguran que los desacuerdos sobre cómo se presentará la legislación presupuestaria, ya sea solo cubriendo los meses restantes hasta el final del año o planeando un año y un cuarto como lo exige Gantz, determinarán el destino del panorama político de Israel.
Si el gobierno no puede aprobar un presupuesto, caerá automáticamente y se desencadenarán nuevas elecciones. Esto desbarataría los planes de Gantz de convertirse en primer ministro en octubre de 2021.
Pero el Likud cree que Gantz ha decidido no comprometerse en cuestiones presupuestarias, incluso a costa de las nuevas elecciones. Fuentes de Kajol Labán aseguran que no se ha tomado una decisión, y están convencidos de que Netanyahu quiere arrastrar a Israel a otra ronda de votación para satisfacer sus propios intereses personales y en contraposición del acuerdo de coalición.
Manifestantes piden la renuncia del primer ministro Benjamín Netanyahu en Jerusalem. Manifestantes piden la renuncia del primer ministro Benjamín Netanyahu en Jerusalem.
Manifestantes piden la renuncia del primer ministro Benjamín Netanyahu en Jerusalem.
(Alex Kolomoisky)
Netanyahu se encuentra actualmente en medio de un juicio por corrupción que requerirá su presencia en la corte tres veces por semana a partir de enero a menos que pueda legislar una salida, para lo cual necesitará una Knesset más solidaria.
En Kajol Labán, parecían estar pegados a sus armas, pintando a los legisladores ortodoxos como irresponsables ante las actuales crisis sanitarias y económicas a medida que aumentan las tasas de desempleo e infección en el país.
"¿Nos estás amenazando con elecciones?" escribió el ministro de Turismo en Twitter el miércoles.
"Entonces estás amenazando a los ciudadanos de Israel. Estás amenazando a un millón de desempleados. Estás amenazando a miles de nuevos pacientes. La historia no perdonará a aquellos que arrastraron a este país a otra campaña electoral en el peor momento de su historia".
Yoaz Hendel.Yoaz Hendel.
Yoaz Hendel.
(Ynet)
En la reunión de facciones de Kajol Labán celebrada el miércoles, Gantz insistió en que el mejor curso de acción era aprobar un presupuesto para un año y cuarto, para garantizar la estabilidad de las instituciones del país.
Obtuvo el apoyo de Yoaz Hendel, cuyo partido Derekh Eretz, conformado por dos hombres, se separó de la alianza con el ex jefe de las FDI después de las elecciones de marzo de 2020.
Escribiendo en Twitter, Hendel manifestó que estaba "bajo la impresión de que se necesita un presupuesto para un año y tres meses, no un presupuesto para tres meses. Cada día que demoramos en tomar esta decisión es un día perdido en la campaña para salvar el economía y lidiar con el coronavirus".
También acusó al primer ministro de causar caos para satisfacer sus propios fines.
"Si Netanyahu quiere un presupuesto limitado solo para tener un 'punto de salida' del acuerdo de coalición, está eligiendo la inestabilidad. Ir a las urnas es huir a la necesidad de lidiar con las crisis, tanto económica como de salud. Necesitamos calmarnos".
El presidente Reuven Rivlin también intervino con un mensaje similar, instando a los partidos de coalición a "despertarse".
El primer ministro Benjamin Netanyahu con los ultra ortodoxos Yaakov Litzman y Moshe Gafni.El primer ministro Benjamin Netanyahu con los ultra ortodoxos Yaakov Litzman y Moshe Gafni.
El primer ministro Benjamin Netanyahu con los ultra ortodoxos Yaakov Litzman y Moshe Gafni.
(Ynet)
"Con gran preocupación estoy siguiendo los desarrollos en la Knesset, que reiteradamente están sacudiendo la unión ya frágil entre las facciones de la coalición", comentó el presidente en un comunicado el jueves. "¡Despierta! Termina la conversación sobre elecciones anticipadas".
Mientras tanto, el periódico Haaretz informó esta semana que Netanyahu está planeando elecciones en noviembre, unas dos semanas después de que Estados Unidos vaya a las urnas para votar por el presidente.
Como la relación de Kajol Labán con los partidos ortodoxos ha dado un duro golpe a la prohibición de la terapia de conversión, es poco probable que intervengan para garantizar el turno de Gantz como primer ministro, como se establece en el acuerdo de coalición.
Comentarios 0