La joven estudió educación física en la universidad.
La joven estudió educación física en la universidad.
AFP
Hanine Abou Mariam arbitra partidos de hombres hace tres años.

Arbitrar en el fútbol internacional, el sueño de una joven palestina

Hanine Abou Mariam tiene 21 años y ya imparte justicia en partidos de fútbol masculino de la federación palestina. "Sueño con convertirme en una árbitra célebre", afirma.

AFP - Adaptado por Juan Martín Fernández |
Published: 18.02.21 , 18:13
Cuando hace tres años Hanine Abou Mariam arbitró por primera vez un partido de fútbol masculino, la invadió el miedo al fracaso, pero esos temores dieron paso a la ambición de convertirse en una de las pocas árbitras internacionales palestinas.
Con una camiseta fluorescente y una pequeña bandera palestina en el brazo, Mariam corre por la línea lateral de la cancha sintética de Al Ram, una ciudad ubicada entre Jerusalem y Ramallah, en Cisjordania.
3 צפייה בגלריה
Hanine Abou Mariam arbitra partidos hombres hace tres años.
Hanine Abou Mariam arbitra partidos hombres hace tres años.
Hanine Abou Mariam arbitra partidos de hombres hace tres años.
(AFP)
La joven de 21 años solo comenzó a interesarse por el fútbol cuando comenzó sus estudios de educación física en la universidad. Allí descubrió una incipiente pasión por el arbitraje. Y recién licenciada, se convirtió en una de las dos únicas mujeres en arbitrar partidos de la primera división femenina y en la tercera categoría del fútbol masculino.
"Al principio tenía miedo de equivocarme, pero el árbitro principal y mis otros compañeros masculinos me ayudaron", explica a la AFP. Antes de cada partido, ella escucha atentamente al colegiado principal, que dibuja en una libreta las consignas del juego. Durante 90 minutos, sigue el balón con la vista, aguantando con fuerza el banderín rojo y amarillo.
3 צפייה בגלריה
Hanine Abou Mariam durante un partido entre mujeres.
Hanine Abou Mariam durante un partido entre mujeres.
Hanine Abou Mariam durante un partido entre mujeres.
(AFP)
Hanine Abou Mariam participa en unos siete partidos al mes y recibe unos 30 dólares por cada encuentro (unos 24 euros), la misma cantidad que sus compañeros hombres. Cuando la federación palestina autorizó el arbitraje femenino hace unos cuatro años, algunos clérigos conservadores se opusieron a esta apertura a las mujeres. Sin embargo, Hanine pudo contar con el apoyo de su familia, que vive en la pequeña localidad de Burham, cerca de Ramallah.
"Mis familiares siempre me han ayudado y apoyado, es por ellos que estoy hoy aquí", asegura la joven, que también parece contar con el apoyo de los dirigentes del fútbol palestino. "Claro que confiamos plenamente en ellas; las árbitras están capacitadas", asegura Ibrahim Ghrouf, responsable del arbitraje de la federación palestina de fútbol, que precisa que otras 30 mujeres están recibiendo una formación para seguir los pasos de Hanine Abou Mariam.
3 צפייה בגלריה
Hanine Abou Mariam sale al campo de juego junto a sus colegas.
Hanine Abou Mariam sale al campo de juego junto a sus colegas.
Hanine Abou Mariam sale al campo de juego junto a sus colegas.
(AFP)
Todas ellas, incluida la protagonista de esta historia, están sin duda inspiradas por Hiba Saadia, la primera palestina que arbitró encuentros internacionales femeninos y que actualmente reside en los Emiratos Árabes Unidos. También por Yasmine Nirokh, que actualmente dirige torneos internacionales.
Hanine Abou Mariam aspira, por su parte, a pisar el césped de los mejores estadios del mundo. "Sueño con convertirme en una árbitra célebre, aunque primero como jueza de línea", dice con una tímida sonrisa.
Comentarios 0