Benjamin Netanyahu y Joe Biden.
Benjamin Netanyahu y Joe Biden.
AP
Joe Biden.

Que puede cambiar en la región y que no tras las elecciones en EE.UU e Israel

Análisis. Luego de la victoria del Partido Demócrata, reteniendo el control del Senado, y tras las elecciones en Israel y el regreso de Benjamin Netanyahu al poder, se siente un mal presagio para ampliar los Acuerdos de Abraham y se pueden dañar la relación entre ambos países.

The Media Line |
Published: 15.11.22, 16:23
Dado que Estados Unidos cambia seguido su postura en Medio Oriente, la región sigue con atención los resultados de las elecciones de mitad de mandato de la semana pasada para ver cómo los cambios en el equilibrio de poder pueden afectar esas relaciones.
Los principales partidos, el demócrata y el republicano, tienen puntos de vista diferentes y a veces contradictorios sobre la región. El presidente Joe Biden, del Partido Demócrata, se enfrenta ahora a una América casi perfectamente dividida.
"Los resultados en Estados Unidos no tendrán un gran impacto en su política exterior. Casi siempre, hay cooperación e incluso consenso en estos asuntos"
Eytan Gilboa, experto en las relaciones entre Estados Unidos e Israel
"Tradicionalmente, el Congreso no interviene en asuntos de política exterior, que se consideran prerrogativa del presidente", dijo el profesor Eytan Gilboa, experto en las relaciones entre Estados Unidos e Israel en la Universidad de Bar-Ilan y miembro del Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalem. "Sin embargo, el Congreso aprueba el presupuesto, incluida la ayuda exterior, y también los nombramientos de altos cargos, como embajadores", confesó.
Lo cierto es que los resultados mostraron una fuerza sorprendente para Biden y su Partido Demócrata. Aunque no fue una avalancha de votos, tampoco fue una derrota estrepitosa, como se esperaba.
Los resultados aún no son definitivos, pero parece haber un empate en el Senado, mientras que los republicanos están más cerca que los demócratas de obtener una escasa mayoría en la Cámara de Representantes.
"Al final, los resultados requieren la cooperación entre los dos partidos", contó Gilboa. "Pero esto no tendrá un gran impacto en la política exterior. Casi siempre, hay cooperación e incluso consenso en asuntos exteriores", agregó.
La guerra en Europa es sólo un ejemplo.
Las decisiones de dar casi 20.000 millones de dólares en ayuda a Ucrania para su guerra con Rusia fueron aprobadas por ambos partidos en los últimos meses. Antes de las elecciones de la semana pasada, tanto los candidatos demócratas como los republicanos prometieron seguir cooperando en este asunto. Sin embargo, en vísperas de las elecciones, varios republicanos manifestaron que investigarían cómo gasta Estados Unidos su dinero en el extranjero.
Esto podría afectar a la ayuda no sólo a Ucrania, sino también a los aliados estadounidenses en Medio Oriente.
6 צפייה בגלריה
Benjamin Netanyahu y Joe Biden.
Benjamin Netanyahu y Joe Biden.
Benjamin Netanyahu y Joe Biden.
(AP)
"Dentro del ala progresista del Partido Demócrata buscarán reducir el presupuesto de defensa y disminuir la participación estadounidense en el extranjero"
Eytan Gilboa, experto en las relaciones entre Estados Unidos e Israel
"Biden se enfrentará a más desafíos que antes de las elecciones", planteó el Dr. Shay Har-Zvi, investigador principal del Instituto de Política y Estrategia de la Universidad Reichman. "Habrá lagunas, pero con una escasa mayoría, cabe preguntarse cuánta influencia tendrán los republicanos", sumó.
Uno de los actuales quebraderos de cabeza del presidente Biden en materia de política exterior son las relaciones de Estados Unidos con Arabia Saudita. Al no hacer caso a la petición de la Casa Blanca de aumentar la producción de petróleo para paliar una crisis energética mundial, el príncipe heredero y primer ministro saudí, Mohammed bin Salman (MbS), y el presidente de Estados Unidos están en vías de colisión.
De hecho, el presidente Biden se reunió con MbS en julio de este año bajo fuertes críticas de miembros de su partido.
Además, el próximo martes, cuando el presidente estadounidense y MbS asistirán a la cumbre del G20 en Bali (Indonesia), no se espera que se reúnan. De hecho, parece que planean evitar hábilmente un encuentro directo.
Esto se debe a que Biden necesita equilibrar las voces dentro de su partido, algunas cada vez más antagónicas a su liderazgo.
"El ala progresista del Partido Demócrata, que se reforzó con 10 representantes en estas elecciones, es una minoría ruidosa e impopular dentro de la mayor parte del partido", sostuvo Gilboa. "Buscarán reducir el presupuesto de defensa y disminuir la participación estadounidense en el extranjero", advirtió.
Esto podría ser especialmente relevante en la política hacia Arabia Saudita, el mayor cliente de armas y sistemas de defensa estadounidenses.
6 צפייה בגלריה
Joe Biden en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2022 - COP27.
Joe Biden en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2022 - COP27.
Joe Biden en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2022 - COP27.
(Reuters)
"Las relaciones de defensa entre EE.UU y Arabia Saudita se mantendrán intactas. Pero en cuanto el ambiente no sea bueno, podría tener implicaciones en la dinámica de la relación, sin un impacto dramático"
Shay Har-Zvi, investigador israelí
"Es una relación muy compleja", planteó Har-Zvi. "Continuará, pero habrá tensiones. Las relaciones de defensa se mantendrán intactas. Pero en cuanto el ambiente no sea bueno, podría tener implicaciones en la dinámica de la relación, sin un impacto dramático", verbalizó
