La prueba piloto para detectar coronavirus en el alcantarillado fue exitosa.
La prueba piloto para detectar coronavirus en el alcantarillado fue exitosa.
Relaciones Públicas de Kendo.
Detección de coronavirus en el alcantarillado de Ashkelon.

¿Cómo pueden las pruebas de COVID-19 en el alcantarillado israelí ayudar en la toma de decisiones?

La semana pasada, investigadores israelíes realizaron una exitosa prueba piloto para detectar coronavirus en la red de drenaje en Ashkelon para poder declarar zonas "infectadas". En declaraciones para Ynet, el profesor Eran Friedler, uno de los especialistas que llevó adelante el estudio, explicó cómo funciona este método avanzado y el uso que el gobierno puede hacer de él, lo que evitará la imposición de amplios cierres de ciudades.

Attila Shomfalvi - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 08.02.20 , 19:17
Después de la finalización exitosa de una prueba piloto llevada a cabo para detectar focos de coronavirus en el alcantarillado de la ciudad de Ashkelon la semana pasada, el profesor Eran Friedler, uno de los líderes de investigación y jefe de la Unidad Ambiental del Technion, fue entrevistado esta mañana y explicó cómo funciona el método.
"Las personas enfermas excretan coronavirus en sus heces, y por eso se puede seguir al virus en la red de drenaje. Esto puede reemplazar la necesidad de cientos y miles de pruebas en humanos. De hecho, las pruebas en el alcantarillado pueden proporcionar datos a nivel regional, incluso de barrios y calles, sobre los índices de contagio en la población. Esto puede ayudar en la toma de decisiones", expresó Friedler.
Como parte de la prueba piloto en Ashkelon, señaló el profesor Friedler, la ciudad estaba dividida en áreas de acuerdo con la red de alcantarillado debajo de ella. Por lo tanto, a través del muestreo inteligente, se pudo establecer cuáles eran las áreas con mayor cantidad de casos de coronavirus. "En un sector que se sabe que tiene un mayor nivel de infección, se pueden tomar decisiones sin la necesidad de ingresar y tomar muestras de todos, sin aislar la región, etc”, sostuvo.
Detección de coronavirus en el alcantarillado de Ashkelon.Detección de coronavirus en el alcantarillado de Ashkelon.
Detección de coronavirus en el alcantarillado de Ashkelon.
(Relaciones Públicas de Kendo)
El estudio fue dirigido por la empresa Kendo para el monitoreo de aguas residuales, en colaboración con investigadores de la Universidad Ben Gurion y del Technion, y funciona con sensores colocados en las aberturas de alcantarillas junto con el uso de algoritmos avanzados e inteligencia artificial.
El piloto israelí se llevó a cabo después de que el método fuera probado en el alcantarillado de los Países Bajos, Estados Unidos y Suecia. Ya en abril, los investigadores en los Países Bajos pudieron encontrar coronavirus en la red de drenaje del aeropuerto de Schiphol, solo cuatro días después de que se descubriera el primer caso del virus en todo el país.
"El Ministerio de Salud fue nuestro socio en la prueba piloto inicial, y en estos días el ministerio está iniciando su propia investigación complementaria que se llevará a cabo en Israel, con la esperanza de mejorar los métodos para aplicarlos en otros lugares del país", indicó el profesor Friedler. "No es una investigación simple de llevar adelante, y en el estudio complementario podremos convertir el método en un factor de alerta temprana que proporcionará información con la que actualmente no cuentan los tomadores de decisiones y reducirá la incertidumbre sobre el coronavirus”, añadió.
Eran Friedler lideró la ivestigación.Eran Friedler lideró la ivestigación.
Eran Friedler lideró la ivestigación.
(Ynet)
Como es bien sabido, los síntomas del COVID-19 pueden aparecer hasta 14 días después de la infección, durante los cuales la persona no sabe que está infectada y puede transmitirla a muchas personas a su alrededor. Sin embargo, en las heces se descubrió que el virus aparece tan pronto como tres días después de la infección, lo que permite llevar a cabo operaciones más rápidas para aislar el foco de la infección, lo que puede reducir significativamente la propagación de la enfermedad en el área.
Sin embargo, aún existe la necesidad de comprender totalmente la cantidad de virus liberados por una sola persona en las heces, para poder inferir bien cuántas infecciones representan las concentraciones que se detectan en el alcantarillado. Además, los científicos precisan averiguar cuál es el umbral de sensibilidad de las pruebas, es decir, por debajo de qué concentración no se detectará el virus, incluso si está presente en el alcantarillado. Además, existen factores "intervinientes" en el método, como los componentes del alcantarillado que pueden destruir el virus y la velocidad de flujo que diluye su concentración en el agua.
Entre los investigadores que participaron en el piloto se encontraban expertos en virología, ingeniería del agua, medicina, epidemiología, bioestadística y especialistas en salud pública.
Comentarios 0