Departamento de coronavirus del Hospital Asuta, de la ciudad israelí de Ashdod.
A diferencia de otros países, en Singapur hubo que lamentar pocas muertes relacionadas con COVID-19.
AFP
Yoav Saidel, jefe de la Misión Económica de Israel en Singapur.

Israel ansía la tecnología israelí para cumplir con su objetivo de sustentabilidad alimentaria

Singapur, una de las ciudades más avanzadas y ricas del planeta, es una opción obvia para las compañías israelíes que buscan conquistar el mundo y, en particular, Asia.

Allon Sinai - Adaptado por Mark Mysler |
Published: 21.06.20 , 22:57
Las empresas israelíes están involucradas en numerosas industrias en Singapur, con más de 20 compañías israelíes en el campo de la ciberseguridad que poseen oficinas en la isla. Pero hacer negocios en Singapur está lejos de ser sencillo, especialmente en tiempos de coronavirus.
"Las empresas apenas comienzan a comprender lo que sucedió. El PBI caerá en Singapur y en todo el mundo, lo que significa que las empresas tendrán menos dinero. Menos dinero significa menos inversión en innovación y ya estamos viendo algunas empresas en Singapur que no están tan disponibles como solían estar para escuchar sobre nuevos productos y tecnologías de Israel ", comentó Yoav Saidel, jefe de la Misión Económica y Comercial de Israel en Singapur. "Pero aunque estamos viendo una caída general en el interés, en la misión estamos tratando de identificar dónde hay oportunidades todavía para aumentar nuestro trabajo proactivo allí. Campos como la ciberseguridad son más relevantes ahora".
Singapur también presenta algunas oportunidades únicas para las empresas israelíes, y la república anunció el año pasado un ambicioso proyecto "30 por 30", con el objetivo de producir para el año 2030 el 30 por ciento de sus necesidades nutricionales.
Yoav Saidel, jefe de la Misión Económica de Israel en Singapur. Yoav Saidel, jefe de la Misión Económica de Israel en Singapur.
Yoav Saidel, jefe de la Misión Económica de Israel en Singapur.
(Gedeón Sharon)
"Singapur produce menos del 10% de su consumo de alimentos y eso lo hace muy dependiente de otros países", explicó Saidel. "Singapur lanzó su proyecto de sustentabilidad alimentaria incluso antes del brote de COVID-19. Pero la crisis del coronavirus mostró más que nunca antes cuán importante es la seguridad alimentaria y no depender de otros países cuando se trata de alimentos, y especialmente en Singapur, por lo que aceleramos este proceso. Estamos trabajando con ellos para ver cómo las empresas israelíes de agrotech y foodtech, dos campos en los que Israel es muy fuerte, pueden ayudar a Singapur a lograr este objetivo."
La singularidad de Singapur también fue evidente en la forma en que se ha enfrentado al brote de COVID-19. A pesar de registrar más de 41.000 casos confirmados de coronavirus, hasta ahora sÓlo ha habido 26 muertes relacionadas con la epidemia. Hay numerosas razones que explican esta cifra aparentemente improbable, y las explicaciones más notables son que la mayoría de los infectados eran jóvenes y que Singapur mantiene un excelente sistema de salud.
"El sistema de salud de Singapur es realmente bueno y eficiente. Uno de los mejores hospitales del mundo se encuentra en Singapur y es importante recordar que éste es un país muy desarrollado y avanzado que también superó el brote de SARS en 2004 y estaba listo para algo así", señaló Saidel. "Otra razón es que la gran mayoría de los infectados eran trabajadores extranjeros, con cifras que muestran que más del 90% de esos casos fueron detectados entre los trabajadores migrantes que viven en dormitorios. Generalmente son jóvenes y sabemos que los jóvenes mueren por complicaciones de COVID-19 a un ritmo mucho más bajo que las personas mayores".
Departamento de coronavirus del Hospital Asuta, de la ciudad israelí de Ashdod. Departamento de coronavirus del Hospital Asuta, de la ciudad israelí de Ashdod.
A diferencia de otros países, en Singapur hubo que lamentar pocas muertes relacionadas con COVID-19.
(AFP)
El viernes, Singapur continuó reduciendo las restricciones, permitiendo comprar en tiendas físicas, así como cenar en restaurantes y bares. El gobierno, que ya anunció cuatro paquetes de estímulo por valor de más de 70 mil millones de dólares, casi el 20% del PBI, está desesperado por impulsar la economía, que actualmente espera una reducción entre un 4% y un 7% este año.
"Singapur ha experimentado un crecimiento a un ritmo elevado desde que se independizó en 1965. La mayoría de los años tuvo un crecimiento mayor al 5% y en la última década entre 2% y 5%, que es más que la mayoría de los países", dijo Saidel. "Sin embargo, la guerra comercial entre Estados Unidos y China tuvo un impacto significativo en Singapur el año pasado. Singapur desempeña un papel integral en la cadena de suministro global y, como resultado, su economía sólo creció un 0,7 por ciento en 2019, que es inferior a lo que el país está acostumbrado. Este año será, por mucho, la peor recesión jamás experimentada por Singapur. La economía mundial se contraerá y habrá una gran interrupción en la cadena de suministro global, lo que obviamente afecta a Singapur, ya que tiene el segundo puerto más concurrido del mundo. Singapur también suele recibir 16 millones de visitas de turistas al año, la quinta ciudad más visitada del mundo. También se ve afectada por la caída en el precio del petróleo y el gas, ya que es una industria realmente importante aquí, con muchos corporaciones multinacionales con sede aquí y empresas de Singapur que brindan muchos servicios a esta industria. Además, todas las empresas estuvieron cerradas por más de dos meses, con la mayoría de las personas trabajando desde casa, por lo que obviamente la economía sufrió un golpe verdaderamente duro".
Saidel agregó que si bien Israel tiene una gran reputación en Singapur, es extremadamente complicado hacer negocios para compañías no probadas con productos no probados.
"Singapur es una de las ciudades más avanzadas y ricas del mundo y es muy cómoda para hacer negocios. Es muy avanzada y está abierta a la tecnología israelí, con Israel teniendo una imagen muy positiva aquí ya que los ayudamos a construir su ejército". añadió Saidel "Por otro lado, esto sigue siendo Asia y las empresas aquí son conservadoras. La primera pregunta que recibimos de los posibles inversores es con quién está trabajando la compañía israelí y si tienen una solución probada. Quieren trabajar con compañías que ya tienen una reputación y ya están en el negocio con grandes clientes. Sin eso, es muy difícil tener éxito aquí".
Si bien Saidel pasa la mayor parte de su tiempo ayudando a compañías israelíes en Singapur, su misión también es promover los negocios israelíes en la cercana Indonesia. Israel no tiene relaciones diplomáticas con Indonesia, el cuarto país más poblado del mundo, así como el país de mayoría musulmana más poblado. Sin embargo, los israelíes pueden hacer negocios en Indonesia y Saidel y su equipo pueden ayudar.
Comentarios 0