"Las relaciones con Arabia Saudita son muy importantes para Estados Unidos debido a su continua presencia en la región", añadió.
La política de "pivote hacia Asia" del ex presidente Barack Obama desplazó el foco de atención de Medio Oriente y Europa a Asia en un intento de contrarrestar la creciente influencia china. La política del presidente Obama fue adoptada también por las administraciones de Trump y Biden. Por eso, los expertos creen que el presidente Biden, envalentonado por el sorprendente resultado de las elecciones de mitad de mandato, junto con la evolución geoestratégica y la continua amenaza china hacia Taiwán, tratará de endurecer su postura hacia China.
Para ello, es probable que cuente con el apoyo bipartidista.
6 צפייה בגלריה
El presidente chino Xi Jinping y el presidente estadounidense Joe Biden en Indonesia.
El presidente chino Xi Jinping y el presidente estadounidense Joe Biden en Indonesia.
El presidente chino Xi Jinping y el presidente estadounidense Joe Biden en Indonesia.
(AP)
"No sólo las relaciones con Estados Unidos no son buenas, sino que la reelección de Benjamin Netanyahu también impide mejorar los lazos. Los acuerdos no se ampliarán; incluso habrá dificultades para mantener lo que ya se consiguió"
Eytan Gilboa, experto en las relaciones entre Estados Unidos e Israel
En los últimos años, Estados Unidos trato de reducir gradualmente su participación en Medio Oriente. De hecho, los últimos presidentes, desde Obama a Biden, intentaron reducir la presencia estadounidense en la región.
"A Estados Unidos le gustaría hacerlo, pero la realidad dicta lo contrario", manifestó Har-Zvi. "Aunque estén menos presentes, seguirán en Medio Oriente porque entienden que es un escenario importante, más aún por la creciente presencia china en la región", agregó.
La creciente influencia rusa en la región también es motivo de preocupación para Washington.
Cualquier fomento de la normalización entre Israel y otros países árabes en el marco de los Acuerdos de Abraham parece improbable. Existía la esperanza de que las relaciones entre Israel, los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Marruecos, negociadas por Estados Unidos en 2020, fueran sólo el comienzo de una nueva era en la región. Es más, cuando el presidente Biden visitó Jerusalem y Jeddah el pasado verano, se habló de la posibilidad de establecer vínculos entre Israel y Arabia Saudita.
"Ahora no hay ninguna posibilidad", declaró Gilboa. "No sólo las relaciones con Estados Unidos no son buenas, sino que la reelección de Benjamin Netanyahu también lo impide. Los acuerdos no se ampliarán; incluso habrá dificultades para mantener lo que ya se consiguió".
"Los estadounidenses se centrarán ahora en la conservación y el control de los daños, y no buscarán cambiar las cosas", aseveró Har-Zvi.
6 צפייה בגלריה
Barack Obama y Joe Biden.
Barack Obama y Joe Biden.
Barack Obama y Joe Biden.
(AFP)
De hecho, las elecciones israelíes celebradas pocos días antes de las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos también tendrán un impacto en la política estadounidense en la región.
"Las administraciones democráticas de Estados Unidos no suelen llevarse bien con los gobiernos israelíes de derechas"
Eytan Gilboa, experto en las relaciones entre Estados Unidos e Israel
"Netanyahu tendrá que controlar los elementos extremistas de su nuevo gobierno", aseguró Gilboa. "Las administraciones democráticas no suelen llevarse bien con los gobiernos israelíes de derechas", sumó.
En la legislatura anterior, cuando Netanyahu se enfrentó al presidente Obama, se produjeron una serie de enfrentamientos entre ambos que llevaron a agriar la relación personal.
Según Gilboa, Netanyahu "arruinó" la relación entre él y el Partido Demócrata. El punto más bajo fue en 2015, cuando "Bibi" se dirigió al Congreso para tratar el tema del acuerdo nuclear iraní tras recibir una invitación de los republicanos, burlando esencialmente al presidente estadounidense e incumpliendo el protocolo.
"Israel tiene que hacer todo lo posible para mantener la asociación estratégica con Estados Unidos", sostuvo Har-Zvi. "Al final, los estadounidenses juzgarán al gobierno de Netanyahu en función de sus acciones", planteó.
6 צפייה בגלריה
Biden Netanyahu
Biden Netanyahu
Biden y Netanyahu.
(Raanan Cohen)
"El gobierno israelí tendrá que ver cómo resalta sus valores democráticos para no alienar a los demócratas más jóvenes que muestran menos apoyo a Israel"
Shay Har-Zvi, investigador israelí
Un gobierno con elementos extremos será una prueba para Netanyahu y para las relaciones entre Estados Unidos e Israel. Ambos podrían entrar en colisión respecto al conflicto con los palestinos, el acuerdo nuclear iraní y otros puntos.
"Netanyahu estará entre la espada y la pared", dijo Gilboa. "Muchas cosas pueden salir mal. Se supone que es consciente de ello", agregó.
De hecho, Biden lidera un Partido Demócrata cuyo apoyo a Israel no es tan firme como en el pasado.
"El gobierno israelí tendrá que ver cómo resalta sus valores democráticos para no alienar a los demócratas más jóvenes que muestran menos apoyo a Israel", comentó Har-Zvi.
La voluntad estadounidense de defender a Israel en los foros internacionales podría verse mermada si aumentan las fricciones.
Por último, la Administración Biden se enfrenta a grandes retos en el ámbito internacional, el menor de ellos en Medio Oriente. Por lo tanto, es probable que no agite el barco para poder centrarse en otros aspectos.
Comentarios 0