Eliya Elon.
Eliya Elon.
IntSights Cyber Intelligence
Eliya Elon.

Atrapados en el limbo del COVID-19: tres historias de reubicación laboral

Calcalist habló con tres profesionales de la tecnología que ya habían empacado sus maletas y se habían ido a un nuevo trabajo emocionante en una nueva ubicación cuando el COVID-19 irrumpió y alteró sus planes

Calcalist - Adaptado por Mark Mysler |
Published: 13.07.20 , 06:35
Eliya Elon aterrizó en Nueva York a principios de marzo para comenzar un nuevo trabajo como jefe de desarrollo y expansión de negocios en la startup de inteligencia y análisis IntSights Cyber ​​Intelligence Ltd.
Mientras se hospedaba en un hotel cerca de la oficina local de la compañía y antes de que tuviera la oportunidad de hacer los arreglos necesarios, como encontrar un apartamento o abrir una cuenta bancaria, la pandemia de coronavirus golpeó la ciudad y la vació lentamente con rumores de una próxima cuarentena.
La rutina matutina de Elon incluía caminar varias cuadras hasta la oficina después del desayuno y ver a los residentes de la ciudad evacuarse. "Cualquiera que tuviera una familia fuera de la ciudad simplemente desapareció", dijo en una entrevista con Calcalist. “Comenzamos a escuchar sobre el primer caso de la ciudad, luego el 30 y luego el 90. Quedó claro que algo iba a suceder, pero pensé que era sólo otra crisis que tendríamos que atravesar”, dijo.
Cuando el gerente del hotel le dijo a Elon que había rumores de que se pedirá a todos los huéspedes que se vayan pronto, él intensificó sus esfuerzos para encontrar un apartamento fuera de Manhattan, ya que no quería quedarse en el centro.
Eliya Elon. Eliya Elon.
Eliya Elon.
(IntSights Cyber Intelligence)
Los pocos días que tuvo antes de que Nueva York cerrará por completo, Elon los pasó en reuniones de conocidos en la oficina, estableciendo una cuenta bancaria, comprando muebles y reuniéndose con agentes inmobiliarios. El 15 de marzo se mudó a su nuevo departamento y, dos días después, la ciudad fue clausurada.
Todas las reuniones con socios y empleados se trasladaron a la web, dijo Elon, y agregó que todavía no se ha encontrado con la mayoría de ellos cara a cara. "En el mundo de los negocios, hay una cierta forma de formar asociaciones estratégicas y requiere interacción en persona", dijo, "la gente se siente incómoda al firmar acuerdos de un millón de dólares sin siquiera conocer a la otra persona".
Ahora, Elon tuvo que descubrir cómo formar una relación a través de Zoom cuando no tiene idea de con quién va a hablar.
Según Elon, uno de los efectos secundarios de la crisis y el cambio a las reuniones en línea fue una desaceleración en el proceso de toma de decisiones. Pero cuanto más tiempo pasó y la gente se dio cuenta de que esta nueva normalidad había llegado para quedarse durante un período de tiempo significativo, la gente aprendió a hacer negocios en Zoom. "Todavía hay una pequeñas conversaciones e incluso “reuniones de pasillo” individuales para resolver las cosas", dijo.
Aún así, no es lo de siempre. "En el pasado, solía pasar tres semanas en Asia para desarrollar una conexión comercial, pero ahora todo se hace desde mi apartamento sin vuelos", dijo Elon. "Una vez que nos dimos cuenta de que este es un mundo nuevo y que esperar un año para reunirse en persona no es una opción, la gente se volvió más abierta a discutir estrategias en reuniones digitales".
"En el pasado, solía pasar tres semanas en Asia para desarrollar una conexión comercial, pero ahora todo se hace desde mi apartamento sin vuelos"
Elon dijo que no tiene planes de regresar a Israel, pero que su familia cree que está loco. "Simplemente se sintió como el tipo de cosas que, aunque tienes que tomar en serio y evitar riesgos innecesarios, atraviesas, especialmente si tienes un seguro de salud adecuado y evitas contactos innecesarios", dijo.
Cuando se le preguntó qué significa reubicarse durante un cierre de emergencia, cuando todos trabajan desde su casa, Elon bromeó diciendo que, si tuviera más problemas para encontrar un apartamento, bien podría estar trabajando desde una isla en el Caribe con una conexión Wi-Fi. "Esta es una de las muchas preguntas importantes sobre el futuro del lugar de trabajo cuando se trata de profesiones basadas en el conocimiento", dijo Elon, "todavía hay mucho valor en las reuniones cara a cara, ya sea que su propósito sea la venta, la configuración de la cultura corporativa o formar un equipo ".
