Sitio web de Dror Israel, que lleva adelante la iniciativa Human Tapestry.
Sitio web de Dror Israel, que lleva adelante la iniciativa Human Tapestry.
Captura de pantalla
Yizhar Sharon tenía 66 años y se contagió en el trabajo, el cual estaba próximo a retirarse.

Víctimas del coronavirus en Israel: los rostros de una tragedia

Una nueva iniciativa investiga y comparte la historia de los 3.4097 muertos por coronavirus que hay hasta ahora en Israel, como estas tres que se presentan hoy, en palabras de los propios familiares de los fallecidos.

Hadar Gil-Ad,Yael Friedson - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 09.01.21 , 10:05
Israel se encuentra en medio de una campaña nacional de vacunación; sin embargo, la cantidad de casos confirmados de coronavirus en todo el país ha experimentado un fuerte aumento en las últimas semanas, lo que a su vez llevó a un mayor número de muertes relacionadas con COVID-19.
Según el Ministerio de Salud, la cifra de muertos por coronavirus en Israel, hasta el miércoles, era de 3.497 almas, cada una con una historia, una vida y una familia.
Por eso ahora el sitio web Human Tapestry, una iniciativa del movimiento educativo Dror Israel, está honrando los nombres y las historias de quienes fallecieron debido al coronavirus. Aquí hay sólo tres de esas historias.
Víctimas del coronavirusVíctimas del coronavirus
Yizhar Sharon tenía 66 años y se contagió en el trabajo, el cual estaba próximo a retirarse.
(Cortesía de la familia)
Yizhar Sharon falleció en diciembre a la edad de 66 años, luego de contraer el coronavirus en su lugar de trabajo. A Yizhar le sobreviven su esposa y cinco hijos. “Toda persona que muere es un mundo en su totalidad, el vacío dejado nunca se llenará. No debemos subestimar. No se reúnan y presten atención a los encuentros con otras personas ”, dice la familia de este hombre fallecido hace menos de un mes.
La esposa de Yizhar, Shuli, dice que entró en cuarentena cuando a su esposo le diagnosticaron el virus y lo hospitalizaron en el Centro Médico Rabin, en Petah Tikva.
"El día que salí del aislamiento me fui a trabajar, y cuando llegué me dijeron que estaba sedado y ventilado. Corrí al hospital donde me dejaron quedarme con él por dos horas y media. Le tomé de la mano y le dije que era fuerte, que había pasado por muchas cosas en la vida y que no debía darse por vencido", recuerda Shuli.
"Movió la mano, un párpado se agitó y una lágrima brotó. Después de una semana que le destrozó el alma, falleció", cuenta Shuli.
Víctimas del coronavirusVíctimas del coronavirus
Liora Tzror murió poco después de festejar su cumpleaños número 90.
(Cortesía de la familia)
Liora Tzror falleció por el coronavirus a los 90 años, poco después de celebrar su cumpleaños con su familia, nietos y bisnietos. Hizo aliá desde Libia sola en 1949, antes de formar su familia en Israel.
Era madre de nueve hijos, a quienes crió sola. Perdió una hija en 2004. Tenía 34 nietos y 61 bisnietos.
Su familia cuenta que Liora fue una mujer de paz, respetuosa y modelo de humanidad. Estaba llena de vida con una risa contagiosa y profunda sabiduría.
"Nos deja con un gran vacío y una profunda sensación de pérdida. Murió prematuramente; fue lúcida, independiente, inteligente y comprometida hasta su último día", dice su familia.
“Ella pidió en su testamento que permanezcamos unidos, porque ella es quien unió a toda la familia. Ella era una creyente y nos pidió que no interfiriéramos en el camino de Dios. Ella siempre dijo que lo que debe suceder, sucederá ".
Liora se sintió enferma dos semanas antes de morir y fue hospitalizada en el Centro Médico Sheba cerca de Tel Aviv.
"Desde el momento en que fue admitida, todos fuimos al hospital. Nos reunimos en la planta baja, decenas de nosotros, y contamos historias sobre ella. Incluso en su muerte, reunió a toda la familia".
Víctimas del coronavirusVíctimas del coronavirus
Yehuda Moshe había nacido en Irak. Era electricista en la residencia presidencial. En esta foto se lo ve junto al ex presidente Shimon Peres.
(Cortesía de la familia)
Yehuda Moshe tenía 73 años cuando él y su familia se reunieron para Hanukkah. Apenas dos días después de encender la primera vela juntos, le diagnosticaron el coronavirus y lo llevaron al Hospital Shaare Zedek, de Jerusalem, donde falleció exactamente una semana después.
Yehuda había nacido en Irak y llegó a Israel con sus padres cuando tenía sólo un año. Le sobreviven su esposa Ziva, sus cuatro hijos y nietos, a quienes se había dedicado desde su jubilación.
"Papá trabajaba como electricista en la residencia del presidente. Gracias a eso, los presidentes solían participar en nuestras celebraciones", dice su hija Inbal.
"Ahora escuchamos historias de cuánto ayudó a otras personas, incluso ayudó a los más necesitados al solucionar sus problemas eléctricos de forma gratuita."
Al principio, su familia no pudo visitarlo porque estaban todos en cuarentena, pero tan pronto como dieron negativo Inbal y su hermana recibieron permiso para visitarlo.
“Estuvimos allí hablando con él y animándolo. y le dije que mi hermana pequeña estaba embarazada. Estaba tan feliz pero de repente empezó a sentirse muy mal. Un minuto después llegaron los médicos para realizar la reanimación cardiopulmonar, pero no se pudo”, cuenta Inbal.
"Les dije que había hablado con él y que estaba bien, pero el médico me explicó que el séptimo día es el más crítico, y cuando existen problemas médicos, el cuerpo a veces no puede hacer frente a toda la carga del virus."
Comentarios 0