Smadar Perry
Smadar Peri.
Palestinos cruzando la frontera para trabajar en Israel.

Lo que me cuentan amigos desde Gaza

Smadar Peri, columnista especializada en el mundo árabe, transmite una visión del otro lado de la valla fronteriza. El proceso para obtener un permiso de trabajo en Israel, la opinión sobre los terroristas de Elad, las noticias israelíes que se escuchan en el enclave palestino y el vínculo entre Hamás y la clase intelectual palestina.

Smadar Peri - Adaptado por Tom Wichter |
Published: 10.05.22, 17:37
Así es como funciona: cada trabajador palestino desempleado en Gaza interesado en trabajar en Israel se debe presentar en el Ministerio de Trabajo gazatí, controlado completamente por Hamás. Esa solicitud es examinada y enviada a un representante de Fatah en la Franja de Gaza, que a su vez lo envía a Ramallah a Hussein Al Sheikh, el ministro a cargo de asuntos civiles de la Autoridad Palestina
Hussein Al Sheikh es un hombre cercano a Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, y goza de un trato preferencial también en Gaza. Es también el único ministro que, en función de su cargo, está en contacto con factores claves en Israel. Su rol es transferir la lista de trabajadores de Gaza a las fuerzas de seguridad israelíes para su evaluación final.
Hasta la fecha 2 mil palestinos fueron aprobados para trabajar en Israel, aunque la semana pasada desde el atentado en Elad todos los permisos de trabajo fueron congelados. Los que son aprobados reciben una licencia y se comprometen a pagar impuestos por su trabajo en el lado israelí al Ministerio de Asuntos Civiles de la Franja de Gaza. Al menos un tercio de esos impuestos van a Hamás. Así, se deduce que de manera indirecta Israel le paga a su enemigo.
2 צפייה בגלריה
Gaza
Gaza
Palestinos cruzando la frontera para trabajar en Israel.
(AP)
Un viejo amigo que vive en Gaza, un académico de alto nivel, está a favor de encarcelar a los terroristas que ejecutaron el ataque en Elad. Según él, si los mataban se hubieran convertido en héroes para la población local. Pero si están bajo investigación se considera posible que revelen detalles de la ejecución y si contaban con socios.
Le cuesta creer que Hamás haya tenido alguna conexión con el ataque, incluso cuando recuerda la frase clave del último discurso de Yahya Sinwar, líder de Hamás en Gaza, que pedía a los jóvenes palestinos de Cisjordania que se armen con hachas y cuchillos. Según me contó, miles de manifestantes llegaron a la casa de Sinwar en Khan Yunis, pero sus puertas estaban cerradas. Se escondió en otro lugar.
Es interesante saber que los residentes de Gaza cuentan con métodos para seguir las transmisiones de las noticias de Israel evitando los cortes de energía. “Mucho antes que las cadenas europeas o Al Jazeera, seguimos las noticias de Israel. No está prohibido ver transmisiones de televisión o escuchar estaciones de radio israelíes”, describe.
2 צפייה בגלריה
Habitantes de Gaza solicitan permisos para trabajar en Israel.
Habitantes de Gaza solicitan permisos para trabajar en Israel.
Habitantes de Gaza solicitando permisos para trabajar en Israel.
Llama la atención saber que personas liberales que viven en Gaza, incluidos académicos, comerciantes y funcionarios gubernamentales, están en estrecho contacto con el liderazgo de Hamás en la Franja de Gaza. “Los aconsejamos, pero no siempre adoptan nuestras recomendaciones”, explica mi amigo.
Lo que más preocupa a este colectivo de gazatíes es la elevada tasa de desempleo: más del 40%, cerca de medio millón de palestinos, en su mayoría jóvenes. Y señala una brecha significativa de precios e ingresos entre la mercadería importada desde Israel, comprada a precios israelíes, y los salarios de tercer mundo de Gaza. “En la tienda los precios son tan altos como en Ramat Aviv, y los salarios bajos como en Zimbabwe”, grafica.
“Estamos aislados del mundo, ningún país se comprometió a ayudar seriamente. Ni Qatar que invierte poco dinero, ni Egipto que ejerce como mediador, ni Jordania que teme que Hamás llegue a su territorio”, explica un invitado a la casa de mi amigo en Gaza. “¿Qué nos queda? Seguir los contactos con Israel, al menos ellos nos entienden”, agregó.
*Smadar Peri es columnista del mundo árabe en Yedihot Aharonot.
Comentarios 0