"Tuvimos que desarrollar nuevos métodos de trabajo"
Durante los últimos dos años, Ilan Band, gerente senior de productos en la startup de automatización de compras Trigo Vision Ltd., estuvo constantemente en la ruta de vuelo entre el Reino Unido e Israel. Hace nueve meses, decidió mudarse permanentemente antes del lanzamiento de una tienda sin cajeros que su compañía estaba estableciendo en Londres en colaboración con la cadena de supermercados británica Tesco PLC.
Band fue el primer empleado reubicado de Trigo y, como tal, tenía la responsabilidad adicional de establecer la oficina de Londres y contratar a más personas. Las cosas cambiaron dramáticamente con la llegada del COVID-19.
"El trabajo con la rama israelí se interrumpió y tuvimos que desarrollar nuevos métodos de trabajo que incluían muchas reuniones y actualizaciones por Zoom", dijo Band a Calcalist. "Cuando todo comenzó, realmente me gustó estar en Londres, ya que no había restricciones", dijo, "pero unas semanas demasiado tarde, el Reino Unido decidió imponer un bloqueo".
IlanBand. IlanBand.
IlanBand.
(Trigo)
Dos días antes de que el cierre entrara en vigor, Band decidió regresar a Israel por dos meses. "Me di cuenta que no importaba dónde estuviera, tanto en el Reino Unido como en Israel, tendría que quedarme en casa, así que sentí que era mejor pasar este tiempo extraño con mi familia y mi pareja", dijo.
Hace varias semanas, Band regresó a Londres y ahora está reconstruyendo la oficina para operar bajo la nueva realidad de la era COVID-19. Su trabajo requiere que trabaje desde la oficina y asista a reuniones con clientes en sus oficinas. "Es muy extraño caminar en oficinas que normalmente albergan a 7,000 personas y no ver a nadie, día tras día", dijo Band. "Estamos tomando precauciones y apegándonos a las pautas y las cosas están empezando a aflojarse lentamente", agregó.
"Al final del día, no hay sustituto para las reuniones cara a cara, siempre son mejores que las videollamadas"
A pesar de que gran parte del trabajo se realiza desde casa, dijo Band, todavía es importante estar físicamente cerca de todo lo que está sucediendo. "Somos los ojos de Trigo en el Reino Unido y supervisamos la implementación de tecnologías desarrolladas en Tel Aviv en los supermercados de Londres", dijo. "Al final del día, no hay sustituto para las reuniones cara a cara, siempre son mejores que las videollamadas", concluyó.
"Fue la primera vez que reunimos el coraje para abandonar nuestras zonas de confort"
Elinor Kimmel Ophir fue directora de marketing en el Gordon Academic College of Education en Haifa por más de dos años. En noviembre de 2019, se le acercó la oficina de Irlanda de la empresa multinacional de pagos en línea PayPal Holdings Inc. y le ofreció un puesto en la gestión de clientes. El proceso tomó cuatro meses de entrevistas, pruebas en inglés y hebreo y verificación de antecedentes, pero, en febrero de este año, le dijeron que consiguió el trabajo.
Kimmel Ophir y su esposo tenían previsto partir hacia Dublín el 24 de marzo. Los dos renunciaron a sus trabajos, vendieron la mayoría de sus posesiones, almacenaron el resto, abrieron una cuenta bancaria en Irlanda y buscaron un apartamento y otros inquilinos para llenar su hogar en Israel.
Elinor Kimmel Ophir. Elinor Kimmel Ophir.
Elinor Kimmel Ophir.
(Relaciones Públicas)
"Ya habíamos pasado las fiestas de despedida y se suponía que debía comenzar a trabajar en abril, pero para entonces no había vuelos ni una solución práctica para trabajar de forma remota", dijo Kimmel Ophir a Calcalist. Dado que todavía no era residente, su salario en Irlanda se los habían comido los impuestos, explicó, y no había forma de ser incluido como residente de forma remota, especialmente porque las oficinas gubernamentales del país estaban cerradas.
El antiguo empleador de Kimmel Ophir le permitió quedarse por un período adicional de varios meses, pero su esposo ya había perdido su trabajo. "No soy una persona muy aventurera y ésta fue la primera vez que reunimos el coraje para abandonar nuestras zonas de confort y desafiarnos de esta manera", dijo. "Mirando hacia atrás, lamentamos haber perdido buenos trabajos por algo que no funcionó pero quién podría haberlo sabido".
En este momento, dijo, ambos pasaron de tener puestos importantes en sus organizaciones a estar desempleados y buscar trabajo en un momento en que muchas personas bien calificadas también están a la caza.
Comentarios 0