Hazem Saria
Hazem Saria.
Ynet
Partidarias de Hezbollah en Líbano.

En su guerra contra Israel, Irán está dañando al Líbano y a los palestinos

Opinión. Un periodista libanés compara la política iraní, que consiste en involucrar a otros países contra Israel, con la estrategia palestina que fracasó en el siglo XX.

Hazem Saria - Adaptado por Tom Wichter |
Published: 06.06.22, 16:17
¿Cuál es la mejor estrategia para la causa palestina? Los palestinos se enfrentaron a esta pregunta desde los inicios de su lucha y se pueden señalar dos tendencias principales: una “estrategia de complicaciones” y una “estrategia para evitar complicaciones”.
La primera fue creada y bautizada por Khalil Al Wazir ("Abu Yihad"), líder del movimiento Fatah, quien proponía que la lucha debía ser iniciada por ataques de palestinos desde países vecinos árabes de Israel. Según esta visión, Israel estaría obligada a responder y dañar a esos países, quienes a su vez también estarían obligados a responder hacia Israel. De esta manera, los países árabes se verían arrastrados a una guerra contra Israel.
La segunda estrategia es la contraria. Fue fundada por el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser después de la derrota militar en la Guerra de los Seis Días, cuando dejó de hablar de “la liberación de Palestina” para referirse a la “restauración de las tierras ocupadas”, el Sinaí en el caso de Egipto. Este giro de Nasser creó una separación discursiva entre los problemas egipcios respecto de los palestinos.
2 צפייה בגלריה
Hezbollah Irán
Hezbollah Irán
Partidarias de Hezbollah en Líbano.
(AP)
El tiempo le dio la razón a este segundo camino. Por un lado porque los palestinos se encontraron en medio de dos guerras civiles, en la de Jordania en 1970 y Líbano en 1975. La invasión israelí a Líbano en 1982, por su parte, provocó el desalojo definitivo de la OLP a Túnez. Y desde entonces ningún otro estado árabe se involucró en una confrontación armada directa con Israel.
Cuando Egipto y Siria participaron de la guerra de 1973 su objetivo fue salir de ella a través de un acuerdo de paz o un cierre hermético de las fronteras desde ambos lados. Jordania no entró en esa guerra y el rey Hussein acabó con las organizaciones armadas palestinas en su territorio, con el objetivo de evitar enfrentamientos armados con Israel. La “estrategia de complicaciones” murió en la década del 90 con los Acuerdos de Oslo firmados en 1993 entre israelíes y palestinos, y luego con el acuerdo de paz entre Israel y Jordania en 1994.
Parece que hoy esta estrategia busca resurgir. El investigador Mohanad Hage Ali, del Fondo Carnegie para la Paz Internacional, señaló en un artículo reciente que este año los eventos del Día de Al Quds en Beirut, tradicionalmente patrocinados por Hezbollah, esta vez se realizaron en coordinación con Hamás. Y enumera una serie de hechos que explican este acercamiento de los últimos años.
La invasión israelí a Líbano en 1982, por su parte, provocó el desalojo definitivo de la OLP a Túnez. Y desde entonces ningún otro estado árabe se involucró en una confrontación armada directa con Israel.
El primero es que Líbano se convirtió en un refugio para líderes de Hamás que se mudaron desde Turquía, Qatar y Siria, así como para el líder de la Yihad Islámica, Ziad Nahala. El ascenso de Yahya Sinwar al liderazgo de Hamás, por su parte, intensificó las relaciones entre esa organización e Irán.
Por otro lado, Hamás por primera vez está estableciendo su presencia militar en Líbano. La explosión de una mezquita del campo de refugiados Burj Al-Shamali en diciembre de 2021, en la que murió un agente de Hamás, así lo expone. El grupo islamista confirmó oficialmente la muerte de Hamza Shahin y dijo que había muerto durante una “misión yihadista”. Esta presencia militar viene acompañada de las tradicionales guerras entre facciones palestinas: tres miembros de Hamás fueron asesinados durante el funeral de Shahin, en un incidente que medios libaneses atribuyeron a partidarios de Fatah.
2 צפייה בגלריה
Khalil Al Wazir Abu Yihad Arafat
Khalil Al Wazir Abu Yihad Arafat
Khalil Al Wazir y Yasser Arafat.
(AP)
La presencia de Hamás en Líbano creció en paralelo a la coordinación entre el grupo y los partidarios armados de Irán en Líbano. Así es como los fantasmas del pasado se están convirtiendo lentamente en monstruos: más armas y ataques, operaciones que provocan reacciones mortíferas de Israel, guerras entre facciones palestinas, un colapso económico continuo, falta de confianza internacional en el Líbano y una sociedad libanesa cada vez más fracturada.
Irán está cultivando este colapso colosal del Líbano. Busca, de hecho, el fracaso de la paz entre palestinos e israelíes y convertirlo en un sueño de largo alcance. Mientras tanto, Líbano y Siria están “disponibles para el transporte” de armas y sufren un vacío que espera ser llenado. Y Teherán está feliz de encabezar esa misión.
Estamos de vuelta en el punto de partida, pero con algunas diferencias: la causa de hoy no es la liberación de Palestina, independientemente de lo que signifique esta expresión. La misión actual es la victoria de Irán en sus disputas. Y Líbano, tal como está hoy, es la víctima más fácil para involucrar en esta misión.
*Hazem Saria es un periodista e investigador político libanés.
Comentarios 0