Un nuevo equilibrio entre el trabajo y la casa.
El trabajo remoto aumentó la productividad, pero ahora, además, podrá ser controlado.
AFP
El trabajo remoto genera tres semanas adicionales de productividad por año, según una encuesta.

Nueva herramienta tecnológica permite controlar la productividad del trabajo remoto

Erez Buganim, director general adjunto de Synel, una empresa de gestión de recursos humanos que cotiza en la bolsa de Tel Aviv, cree que las compañías deben encontrar la forma de controlar lo que hacen sus empleados cuando trabajan desde casa durante y después de la era COVID-19.

Maayan Manela - Adaptado por Mark Mysler |
Published: 30.06.20 , 06:39
En los últimos meses, a medida que muchas compañías cambiaron a trabajar desde su casa a la luz del brote de coronavirus (COVID-19), bastantes reportaron que la productividad aumentó sorprendentemente cuando los empleados no fueron a la oficina.
Una encuesta realizada entre 1.000 empleados estadounidenses que trabajaban en forma remota antes de la pandemia indicó que aquellos que trabajaban desde casa tenían un promedio de 1,4 días adicionales de trabajo en comparación con sus colegas que trabajan en la oficina. Esto equivale a más de tres semanas de trabajo adicionales al año.
Trabajo remotoTrabajo remoto
El trabajo remoto genera tres semanas adicionales de productividad por año, según una encuesta.
(Shutterstock)
En el otro lado de esta moneda, sin embargo, están los empleados que están pagando por esta productividad recién descubierta al perder el equilibrio entre la vida y el trabajo y sufrir un agotamiento más rápido. De los que trabajan de forma remota, el 29% informó dificultades para encontrar el equilibrio adecuado entre su vida privada y profesional y el 31% dijo que tenían que tomarse días libres para mantener su salud mental.
En medio de la crisis del coronavirus, trabajar desde casa se convirtió en algo diferente, ya que se realizaba bajo un bloqueo total o parcial en Israel y en casi cualquier otro lugar del mundo. Un informe publicado por la firma británica de inteligencia de mercado Valor Consultancy, en mayo, encontró que la extensa transición al trabajo desde casa sólo tuvo un efecto negativo minúsculo del 1% sobre la productividad de los trabajadores.
Según el informe, los empleados trabajaron un promedio de casi 10 horas al día durante la cuarentena, la mayoría de ellos durante el horario laboral habitual, entre las 8 de la mañana y las 6 de la tarde. La principal distracción en el hogar provino de los servicios de redes sociales en los que los empleados gastaron un promedio de dos horas al día.
Lo que ha estado sucediendo en términos de trabajo durante y después de la era COVID-19 no es cómo son las cosas durante los tiempos normales, según Erez Buganim, director general adjunto de la compañía de gestión de la fuerza laboral que cotiza en Tel Aviv, Synel MLL PayWay Ltd.
Lugar de trabajo en tiempos de coronavirus. Lugar de trabajo en tiempos de coronavirus.
Lugar de trabajo en tiempos de coronavirus.
(Shutterstock)
"Mucha gente está hablando de cómo aumentará la productividad como resultado directo de eliminar el viaje diario y mejorar el enfoque al eliminar las distracciones, pero podría ir de otra manera", dijo Buganim en una entrevista con Calcalist.
"Cuando un empleado trabaja desde su casa durante una crisis, su productividad e incluso su creatividad aumentan porque todo lo que está afuera está cerrado y están en un estado de shock e incertidumbre", dijo Buganim. Durante la cuarentena, explicó, la vida de los empleados es diferente; ya que no tienen adónde ir ni vida social, su productividad no se ve afectada.
Ahora, los empleados que continúan trabajando desde casa están atrapados entre una sensación de libertad y la constante vigilancia del empleador que quiere saber lo que están haciendo, dijo Buganim. "De repente se espera que los empleados produzcan resultados sin el entorno organizacional de apoyo que obtienen en la oficina", agregó.
La mayoría de las empresas no se han desplazado completa y permanentemente al trabajo remoto y todavía están tratando de descubrir cómo evaluar la productividad y monitorear a sus empleados mientras mantienen un vínculo emocional a distancia.
Uno de los productos de Synel es una herramienta de gestión del flujo de trabajo que también supervisa la actividad del empleado en su computadora mientras trabaja de forma remota. Cuando un empleado inicia sesión, el software funciona en segundo plano y gestiona sus tareas según lo definido por su gerente, dijo Buganim.
A través del software, los empleadores pueden definir qué constituye el trabajo, siempre y cuando cierto programa relacionado con el trabajo esté en uso activo. También pueden definir la duración de un descanso aceptable que, una vez excedido, detendría el reloj y enviaría una alerta a la gerencia, agregó.
La tecnología existe y los empleadores pueden saber exactamente cuánto tiempo pasó cada trabajador en software relevante o navegación web irrelevante y redes sociales, pero el impacto que esta información tiene en la evaluación del trabajador varía de una organización a otra. Algunas organizaciones están más interesadas en alcanzar objetivos e hitos específicos dentro de un tiempo determinado que en cuánto tiempo pasan trabajando activamente.
También es posible configurar el sistema para recompensar a los empleados en función de los objetivos de producción medidos, dijo Buganim, y agregó que cree que al final del día, incluso las empresas tradicionalmente recelosas de monitorear a los empleados tendrán que adoptar algún tipo de herramienta para asegurarse de que el trabajo sea siendo realizado.
Comentarios 0